Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Vencedores en la batalla
Por. Rav Daniel Travis



Pasar de "milagros" a "Hashgacha Pratis"

Pasar de "milagros" a "Hashgajá Pratit"

 

La guerra en Gaza parece estar llegando a su fin. El enemigo ha sufrido un duro golpe en su infraestructura, pero su liderazgo y objetivo final de destruir el pueblo judío permanecen intactos. Aunque las fuerzas militares israelíes no pueden cantar victoria, una gran batalla ha sido luchada y ganada, “el conocimiento de que Hashem conduce  el mundo”.

 

"Algunos confían en los carros y otros en los caballos, pero nosotros, el nombre de Hashem, nuestro Di-s, invocaremos" (Tehilim 20,8). El enemigo ha disparado suficientes misiles mortíferos como para, jas vashalom, eliminar un gran número de Judíos que viven en Eretz Israel. El nombre de Hashem se vio santificado ante la gran cantidad de fieles Judíos que se dirigieron a Él en sus momentos de necesidad, y Él nos respondió con milagros abiertos, un claro signo de la victoria en la batalla antes de la llegada del meshiaj.

 

En el libro Sifrei Musar se relata la historia de un grupo de soldados que regresando a casa después de una gloriosa batalla, se encontraron con un rabino anciano. En lugar de felicitarlos por su victoria, el rabino los sorprende con su comentario: "Si bien han ganado una guerra menor, la más importante aún está por venir. Combatir contra soldados de carne y huesos es fácil, en comparación a la guerra con el yatzer harrá, que bulle constantemente en toda la vida de una persona."

 

Sea cual sea el resultado del conflicto de Gaza, cada uno de nosotros se dará cuenta de que nuestra propia guerra contra el yatzer harrá sigue. La primera línea de ataque en esta guerra es en nuestra emuná, a la cual el yetzer está activamente tratando de debilitar. Los periódicos han informado de tantos milagros en las últimas semanas que se han convertido casi en rutinarios. ¿Cómo podemos asegurarnos que el verdadero mensaje de esta guerra nos deje una impresión duradera en nuestros corazones?

 

La respuesta es que debemos dejar de utilizar la palabra "milagro" y empezar a referirnos a "hashgajá pratit" - supervisión Divina personal. Un milagro, es una remota idea que no nos obliga a hacer cambios reales en nuestras vidas. El reconocimiento de hashgajá pratit, sin embargo, es uno de los principios fundamentales de la fe judía, y trae consigo la obligación de reconsiderar seriamente nuestra visión de la vida.

 

"Yo creo con toda fé que el Creador, Bendito sea Su nombre, crea y dirige todas las criaturas, y que Él sólo, hizo, hace y hará todo" (1 ª de las 13 principios de fé).

 

Aparentemente, cada mitzvá de la Torá se podría considerar un principio fundamental (ikrim), entonces, ¿qué tienen tan de especial estos trece?

 

Rav Jaim Brisker explica que una persona que no cree en hasgajá pratit o en cualquiera de los demás ikrim ha cruzado la línea roja y ya no se la considera parte de Klal Israel. Del mismo modo, el Ramban escribe al final de Parshat Bo, "Aquel que cree en 'la naturaleza' y no se da cuenta de que todo está divinamente guiado por la hashgajá pratit, no tiene una parte en  la Torá de Moshe ". Hashgajá Pratit es la base de nuestra relación con Hashem y con Su Torá.

 

Un llamado a la puerta

"Mi Amado golpea la puerta diciendo: Abreme, mi hermana, mi amor"... (Shir HaShirim 5,2). Más de 1.000 misiles han sido disparados hacia nosotros desde Gaza. Hashem ha destinado cada uno de ellos como una llamada de atención para nosotros, para despertarnos de nuestro letargo a una conciencia activa de Su Providencia. Es Su forma de "llamar a la puerta” y dejarnos saber que el final de los días se acerca.

 

A pesar de que esta guerra tuvo lugar en Eretz Israel, Hashem desea que este mensaje sea escuchado en todo el mundo. En los últimos meses, Él ha derrocado los mercados financieros mundiales y enormes cantidades de riqueza han desaparecido sin dejar rastro. Los economistas están desconcertados, pero el significado es claro para todos los Judios creyentes - Hashem está llamando a nuestras puertas rogándonos que dejemos de depender de otras fuentes de poder. Sólo Él debe ser nuestra fuente de seguridad.

 

"Hashem se levanta por encima de todas las naciones, su gloria está en los cielos" (Tehilim 113,4). David Hamelej nos revela la diferencia fundamental entre la relación de Hashem con el pueblo judío y con las demás naciones del mundo. Mientras que los pueblos del mundo ven a  Hashem como demasiado exaltado y alto para involucrarse con sus vida personales, los Judíos proclaman: "¿Quién es como Hashem Elokeinu, que estando en su alto trono, todavía mira hacia abajo para contemplar los asuntos mundanos en el mundo físico (ibíd. 113,5 )."

 

Aunque Hashem es el gobernante y creador del universo entero, esto no le impide involucrarse en cada detalle de la vida de un Judío, no importa cuán trivial o desagradable sea. "Él levanta a los pobres del polvo y de la basura al necesitado" (ibíd. 113,7). Gobierna el universo entero - pero el verdadero sello de Su grandeza es Su humildad. Es Su atención a cada detalle de la vida de cada Judío lo que Lo caracteriza como un Padre amoroso.

 

Cuando un Judío reza, debería sentir que Hashem está con él. Tiene que saber que cada palabra de su oración será escuchada, y que todo pensamiento que pasa a través de su mente será observado. Todo esto forma parte de los principios de la fé - Ikrei Emuná, y la supervisación personal – hashgajá pratit, es la primera de los 13 Ikrim.

 

Jazal, nuestros sabios de bendita memoria, nos dicen que si no reconocemos la presciencia de Hashem en nuestras vidas, Él nos mandará a un "rey cruel como Amán.'' Tenemos la capacidad para salvarnos a nosotros mismos de un terrible destino. Debemos sustituir la palabra "milagro" de nuestro vocabulario por el término hashgajá pratit.

 

Aunque la obligación de ver a Hashem en nuestra vida está a cargo de cada Judío, es especialmente crucial para todos los educadores de los niños y las niñas y líderes comunitarios, transmitir este mensaje a sus estudiantes. El Zohar nos enseña que cuando la gente discute sobre hashgajá pratit, Hashem reúne a todos los melajim (ángeles) para escuchar.  Sin duda hablar de ello tanto como sea posible, es un buen uso de nuestro tiempo. Al hacerlo, convertiremos a Hashem en una parte muy real de nuestra vida cotidiana, y despertaremos la conciencia de su hashgajá pratit en nuestros corazones.

 

Acelerando la Redención

En el Sefer Daniel se describen las amargas tribulaciones que el Pueblo de Israel sufrirá durante los tiempos del meshiaj. Sin embargo, en el Sefer Yeshiyah (60,22) el versículo dice: "Yo, Hashem, lo aceleraré en su tiempo". El Jatam Sofer explica, que si tenemos el mérito, Hashem acelerará la Geulá –redención-, si no, tendremos que esperar el momento y las circunstancias que lo acompañarán.

 

"¿Por qué entonces nos olvidaste por siempre y nos abandonaste tanto tiempo?, Vuelve a nosotros, oh Eterno, y nosotros volveremos a Ti. Renueva nuestros días como en los tiempos antiguos" (Meguilat Eijah 5:20-21).

 

En el libro Yeshuas Yaakov se ofrece una bella explicación de estos versos:

Cuando alguien está disgustado con su amigo, corta todos los lazos y no quiere tener nada que ver con él. Por otra parte, si le expresa su ira y su decepción a su amigo, ésta es una señal de que todavía espera continuar la relación en el futuro. Si vemos que Hashem "está muy enojado con nosotros" y como resultado nos ha castigado, es una señal de que Él nos ama y todavía quiere que nosotros "volvamos a él como en los días antiguos", cuando estábamos libres de la transgresiones .

 

Podemos entender mejor la situación actual del pueblo judío, a través de su paralelo en una famosa historia de un tzadik que rezaba y pedía todos sus días por la redención del pueblo judío. Prometió que cuando su alma deje este mundo, iba a sacudir los cielos hasta que el meshiaj llegue finalmente y así, poner fin al sufrimiento del Pueblo de Israel. Sin embargo, después de su muerte, meshiaj todavía no había llegado.

 

Se le concedió permiso al tzadik para regresar a este mundo y aparecérsele a su amigo en un sueño. Le explicó que en estos tiempos de oscuridad en que vivimos, cada mitzvá tiene un mérito incalculable, y es extremadamente valiosa en los ojos de Hashem. Desde su nuevo punto de vista en el Shamayim –los cielos-, entendió que el sufrimiento de sus compatriotas Judíos es sostenido por Hashem porque aún no han gritado su compromiso de servirle a Él.

 

Tenemos que sostenernos un poco más y cumplir fielmente las mitzvot que Hashem nos ordena. Debemos fortalecernos en nuestro reconocimiento de Su hashgajá pratit. De esta manera y con estos méritos aceleraremos la llegada del meshiaj, amén.

 

Artículo basado en una clase dictada por HaGaon Rav Moshé Sternbuch shlita

Biografía del autor:

El Rabino Daniel Travis es Rosh Kolel de "Kolel Toras Chaim" en Jerusalén, y es el autor de varios libros en ingles y en hebreo, entre ellos: "Shaylos U'Teshuvos Toras Chaim", y "Praying with Joy" - una guía práctica para la mejora de la oración, disponible en Feldheim editores




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal