Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Conviviendo en família
Por. Rav Elchanán Hertzman Z



Una persona que no se siente cómoda con el trato y la proximidad del otro, ya sea porque  no le gusta la familia de la que proviene, o no soporta la forma de actuar del otro, se parecen a una receta en el que se quieren mezclar ingredientes que no van juntos y, por lo tanto, no se puede cocinar con ellos un plato digno y sabroso.

La sociedad se compara a un guiso; cada persona le aporta gusto y aroma. Y la Tora es el fuego que lo cocina y lo convierte en un manjar apropiado y dulce para todo paladar judío.

Lo mismo sucede con la vida familiar. Las dos partes tienen que mezclarse y fundirse, aportando cada uno de ellos su sabor a la vida conjunta, y al objetivo final que ambos persiguen el de construir una familia.

Desgraciadamente, se dan muchos casos en que los padres miman a sus hijos inculcándoles una  idea de superioridad frente a los demás, con lo que éstos, acaban por convencerse de que en verdad son más guapos, más listos y mejores. Este es un tipo de sentimiento muy fácil de adquirir y de acostumbrarse, pero así también, muy difícil de extirpar y desarraigar. Cuanto mayor se va haciendo este niño, este sentimiento de superioridad crece con él; y cuando llega el momento de buscarle una pareja, se hace difícil encontrarla… Se necesitaría una especie de ¡criatura nueva, especialmente creada para él en los seis primeros días de la Creación!, que se le parezca y que haya crecido en una casa similar a la suya, con padres parecidos a los suyos y con los mismos mimos desde la cuna hasta llegar al palio nupcial… ¡¿difícil no?!


Y cuando por fin encuentre una compañera, su vida con ella estará llena de amarguras a no ser de que ella posea un carácter muy especial y esté dotada de virtudes excelsas para comportarse con él con infinita paciencia.


La Ley de la selva es: En todo conflicto y discusión triunfará siempre el que es más fuerte y más agresivo. Pero en la vida familiar entre marido y mujer, las cosas suceden de otra forma. Justamente el que se hace como si no oyera los insultos, cerrando los ojos y los oídos a los ataques, amonestaciones y defectos de la otra parte, ¡es que finalmente sale vencedor! El que se esfuerza por mantener la paz y el respeto en el hogar, es el que merece alabanza y aprecio. Y otro punto importante que hay que saber es que con cada hijo que nace, se debe acentuar el cariño y la casa se convertirá así en un nido de tranquilidad y felicidad con el favor de Di-s.


Las riñas sólo pueden prolongarse si las dos partes se involucran en ellas y ambos siguen agregando argumentos. Pero si uno de los dos se aguanta y guarda silencio sin tomar nota cuidadosa de los defectos del otro, trayendo a colación sus fracasos y las malas palabras que le dijo, y que no debería haberse pronunciado, entonces estas discusiones no  seguirán creciendo, al contrario, se van calmando. Hay que tomar en cuenta, que en esos momentos de “furia”, responder es como echar gasolina al fuego y callar es como echarle agua para apagarlo.


Al final, el cónyuge terminará por apreciar la paciencia y el silencio. Empezará a dirigirse a su pareja con cortesía, al principio sin exteriorizarlo y después también reflejándolo en su relación con la otra parte, hasta que llega el momento en que le dirá: "te felicito y quiero que sepas que aprecio tus cualidades. ('Di-s acepta los caminos del hombre' etc.). ¿que tal si te dirían?: Yo no podría tener tanta paciencia ni aguantar aunque fuera un rato la compañía de un loco como yo".


Esto puede decirlo en broma o insinuarlo, o expresarlo por medio de un silencio más elocuente que las palabras, porque realmente una persona tiene que ser muy grande para reconocer la verdad.


Aunque no lo queramos, vivimos en un mundo de falsedad, toda manifestación de la verdad, sea cual fuere, es de por sí un grito pidiendo la paz. Tal como está escrito: "amen la verdad y la paz".


Cualquier persona tiene defectos y cuando se esfuerza por corregirse, el sirve de ejemplo a los demás para que lo emulen. Esta es la forma apropiada de enseñar a otros cómo comportarse y llevar a otros a que se comporten de la misma manera, y por supuesto no por medio de críticas humillantes que pueden estimular los malos rasgos del carácter y estropear en lugar de arreglar.

 

Biografía del autor:

Nací en Janucá del año 1916 en el pueblo de Assina/ Nissana cerca de Dubenka. En el pueblo no había más que diez familias judías. Las dos ciudades más grandes de las cercanías eran Jelmo y Robashov, en la provincia de Lublin. Debido a mi origen, en las yeshivot me llamaban "der Dubenker".

Mis padres fueron Rab Shmuel y Tzipora (nacida Waikerman) Hertzman z"l. Mi padre era "melamed" y enseñó a muchos niños en la ciudad de Tishevitz.

Estudié con "melamedim" en Nissena. Recuerdo sobre todo a Reb Moshe Ehrlich que vivía en Dubenka. También estudié con Reb Libe Segal de la ciudad de Sparish. Después proseguí mis estudios en las yeshivot Novordok de Jelmo y Ichiutzmir y, más tarde, en la yeshivá de Karlin en Lunentz, bajo la dirección de Rav Yosef Berkowitz. Asimismo, estudié con el Rav Eljanan Wasserman en Baranowitz y con el Rav Boruj Ber Lewovitz en Kamenitz. Tras un período en la yeshivá Jajmei Lublin, me integré a la de Mir y con ella, me radiqué en Shangai durante la Segunda guerra mundial . En esa ciudad pasé a formar parte del círculo de allegados de mi querido maestro, Rav Yejezkel Levenstein z"zl. Por misericordia del Todopoderoso, sobreviví a la conflagración en Europa y me instalé en Estados Unidos donde tuve el privilegio de enseñar a generaciones de estudiantes.

Deseo presentar una ofrenda ante Hashem, bendito sea, para su misericordia con mis martirizados padres z"l así como con quienes se han encargado de imprimir mis obras. Que el mérito del esfuerzo de estos últimos por diseminar valores genuinamente judíos, acerque la Redención Final.

Rav Hertzman z"zl falleció sin dejar hijos, su pedido fue que si sus escritos aportaron algo de valor que estudien por su alma Mishnayot y que reciten los Salmos 16, 32, 41, 42, 59, 77, 90, 105, 130, 150 y con el mérito de esto obtengan satisfacción de sus hijos, misericordia y éxito en cuanto deseen.

Le Ilui Nishmat, para el eterno recuerdo de Rav Eljanan ben Shmuel Hertzman.





Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal