Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


¿Grecia?... es Graciosa, Pero....
Por. Akiva Teichtal



Grecia, Episodio I

Montañas Arrarat, Después del Diluvio

Noaj sale de su arca.

Noaj planta una vid.

Bebe su vino.

Y se embriaga.

Entonces cayó dormido, y fue castrado por su hijo menor, Jam.

Sin embargo, sus dos hijos mayores, Yefet y Shem, lo trataban con respeto, y cubrieron su desnudez con una prenda, teniendo cuidado de no ver a su padre desnudo.

Al despertar, Noaj se dio cuenta de la vergüenza que le causó su hijo menor, Jam, y lo maldijo.  A los dos hijos que sí lo trataron con respeto, los bendijo.

La bendición a Yefet, el antepasado de Yavan - Grecia - fue:

“Que D'os dé belleza a Yefet, y él (Yefet) habitará en las tiendas de Shem (el antepasado de los Judíos.)”

Grecia, Episodio II

Jerusalem, El Segundo Templo Sagrado

Legiones de soldados Griegos invaden al Templo, el lugar más sagrado de los Judíos, rompiendo objetos sagrados salvajemente, golpeando el altar con frenesí, y profanando los puros aceites del Templo.

Grecia, Episodio III

Sidney, Australia, año 2000

Una vez más, miles de deportistas y millones de espectadores de todos los rincones del mundo se unen para participar en lo que se considera uno de los  acontecimientos más famosos y prestigiosos del mundo actual: Los Juegos Olímpicos.  Una parte de la gran herencia cultural que dejaba la Griega Antigua al mundo moderno.

¿ Griegos, quiénes son ustedes?

La Torá reconoce su belleza, pero, Nuestros Sabios los llamaban “la oscuridad”.  ¿Por qué?

Eran filósofos, arquitectos, y deportistas, pero lucharon contra nuestro sitio más sagrado.  ¿Por qué?

Hod -  ¿Dónde [no] está D'os?

Según la Cabalá, D'os dirige al mundo a través de diez distintas sefirot, o atributos, y la octava es la Sefira de Hod.

¿Qué significa esta sefira?

Cuando Rabi Yehonatan Eibeshitz era niño, un sabio no judío lo desafió con una pregunta aparentemente imposible de responder:

-Te daré una moneda si me dirás dónde está Hashem - este sabio le dijo.

-Yo le daré dos a Usted si me dirá donde no está - contestó el niño sin titubear.

"Su Gloria llena todo el mundo", dice el versículo, refiriéndose a D'os.

Su presencia está en todo.  No solamente en un paisaje asombroso o en el Sefer Torá, donde se puede encontrarlo con facilidad, sino también en el lugar más minúsculo o mundano, donde a veces es difícil encontrar la espiritualidad, aunque realmente allí esté.

El atributo del Hod significa revelar esta presencia de Hashem que está dentro de todo, extraerla, y así conectar el objeto físico y mundano con su fuente - con D'os.

Como todas las sefirot, esta también es mutua. Hashem está dispuesto a revelar Su Presencia a través de lo más minúsculo y simple, y nosotros, por nuestra parte, hacemos lo mejor posible para descubrirla.

Januká - Hod  

Una fiesta dominada por el número ocho, Januká es la fiesta de Hod, que es la octava sefira.

Los Macabeos mostraron su disposición al estar dispuestos a entregar sus vidas para proteger al Templo, un sitio que era el encarno de Hod.

Y Hashem hizo milagros, del tipo de Hod.

El Hod de Nosotros - Hasta las Rodillas en Sangre

El Bet HaMikdash (el Templo) era todo Hod.

Por fuera el Bet Hamikdash era un edificio hermosísimo, pero al entrar a su interior uno descubría que eran realizados muchos trabajos físicos: Hornear, ofrecer incienso y encender velas, etc.  No había muchos rezos ni bailes, sólo un poco de música.  ¿Por qué?  Porque el Templo era el punto de contacto entre el mundo físico y su Creador.  Ahí los Cohanim, ofrecían de todo a Hashem, extrayendo la espiritualidad que está dentro de lo más pequeño de la creación, y elevándola hacia los Cielos.

La cumbre de esa idea tomaba lugar en la víspera de Pesaj, un día super-activo en el Templo, cuando los Coahnim quedaban hasta sus rodillas en sangre.  El Talmud, el mismo Talmud que declara que la sangre es repugnante, llama a esta escena ‘La alabanza de los descendientes de Aharon!'.  Porque la presencia de D'os también está en lo más bajo y desagradable.

El Hod de Él - Cuando el Niño Pierde el Partido de Fútbol

Un padre perfeccionista que quiere que su hijo, que juega al fútbol, triunfe a todo precio, y el niño es un futbolista desastroso, puede elegir entre dos formas (injustas…) de ayudar al niño: Puede intervenir y jugar en lugar del niño, o puede suministrarle un tipo de pelota super-tecnológica que siempre entra al arco.

Hay dos tipos de milagros que Hashem realiza: dentro de la naturaleza, y por encima de la naturaleza.

Cuando el mar de los Juncos se abrió frente a los hijos de Israel, fue una intervención clara del Creador que cambió los órdenes de la naturaleza. El Padre que intervino personalmente en el juego.

Sin embargo, en la batalla entre los Judíos y los Griegos, la victoria de los Judíos fue un milagro mucho más sutil.  Fue una batalla aparentemente normal: Elefantes (sirviendo de tanques de combate...), espadas y sangre.  Los órdenes de la naturaleza no se cambiaron.  La victoria de un grupo de soldados no entrenados contra el ejército más fuerte del mundo fue un milagro bastante claro, pero no salió de las límites de la naturaleza.  Fue un milagro del tipo Hod.

Hashem se reveló a través de la naturaleza.

Los Peligros de Hod

Si se lee la palabra Hod al revés (de la izquierda a la derecha, en Hebreo) sale una palabra muy negativa-‘Davé’- que significa dolor y angustia.  De todos los atributos, el Sitra ajra (“el otro lado” un termino en Cabalá que describe las fuerzas negativas del mundo) tiende a aferrarse específicamente a esta sefira, convirtiéndola de belleza a dolor, angustia y oscuridad.  Como esta sefira no trata puramente del espíritu, sino de lo material, y nos exige convertir los sentimientos de alegría sobre un auto o comida en algo espiritual, es muy fácil perder la meta final, quedándose sólo con lo material, pero creyendo que somos muy ‘elevados’.  Comemos cholent los sábados para honrar el Shabat, pero, ¿qué tenemos de verdad en nuestra mente?  

¿El Shabat o el estomago?   

Rabí Yisrael Salanter dice que ‘se puede comer el Shabat con el cholent’… Sin enfocarnos en el punto Divino que yace en el cholent, nos ‘comemos’ este punto en vez de revelarlo.

¿Grecia? – Graciosa, pero…

No cabe duda de que los griegos eran muy cultos. Los Juegos olímpicos, el Acrópolis, estatuas impresionantes y mucho más, son la herencia de los griegos. Pero el denominador común entre todo eso es la belleza externa. Sus  deportes no eran para mantener la salud, o la vida en general. Sino por el contrario. Un niño en Esparta que nacía malformado era condenado a la muerte. El cuerpo era la meta, no el medio. La belleza, y aún la ciencia misma tenían su valor propio en vez de ser un mero medio de revelar la Presencia Divina que está en su interior. Fue una sociedad ‘anti-Hod’. Y como es fácil confundir entre, hod y dave, los Judíos cayeron en la trampa, y adoptaron la filosofía Griega. Nuestros eruditos reconocen la importancia de la belleza siempre y cuando se use para embellecer a la Torá, a una idea Divina, y por eso recomendaban el Griego como el idioma ideal con lo que se puede traducir la Torá.  Así es que se llevó a cabo la bendición del abuelo Noaj a Yefet: “Él habitará en las tiendas [de Torá] de Shem”.  Pero ‘La sabiduría griega’, la filosofía griega que ya salió de las tiendas de Torá y ve a la belleza como valor propio era lo opuesto.

Azotando el Altar con una Sandalia

El Talmud relata la historia de una mujer Judía que se convirtió al helenismo. Era Miriam, hija de Bilga el Sacerdote judío (Cohen).

Miriam se casó con un ministro Griego, y cuando los Griegos entraron al Bet Hamikdash (el Templo) ella los acompañó.

Al acercarse al sitio del altar - el mismo altar que era tan importante para su pueblo, para su tribu, para su padre - se descalzó y azotó el altar con su sandalia, gritando

-“Lobo, lobo!  ¿Hasta cuando malgastas el dinero de Israel y no les ayudas en tiempo de turbulencia?!  

Aquel acto fue el epítome de la filosofía Griega. El altar no era más que un  “lobo” que devora a las ovejas que se solían sacrificar sobre él. Que este sacrificio formara un medio con lo que se podía crear contacto entre el ser humano y su Creador le pareció ajeno. Tal contacto era inútil. Las ovejas eran algo material y nada más.  (Miriam no se compadecía de las ovejas, pues comer un bistec suculento para el almuerzo, le apetecía y le parecía muy bien, porque tenía ganancia material e inmediata. Usar a los sacrificios para lo espiritual ya era una terrible pérdida de dinero.)

Lo material era lo importante, no el espíritu, y aún la sandalia, lo más bajo, situada debajo del cuerpo, era más importante que la parte superior del Mizbeaj, el altar, lo más espiritual.

Tú también eres ‘Hod’

Busca el Hod, la belleza Divina e interna en tus alrededores.  Está en el paisaje, en actos materiales simples, en objetos y en palabras.  Está en la gente también.  Cada persona tiene su punto espiritual, que a veces se revela en las situaciones menos esperadas.  Pero existe una persona con este punto especialmente dominante.  Y esta persona eres tú.

(basado en las enseñanzas del Rabino J. Friedlander)

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 6+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal