Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Ansiaba Solo Mirarte
Por. Rab Israel Golocovsky



Untitled Document

ISRAEL 3 DE AV 5772

A mi hermano judío:

Estamos a pocos días de conmemorar por vez 1944 la destrucción del Sagrado Templo de Ierushalaim y, consecuentemente, la salida del pueblo de Israel a este extenso y amargo exilio.

Nuestros sabios dicen que toda generación en la cual el Templo no se reconstruye  es como si en ella misma se hubiera destruido, ya que los mismos errores que provocaron la debacle, no solo que no se remendaron sino que aparentemente se vuelven a repetir.

Hace un tiempo escuche el siguiente relato y luego lo traduje y adapte. Quería compartirlo con ustedes y sus contactos para que por medio de el, reflexionemos juntos y cada uno en privado, a cerca de nuestras faltas para con Dios y en especial con el compañero y rectifiquemos así nuestro comportamiento.

Pido por favor que lo lean atentamente y si es necesario varias veces para comprende la profundidad del mensaje.

"D'os destruirá a la muerte para siempre, borrará las lágrimas de todos los rostros y hará que Su pueblo no sea avergonzado nuevamente…"

(Ieshaiahu - Isaías - 25:8)

Ansiaba Solo Mirarte

Hoy es el día más feliz de mi vida! – Exclamo Sara. No lo puedo creer. Me caso! Gracias queridos padres por todos estos años... Y con su vestido blanco, corona en la frente y ramo de flores en la mano, entro la novia bajo el palio nupcial. Sara fue guiada y ayudada ya que era ciega. Jamás pensé que lo lograría, pero Dios escucho mis rezos y recogió mis lágrimas! – Susurro. El radiante novio, David, con su traje negro, esperaba a su singular princesa. Los invitados, unidos por la tierna melodía del violín, no podían contener su emoción al presenciar un suceso tan inusual.

Termino la fiesta y comenzó la verdadera vida en pareja, en la cual el único anhelo de ambos era hacer feliz al otro. David la trataba muy bien, la ayudaba, hablaba con ella, la escuchaba, la mimaba, la respetaba a ella y a sus padres y sobre todo sentía un indescriptible amor y cariño. Ella, en la medida de lo posible, intentaba hacer todo para servir y poner contento a su marido.

El tiempo transcurría y solo se respiraba una envidiable armonía en el hogar. Había salidas, paseos, compras, charlas, risas e intimidad. Solo una cosa le faltaba a Sara para sentirse plena; el poder ver, de lo que ella se imaginaba subjetivamente, el amanecer en las montanas, el atardecer en el mar, el color del cielo y de las rozas y, por supuesto, la sonrisa de su esposo.

Cierto día se enteraron que había un medico que hacia trasplante de cornea. Era una operación novedosa, riesgosa y cara, aunque valía la pena probar. Con ansiedad se entrevistaron con el doctor, pero grande fue la decepción cuando les dijo que había muchos pacientes interesados y pocos donadores compatibles. Podría ponerlos en lista de espera. El estimaba, según su experiencia, que tardaría unos 15 anos en concretarse. La pareja, teniendo la esperanza que ocurriría un milagro, siguió adelante como si nada hubiera pasado.

A los pocos días, entro David a la casa y le dice a Sara: Me llamo el Dr. Encontró unas corneas sanas para vos. Pidió que te hagas los estudios, que paguemos y en cuestión de semanas podrás ver. Inmensa fue la alegría. Se abrazaron, lloraron, celebraron y bailaron.

Y llego el día. Desde la madrugada se prepararon y junto a los padres fueron al hospital. Antes de entrar a la sala de operaciones, David tomo la mano de Sara, le deseo suerte y le dijo con voz pausada: Se que cuando despiertes y puedas ver, una dicha desbordante embriagara tu corazón, pero algo impedirá que tu felicidad sea completa. Que? Indago Sara desconcertada. Te darás cuenta que yo soy ciego... Confundida y aturdida por semejantes palabras, aunque lista para la operación, Sara entro al quirófano.

Cuando despertó, todavía dolorida, abrió sus ojos y pregunto: Donde estas mi amado? Quiero cumplir el sueno de mi vida de ver y ansío que vos seas lo primero. David apareció. Ella lo beso y le dijo: Sos hermoso! Ahora podré servirte, ayudarte y darte todo lo que necesites.

Pasaron las semanas y Sara descubría cada vez más lo que el maravilloso mundo ofrecía. Estaba largas horas fuera de la casa. Comenzó a estudiar y trabajar y; consecuentemente, a descuidar a su esposo. El, con su inteligencia y sensibilidad, se daba cuenta que le era un peso para ella. Las cosas habían cambiado y para mal. El amor intenso que ardía solo, solo unos meses, rápidamente se apagaba.

Y ocurrió lo previsto. Una noche llego Sara y se encontró con la casa vacía y una carta sobre la mesa. En ella, David le agradecía por los lindos momentos vividos juntos y le expresaba con sinceridad que el quería el bien para ella, por eso era conveniente que siga su camino sin el, ya que se había transformado en una pesada carga. Tal vez podía Sara encontrar a alguien con quien cumplir sus nuevos objetivos de vida. Ella lloraba desconsoladamente ya que entendía la veracidad del mensaje, su error garrafal y a quien había perdido. Las líneas seguían resumiendo de forma admirable el pasado juntos, el presente separados y el futuro incierto. Sara era toda congoja y desconcierto, pero aun no había llegado al final de la carta. Siguió, entre suspiros y lágrimas, hasta que leyó el Pd. que así versaba: "Yo no creo que pueda nuevamente amar a alguien como a ti. Aunque se que nadie podrá amarte como yo lo he hecho. Por favor cuídate mucho a vos, a tu alma y sobre todo, a tus ojos, ya que alguna vez, no hace tanto, fueron MIOS..."

Rab Israel Golocovsky

igoloc@gmail.com




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal