Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Entendiendo


Observaciones-19
Por. Rabino Richard Kaufmann



Untitled Document
Dijo el Baal Shem Tov: El alma de la persona es como una vela. Así como la vela a veces está encendida y otras veces está apagada, así el alma del hombre, a veces ilumina y otras veces es incapaz de hacerlo...

Empero es importante recordar, que aún cuando pierde la capacidad de poder iluminar, no por eso deja de ser considerado una vela ... y sólo será necesario que se den las circunstancias adecuadas o que venga la persona poseedora del estímulo correcto, para que nuevamente la vela vuelva a iluminar; haciéndolo inclusive más aún de lo que lo hacía antes...

Y debemos de tener presente, que es en mérito al vacío y la oscuridad anterior, que la luz tendrá finalmente el mérito de poder aparecer y revelarse...

Y es importante que tengamos presente, que cuando nos encontramos en un momento de "oscuridad", es porque seguramente, no pasará mucho tiempo hasta que nuevamente vuelva a iluminar la luz; siendo mucho más valiosa la luz, cuando ella surge a partir de la oscuridad...


Dijo Rabi Najman de Breslav: A través de la fe, la luz del alma ilumina el rostro de la persona.

Y como la fe es la luz que envuelve a todo el accionar del ser humano - pues nadie hace nada si no tiene fe (ni siquiera salir de la cama por la mañana) - cuanto mayor es la fe que tiene la persona, mayor es la luz que tendrá la capacidad de poder irradiar...

Y cuando nos encontramos en la cercanía de una persona que irradia luz, no solo que su luz nos ilumina también a nosotros, sino que su luz puede ayudar a que nuestra propia luz interna se revele, transformándonos a su vez nosotros en "focos irradiadores de luz"...

Y para que la gran luz de la época del Mashiaj se revele, lo que debemos de hacer es sumar más y más de las luces grandes y pequeñas que cada uno posee, hasta que finalmente traigamos a la tan ansiada y esperada luz de la Redención Final.


Comentó Rabi Menajem Mendel de Kotzk sobre la Mishná del Tratado de los Padres (5, 7) que relata que en el Templo "se paraban apretujados y se inclinaban espaciosamente", que cuando las personas se paran con soberbia el lugar les es estrecho, mientras que cuando se inclinan con humildad el lugar les es amplio...

En otras palabras, el lugar que pueda o no existir, no necesariamente depende de las condiciones físicas existentes, sino de la predisposición espiritual de los individuos que lo ocupan.

Y cuando las personas son humildes, siempre encuentran la forma de "hacer lugar" para incluir a sus semejantes en aquello que hacen o en el sitio en el cual se encuentran, mientras que cuando las personas están colmadas de su propio ego, no hay lugar más que para ellas mismas... y también dicho lugar les suele quedar siempre estrecho...

Y la verdad es, que el lugar principal del ser humano es aquel que posee en su corazón para permitir que sus semejantes sean parte de su vida; y sólo aquel que posee espacio a nivel espiritual, será capaz de reflejarlo también a nivel físico...




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal