Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


La generación de los milagro
Por. Adaptación Rav Gabriel Guiber



Untitled Document

בס”ד

“Hashem peleará por ustedes, y ustedes callarán” (Shemot 14,14) 

Nuestra generación tuvo el mérito de ver grandes milagros, mucho más grandes que los que vieron las generaciones precedentes. Generaciones en las que hubo justos y sabios, más tzadikim, más gueonim que ahora, tiempos en los que el más sencillo de los iehudim cumplía la Tora y los preceptos al máximo. En esas generaciones, esos ojos no vieron los milagros que vio nuestra generación.

Dicen en nombre de un “Admur” que en una de sus conferencias habló sobre el versículo “…entonces se llenará tu boca de risa”, que cuando venga el Mashiaj habrá una gran alegría, que llenará nuestras bocas, ¿por qué?, porque veremos que en las generaciones que nos precedieron, llenas de grandes jajamim, gueonim y tzadikim, todos muy temerosos de Hashem, el Mashiaj no llegó para ellos, mientras que en nuestra generación sí llegó! Este es el motivo de la risa y la alegría. Y yo, dice el rab hagaon Iaacov Noiman ztz”l, digo que todos los milagros y maravillas que nosotros podemos ver hoy, tienen mucha relación con las palabras de este Admur…

Pero, en verdad, se puede entender la causa por la cual Hakadosh Baruj Hu trae justo ahora, en nuestros días, estos milagros tan visibles y no en las generaciones anteriores. Escribe el libro “Jovat Halevavot” (Ahavat Hashem, cap. 1), sobre una persona muy piadosa que se levantaba en medio de la noche para hablar con el Bore Olam, y se entregaba al Creador y le decía que estaba hambriento, desnudo y abandonado en la oscuridad, y que aunque Hashem lo quemara en el fuego, esto sólo aumentaría su amor hacia El y le traería más alegría.

Este hombre tan piadoso, sin nada que comer ni vestir, sin una vela para encender una luz, sentado en la oscuridad, le dice a Hashem que aunque lo prenda fuego, esto aumentará su amor. Y esto no lo dijo sólo por él, sino en nombre de todo el pueblo de Israel. Y digamos, que no toda persona, en particular, se encuentra en semejante grado de espiritualidad, pero afirmamos que el pueblo de Israel, en su conjunto, seguro que llegó a esta altura. El pueblo de Israel, ya anduvo, y mucho, por el fuego y con la fe en su boca, vimos en cada época nuestra gran fe y nuestro amor al Bore Olam, ni nada ni nadie pudieron hacer tambalear nuestra fe en Hashem Itbaraj, por eso, en esos tiempos, no fue necesario para Hakadosh Baruj Hu mostrar sus milagros y maravillas, ya que el pueblo era más fuerte, no hacía falta inyectarle más fuerza y más fe.

Ya dijeron nuestros jajamim que nuestra generación es más débil, tanto en fe como en amor al Bore Olam, y si, jas veshalom, Hakadosh Baruj Hu no nos haría ver sus milagros, y, además, nuestros enemigos serían los vencedores en las contiendas, esto provocaría un desastre, una catástrofe para todo el mundo iehudi, por eso es tan importante que Hashem nos muestre permanentemente sus milagros y maravillas, para que nuestra fe no caiga más y más…

Hoy, el Bore hace igual que los milagros y maravillas que hizo Hashem en egipto, las diez plagas y después la salida y la partición del mar, porque el pueblo, en ese entonces había caído tanto hasta llegar a la idolatría, y Hakadosh Baruj Hu levantó al pueblo desde el grado más grave de impureza para hacerlo llegar, paso a paso, al estado de máxima fe, cuando se produjo la partición del mar.

Y preguntó el “Even Ezra”, ¿por qué fue necesario el milagro de la partición del mar? El pueblo de Israel podía haberle hecho la guerra a los egipcios, ya que subieron armados de la tierra de egipto, como está escrito, tenían armas para poder afrontar una guerra…

Me parece que puedo decir, continua el rab Noiman, que Hakadosh Baruj Hu no quería que Israel entre en guerra, porque en caso de vencer dirían que ganaron gracias a su fuerza y a su estrategia, y no podrían ver que “Hashem es el guerrero”, el Bore Olam quería que la fe llegue a las entrañas de cada persona, que la fe sea completa, por eso dijo: Hashem peleará por ustedes y ustedes callarán...

Con la partición del mar, el pueblo de Israel asciende a la máxima expresión de fe que puede alcanzar una persona, como está escrito: el pueblo vio al Bore Olam y creyeron en El y en Moshe, Su Servidor, y sabemos lo que está dicho al respecto, que una mujer encargada de los trabajos domésticos vio más en la partición del mar que lo que vio el profeta, Iejezkel ben Buzi. Los niños pequeños señalaron con sus dedos: “este es mi D-s…”

Casi imposible de describir el grado de fe en Hashem que alcanzó el pueblo de Israel después de la partición del mar. Ahora, dice el Bore Olam, ahora pueden entrar en guerra con amalek, y aunque salgan victoriosos en la guerra, es imposible que piensen que fue por mérito propio, Ahora sé que reconocerán que Yo soy el Guerrero que peleó por ustedes.

Hoy en día (el rab Noiman está hablando después de la guerra de los seis días, en el año 1967), en los días de guerra, todos vemos y entendemos que Hashem es el Guerrero. El que no lo cree, ¿cómo puede explicar todo que pasó en sólo seis días?, pero, a pesar de que era imposible no pensar en milagros, el que no creía, siguió sin creer y pensó en nuestra fuerza, en nuestra inteligencia. Escuchó tanto “ruido”, y se olvidó muy rápido de lo que escuchó. Pero, objetivamente, no existe otra explicación fuera del milagro, ya que los enemigos del pueblo de Israel atacaron con todas sus fuerzas, y de pronto, en un tiempo tan corto, después de haber sido atacado por sorpresa por todos los frentes, el pueblo de Israel terminó siendo el conquistador, que en lugar de retroceder, tomó territorios y se extendió en todas direcciones, sin ninguna oposición, y todo concluyó tan rápido y de forma tan inexplicable como empezó…

En cambio, para el que tiene fe, todo este ruido fue otra explosión de fe en su interior, que permanece en el tiempo, nos eleva y nos hace saber que así como Hakadosh Baruj Hu nos hizo tantos milagros en esos seis días, seguirá por siempre haciéndonos milagros.

El Shabat anterior a la guerra, vino alguien a preguntarme: ¿cómo podemos pensar en enfrentarnos en una guerra contra los cien millones de árabes que tenemos alrededor, y vencer? Le contesté con las palabras del profeta: que todos los pueblos son para el Bore Olam como unas gotas en un balde, si yo tengo un balde lleno de agua y derramo unas gotas fuera del balde, ¿alguien se va a dar cuenta?, ¿resultan importantes unas gotas frente a todo el contenido? Así considera Hashem a todos los pueblos frente al pueblo de Israel.

Lo principal, para nosotros, es fortalecer y fortalecer nuestra fe en Hakadosh Baruj Hu, y fijar nuestro tiempo de estudio de Tora, este es nuestro escudo que nos sacará cualquier temor ante los factores externos.

Y con Irat Shamaim, cerraremos el círculo, el temor y el temblor sólo en Hashem, así eliminaremos las intenciones de los que quieren hacer desaparecer, lo alenu, la Tora de Israel…

 

Traducido y adaptado del libro Darje Musar.

 

 

Leiluy Nishmat

Harab Natan Tzvi Finkel זצוק”ל 

Harabanit Bat Sheva Kanievsky ע"ה




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal