Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Torá y ciencia


El cerdo, contagioso y curador
Por. Mijael Polaj



El cerdo, contagioso y curador

Todos estamos oyendo y viendo en los medios de comunicación notas sobre la fiebre porcina. Un nuevo tipo de influenza humana brotó en varios lugares, el mundo está alerta, se detectó un nuevo virus jamás visto de influenza o fiebre porcina, cientos de personas se han infectado.

En estas ultimas semanas, esta circulando un “nuevo” virus el H1N1 una mutación del virus que ataca a los cerdos y contagia a los humanos. El mundo entró en pánico, se cerraron fronteras, se prohibieron en algunos lugares reuniones publicas, las calles en ciudad de Mexico están vacías y los periódicos recomiendan “…si no tiene necesidad de salir es mejor que se quede en casa…”.

La peste porcina

La "peste porcina clásica" es una enfermedad infecciosa del ganado que causa alta mortalidad. Se descubrió por primera vez en EE.UU en el siglo 19 y desde entonces se ha difundido y actualmente se encuentra extendida por todo el mundo. Carece de un tratamiento preventivo exitoso y por lo general los animales infectados así como los de los criaderos colindantes deben ser faenados. Su vacunación en países libres de la enfermedad está prohibida. El microorganismo en cuestión es transmisible al hombre por cuanto el sobrevive bien en condiciones frías y puede incluso sobrevivir a algunos procesamientos de la carne, como el curado y el ahumado; es parcialmente resistente a un calor moderado de hasta casi 60 grados. La prevención mas efectiva es por medio de vigilancia de la zona infectada y de la región circundante.

Lamentablemente, hoy en día con la abertura en el mundo, en que gente viaja de un lugar a otro, y productos son exportados entre los distintos países, es difícil proteger a la población y cualquiera que estuvo expuesto a un foco infeccioso puede ser portador del virus y difundirlo como si se contagiara directamente del cerdo.

Veamos que este sorprendente descubrimiento científico del siglo 21 ya se menciona en la Guemará, que fue compilada hace cerca de 2000 años atrás. El cerdo, por ser distinto internamente a otros animales y parecerse en muchos aspectos al ser humano, también puede transmitirle enfermedades.

Relata el Talmud en el tratado de Taanit (21b) lo siguiente: “Le dijeron a Rav Yehuda que los cerdos se están muriendo (están enfermos), impuso un ayuno (sobre la congregación). Vamos a decir que Rav Yehuda opina que si hay una plaga en una especie ¿puede ser mandada (contagiada también) de todas las especies? ¡No, es distinto con los cerdos por que se parecen sus entrañas a las del ser humano!”

Explica el Tosafot que los órganos internos del Cerdo se parecen a las del hombre, y hay que sospechar que la enfermedad se le contagie. De acá dice el Tosafot, vemos que por esta razón Rav Yehuda impuso un ayuno, para rezar que no se contagien los habitantes de la zona afectada con los cerdos enfermos.

Veamos el lado positivo

Por otro lado al parecerse en muchos aspectos al ser humano, también puede compartir con el varios órganos, y esto es sorprendente.

La Torá nos instruye a comer solo animales puros, según la descripción en el libro de Vayikrá, en el final de la parasha Shmini (Levítico 11:1). La ordenanza Divina nos prohíbe comer ciertos animales, y prohíbe a los judíos comer carne porcina en cualquiera de sus formas como está escrito: “Y el cerdo por cuanto tiene pezuña partida y él no es rumiante, de sus carnes no comáis, y su cadáver no acercaran, impuros son para ustedes”.

Explica nuestros sabios: la prohibición de acercarla, o tocarla es solo para los cohanim; por cuanto la Torá nos enseñó esta norma para ellos, los sacerdotes, el resto del pueblo puede sacar provecho del cuerpo del cerdo.

La Torá permite el consumo solo de los animales que cumplen con dos requisitos, 1 deben ser rumiantes y 2 deben tener las pezuñas partidas. Después de la shejitá y el salado, la carne puede ser utilizada. (1)

El cerdo no cumple con ese requisito. Sólo tiene la pezuña partida, pero no es rumiante. La Halajá - la ley judía establece que no se debe comer la carne de este animal y que la prohibición se extiende a todos los productos derivados del cerdo.

Hay que recalcar que esta prohibición de la Torá de no comer cerdo, no tiene motivos basados en la salud o la higiene, sin embargo es sabido que su consumo tiene ciertos riesgos. Entre algunas de las desventajas en el consumo de su carne, están la transmisión de enfermedades, como lo dijimos anteriormente, procedentes de parásitos y también de virus. Otra desventaja es la de su carne que tiene un porcentaje de contenido graso relativamente alto, cosa que no es aceptada por las normas sanas de la nutrición moderna.

Y ahora las enseñanzas de nuestros sabios y sus ventajas

Conozcamos que maravilloso es el conocimiento de nuestra Torá, hablamos de los órganos internos, pero que hay del resto, por ejemplo la piel que es el “órgano” mas grande del cuerpo, gran parte del oxigeno es absorbido por la piel.

La Mishná en el tratado de Julin (122ª) dice lo siguiente refiriéndose a ciertas leyes de impureza: ”Estos tienen sus pelos como sus carnes, la piel del hombre y la piel del cerdo doméstico, Rabi Yehuda dice: incluso la piel del cerdo salvaje… “

¿Es acaso una coincidencia que la Mishná habla de la piel humana junto a la del cerdo?

Veamos lo que nos dice la ciencia hoy en día al respecto:

Un modelo de la piel humana fue desarrollado por una universidad de Hamburgo, con la piel blanca de cerdo como sustituto adecuado para injertos de piel en casos de quemaduras. Es sorprendente que la piel porcina tiene una estructura similar a la de la piel humana y no es rechazada por el cuerpo, por lo tanto, no es necesario el uso de la piel humana cultivada, que es difícil de obtener. Hoy en día el uso de piel de cadáver como un apósito biológico se ha suspendido debido al peligro de infección por el VIH. Por lo tanto se ha reactivado el uso de piel porcina que está disponible en todo el mundo y se puede almacenar sin problemas.

Si les preguntaran ¿cuál es el animal mas parecido al hombre, que contestarían? La mayoría apuntaría a los simios en general, pocos dirían el cerdo.

La ciencia por años ha tratado de encontrar un animal compatible para usar sus órganos en transplantes a seres humanos enfermos.

- En 1996 David White, introdujo un gen humano en el organismo de cerdos buscando que el sistema inmunológico no activase los mecanismos de respuesta natural consiguiendo una supervivencias de hasta tres meses. Este paso fue muy importante, y el uso de cerdos modificados genéticamente ha mejorado los resultados de las investigaciones de los últimos años.

A pesar de todos los estudios e investigaciones realizados hasta la fecha, no ha sido posible obtener supervivencias prolongadas con trasplantes entre especies cercanas al hombre.

- Científicos de California (EE.UU.) han desarrollado un hígado bioartificial con células de cerdo para tratar a pacientes con un fallo hepático fulminante y mortal, según recoge un estudio publicado por la revista "Annals of Surgery". El órgano permite la circulación de la sangre del paciente a través de un catéter. Separado del suero, el plasma se bombea hacia un oxigenador y a un biorreactor. En su interior, contiene un tubo con una membrana fibrosa y 7.000 millones de células de un hígado de cerdo.

- En el ámbito mundial, las investigaciones sobre la patología valvular porcina se limitan casi enteramente a la válvula mitral. Las válvulas aórticas porcinas son utilizadas comúnmente como bioimplantes en humanos.

- Un gran avance se realizo con un experimento utilizando la insulina de células de embriones de cerdo que podrá conducir a un nuevo tratamiento para la diabetes.

En un estudio en la Universidad de Washington en St. Louis, los investigadores tomaron células de embriones de cerdo muy jóvenes y fueron trasplantadas en ratas diabéticas. Las ratas, aun sin las drogas para evitar el rechazo inmunológico, aprobó las células de cerdo en su propia y produjo su propia insulina.

Si el procedimiento funciona en humanos, podría no sólo tratarse la diabetes, sino que potencialmente curarla. Las ratas continuaron produciendo insulina a través de las células de cerdo para el resto de sus vidas.

"Prevemos que esta tecnología será un medio para sustituir a la insulina humana de diabéticos tipo 1, utilizando la insulina de cerdo - que funciona bien en los seres humanos", dijo el Dr. Marc Hammerman, profesor de enfermedades renales en la medicina en la Universidad de Washington y líder del estudio , publicado en la edición de abril de The American Journal of Physiology -- Endocrinology and Metabolism.

Chancho, cerdo, puerco, porcino, cochino… estos son algunos de los nombres que usamos para este animal. En una búsqueda de sinónimos para la palabra puerco encontraremos apelativos como: mugriento, asqueroso, hediondo, repulsivo, roñoso… ¿Es acaso éste el animal apetitoso con el cual se deleitan haciendo platos y manjares reales?

Es cierto que este animal come de todo, no es raro verlo revolcándose en el lodo y comiendo los restos de basura pero….

¿Cuántos habrían pensado hace 2000 años que ese animal que tratamos en forma tan despectiva, puede llegar a salvar la vida de un ser humano? ¿Cuántos hoy en día saben de esta similitud?

Las pruebas científicas nos muestran una pequeña ventana del conocimiento de Jazal - nuestros sabios de bendita memoria y vienen a corroborar lo que la Torá nos enseña.

Nuestros sabios nos enseñaron en el Midrash Kohelet Rabá ¿por que su nombre es JAZIR (cerdo en hebreo)?

Contestan por que en el futuro va a LEHAJZIR- devolverá el reinado a Su Dueño.

Conclusión

Tanto lo bueno como lo malo es relativo si sabemos cumplir con las ordenanzas de la Torá y usar las cosas en la forma que Di-s quiere.

El mundo se llama OLAM, de la palabra Neelam - oculto, Cuantas cosas el Creador nos ocultó y hoy con la ayuda de la ciencia podemos descubrir para decir en voz alta: “Que grandes son tus obras o Di-s”!!!

 


(1) La faena ritual o shejitá es efectuada por un shojet, y consiste en un corte profundo y uniforme en la garganta del animal, con un cuchillo perfectamente afilado y sin defectos. Después de la Shejita, la faena según lo prescribe la Torá y el salado de la carne posteriormente para sacar la sangre (la Torá prohíbe explícitamente el consumo de sangre por cuanto la sangre es el Nefesh – alma), los animales y sus carnes deben ser desangrados totalmente antes de ser consumidos.

Untitled Document
Artículos Relacionados
   



Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal