Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Actitudes
Por. Arturo Kanner



Una de las frases que más escucho de mi maestro es la siguiente "En las cosas que más tienes control es donde más responsabilidad tienes".

¿Cuál es el punto en el que una persona tiene más control? En su mente. Natan Sharansky (sobreviviente de Sibera y actualmente político Israeli) dice en una de sus cartas que los Rusos lo pudieron torturar y privar de toda libertad física, pero nunca pudieron tocar sus pensamientos e ideologías.

El ser humano se define y define su realidad por medio de sus ideas, de sus actitudes hacia el mundo y es ahí en donde uno debe trabajar incansablemente para poder tener una vida feliz y verdadera. Pero algo por demás triste es que los seres humanos tendemos a cultivar actitudes pesimistas, erróneas, y más que nada nocivas para nuestra salud emocional.. Nuestros Sabios nos dicen que para que algo sea permanente debe ser estable y debe estar enraizado en algo no dependiente de nada.

Quisiera compartir con ustedes dos de las actitudes más importantes que mis maestros me han inculcado y la persona que podrá cultivarlas interiormente será otro ser humano:

  1. "En el mundo de las relaciones entre seres humanos no hay D-os, tú eres socio y eres responsable". Muchos de nosotros vemos el mundo erróneamente, que todas las injusticias, hambre, tristeza que hay en el mundo deben ser arregladas por D-os, pero es un error. Desde la concepción, dicen nuestros sabios, nosotros somos responsables de la realidad cotidiana de la gente pidiéndote ayuda, limosna, sabiduría, etc. Debemos amanecer cada día pensando "y que puedo hacer por aquella persona", "si fuera D-os cómo ayudaría a ese que necesita ayuda". En el mundo de los seres humanos no hay D'os, pero la paradoja es que en nuestro mundo personal, todo lo que nos ocurre (obstáculos, éxitos, etc.) es un diseño Divino, para sacar nuestro potencial y probar nuestra grandeza.
  2. La segunda actitud es el secreto de la felicidad y consiste en no pensar que todo "me lo merezco". Los seres humanos tenemos el pequeño defecto de que cuando nos llega algo bueno no agradecemos - pues es "normal" que lo hayamos obtenido. Pero si viene algo malo nos enfocamos en los detalles más mínimos... Una actitud de vida así es el secreto para la infelicidad, tanto personal como familiar (pues cuando en la pareja cada uno cree que merece recibir del otro, se produce un alejamiento y destrucción de la relación al no recibir lo esperado). Debemos tomar las cosas como son, como un regalo, pues realmente ¿qué nos merecemos? ¿Vivir? ¿Por que? Cuando uno internaliza la verdad de las cosas toma todo como un regalo. Cada respiro, mirada, sonrisa hace la vida diferente, así como el sobreviviente de Siberia dice que obtiene placer de cada paso que da con zapatos, porque entiende que no todo "se lo merece"...

Los pensamientos y actitudes que habitan nuestra mente son lo único que tenemos en nuestro control, y allí reside nuestra felicidad o infelicidad, nuestra paz o nuestra inestabilidad.

El trabajo de cada uno es ver realmente bajo qué actitudes vive su vida, pues ellas son el origen de su comportamiento y, aunque no lo crean, se llevarán una gran sorpresa al ver lo absurdo que a veces vemos el mundo.

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal