Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Entendiendo


HaShem contola el mundo
Por. Rav Salomón Michan



Untitled Document
Hashem controla el mundo – Hashgajat Pratit

Muchas religiones del mundo admiten y aceptan que Hashem creó el mundo, pero no reconocen que Hashem controla el mundo cada momento.
No debemos pensar que únicamente Hashem nos creó y el mundo se mantiene sólo, sino que Hashem lo controla cada momento y a cada uno y uno de nosotros, a esto se le llama: “Hagshajat Pratit” – “Supervisión particular por medio de Hashem”.

¿Qué debemos enfatizar y enseñar a los alumnos?
Le preguntó un maestro (moré) al famoso Staipeler, Rab Yaakob Kanievsky: ¿Cuál es el punto donde más se debe enfatizar y enseñar a un niño en la escuela?
Le contestó Rab Yaakob Kanievsky: El concepto de Hagshajat Pratit” – “Supervisión particular por medio de Hashem”.

Todo lo controla Hashem, absolutamente todo
Dice el Baal Shem Tob: La persona debe creer que incluso una paja que se encuentra en el piso, es porque Hashem así decretó. Inclusive, de qué manera está esa paja en el suelo, si de un lado o del otro.
Cuentan que en una ocasión el Baal Shem Tob estaba hablando sobre este tema que Hashem maneja el mundo en su totalidad, y mencionó que incluso las plantas de los árboles, caen precisamente en el lugar, tiempo y forma que Hashem quiere.
Los alumnos sorprendidos, le pidieron una prueba sobre eso. El Baal Shem Tob los llevó al campo y les mostró cómo una planta iba cayendo poco a poco y el aire la iba moviendo de un lugar a otro. Cuando cayó al suelo, los alumnos no le encontraron ningún sentido, pero el Baal Shem Tob les dijo: “Miren lo que hay debajo de esa planta”. Los alumnos alzaron la planta y vieron que era el techo de una inocente hormiga que tenía mucho calor y Hashem había hecho que le caiga esa planta encima de la hormiga, para taparla de los rayos del sol.

Hashem se le presenta a Moshé Rabenu manifestándole su finalidad de la salida de Egipto
Sabemos la historia que Hashem se le presentó a Moshé Rabenu en una zarza donde no se consumía. La lógica de la naturaleza indica que una zarza debería ser consumida con fuego, pero Hashem hizo que no pase así.
La pregunta es: ¿Por qué Hashem se le presentó en una zarza a Moshé Rabenu? Aunque hay varias explicaciones sobre esta pregunta, vamos a contestar algo relacionado al tema. Hashem le quiso mostrar a Moshé Rabenu, que Hashem es quien controla la naturaleza del mundo. Incluso que lo normal y la lógica marca que el fuego debe consumir una zarza, Hashem quiso demostrarnos que Él es quien controla incluso la naturaleza.
Ese era el objetivo que le quiso enseñar Hashem a Moshé: La finalidad no es sacar a los judíos de Egipto, sino mostrar quién controla el mundo.

Hashem nos sacó de Egipto para demostrar que gobierna en el mundo:
Uno de los motivos por los cuales Hashem nos sacó de Egipto fue, para demostrarle al mundo, que Él gobierna y controla todo el mundo.
Rab Yaacov Kanievski, el Staipeler, nos dice que todas las señales y maravillas que hizo Hashem en Egipto por medio de Moshé Rabenu fueron para propagar que Hashem gobierna en su mundo y domina sobre todo; como esta escrito: “Porque ahora mandé mi mano y golpee a ti y a tu pueblo… para demostrarte mi fuerza y para que propagues mi nombre en toda la tierra”. (1)

Y esa es la razón por la gran cantidad de plagas y castigos que les mando, siendo que con una sola plaga durante mucho tiempo podía someter al faraón.
• En la plaga que todas las aguas de Egipto se convirtieron en sangre, vieron que Hashem gobierna sobre el agua, y de la misma forma cuando se partió el mar rojo, en donde las aguas del mar se convirtieron en muros.
• En la plaga de las ranas, vieron que Hashem gobierna sobre las criaturas acuáticas, como esta escrito: “Expulsó el río nilo ranas”.(2)
• En la plaga de los piojos, vieron que Hashem gobierna sobre la tierra, siendo que el polvo de la tierra se convirtió en piojos e hicieron daño únicamente a los egipcios y no a los judíos.
• En la plaga de las bestias salvajes, vieron que Hashem gobierna sobre los animales terrestres. Que únicamente dañen los animales a los egipcios y no a los Yehudim, es algo sorprendente.
• En la plaga de la peste, vieron que Hashem gobierna sobre la vida de los animales, se decretó sobre el ganado egipcio que murieran y murieron y del ganado del pueblo judío no murió ningún animal.
• En la plaga de la lepra, vieron que Hashem gobierna sobre la salud de la persona y las enfermedades, todo esta en las manos de Hashem, decretó que los egipcios tuvieran lepra y tuvieron, pero en el pueblo judío no hubo, ya que todo depende de los decretos de Hashem.
• En la plaga de granizo que estaba compuesto por tres elementos: lluvia, granizo y fuego unidos, vieron que Hashem gobierna en la naturaleza absolutamente, y es el que manda las nubes para descargar la lluvia sobre la tierra y según su decreto se convierten en granizo; y vieron que el fuego y el agua hicieron las paces para cumplir con la voluntad de Hashem, como explico Rashí.
• En la plaga de las langostas, vieron que Hashem gobierna sobre los animales voladores, siendo que todos hicieron la voluntad de Hashem y sus decretos: Se decretó que vengan a destruir a Egipto y fueron a cumplir la orden; y en Goshen –donde vivían los judíos, ningún animal se atrevió a ir y todos guardaron los limites, ya que esa fue la orden de Hashem. Vieron también que Hashem gobierna sobre el viento, siendo que las langostas llegaron a Egipto gracias a un viento oriental muy fuerte, y cuando rezo Moshé para que Hashem les quite la plaga, se fueron por medio de un viento occidental.
• En la plaga de la oscuridad, vieron que Hashem es el que alumbra al mundo, y según sus decretos las luminarias alumbran y según su decreto no alumbran, y se vuelve de noche.
• En la plaga de la muerte de los primogénitos, vieron que Hashem gobierna sobre la vida de la persona: los primogénitos egipcios murieron todos en el mismo momento, al advertirles Moshé en nombre de Hashem, y los primogénitos judíos siguieron viviendo.

Según lo dicho anteriormente, podemos entender el por qué dentro del judaísmo se recuerda tanto la salida de Egipto, así como vemos que hay una Mitzvá especial de recordar la salida de Egipto todos los días en Kriat Shemá, en la Mezuzá, en el Tefilin, en el Kidush de Shabat, en las festividades y en muchas otras Mitzvot). Por el hecho que aprendemos de todos ellos, que Hashem gobierna en su mundo y domina sobre todo. El cual es uno de los principios del judaísmo.
Es por eso que el primer mandamiento es “Anoji Hashem Elokeja Asher Otzetija Meeretz Miztraim” – “Yo soy D-os que los saqué de Egipto”. La pregunta es: ¿Por qué no dice: Yo soy D-os que creé el cielo y la tierra? Aparentemente, es más milagro el hecho que Hashem creó el cielo y la tierra… pero la respuesta es: Hashem nos demostró en la salida de Egipto que Él gobierna y controla el mundo en “Hagshajat Pratit” – “Supervisión particular

Hashem empobrece y enriquece a la persona: “Hashem Morish Umaashir
Está escrito en el profeta, que Hashem empobrece y enriquece a la persona: “Hashem Morish Umaashir”.(3)
Vamos a contar una historia real que pasó hace varios años, que demuestra cómo Hashem puede empobrecer y/o enriquecer a una persona en cuestión de segundos.

Pasó con un hombre Yehudí (muy alejado de la religión) muy rico en el oriente, que era dueño de muchas fábricas, departamentos, coches, etc., realmente un hombre muy rico.
En una ocasión, fue a la sinagoga y escuchó un discurso del Rabino que decía: “Hashem Morish Umaashir” – “Hashem empobrece y enriquece a la persona”. El Rabino explicaba que Hashem puede hacer que una persona quede pobre en un segundo y también lo contrario, puede enriquecer a la persona en un segundo.
Pensar que Hashem enriquece, tal vez se oye más fácil, por ejemplo que alguien se gane un premio, una rifa, etc., pero pensar que alguien rico se quede sin nada en poco tiempo, se oye mas complicado.
Este hombre rico se quedó sorprendido con las palabras del Rabino y se enojó con su comentario que Hashem puede quitarle el dinero a alguien en un abrir y cerrar de ojos. Este hombre entró en discusión con el Rabino y negaba la posibilidad que Hashem podía lograr eso, ya que un hombre con fábricas, dinero en efectivo, departamentos, etc., “es imposible quedarse sin nada en poco tiempo”.
Después de discutir tanto tiempo, este hombre salió enojado de la sinagoga, dirigiéndose a la iglesia a convertirse al cristianismo, ya que no le gustó el comentario de ese Rabino.
Cuando llegó a la iglesia, pidió que lo conviertan al cristianismo, pero al pensar que se trataba de un espía, le pidieron que les dé algo a cambio para comprobar su sinceridad. Este hombre iba a donar mucho dinero a la iglesia, pero no aceptaban, sino únicamente que done todo lo que tenía en su propiedad. Este hombre para demostrar su lucha contra ese Rabino, decidió donar todas sus propiedades a la iglesia, a cambio que lo conviertan al cristianismo. En ese momento se firmaron los papeles necesarios y dicho y hecho, le vertieron las aguas “benditas” y este hombre se convirtió al cristianismo.
Pasaron algunas horas, y llegan los comisionados de la iglesia a casa de este hombre a pedirle que se retire de su casa, ya que todos sus bienes, ya no le correspondían, ya que lo había donado a la iglesia. Así mismo sus coches, fábricas, casas, dineros, etc. Se quedó el hombre en la calle sin un peso en su bolsa.
Este hombre se dio cuenta que “Hashem Morish” – “Hashem empobrece a la persona” en un abrir y cerrar de ojos. Fue corriendo con el Rabino pidiéndole disculpas y que se arrepentía de su error tan grande que había cometido y que aceptaba las palabras que había escuchado hace unas horas de ese mismo Rabino.
El Rabino se dio cuenta que era un perdón verdadero y le dijo a este hombre: Si quieres que te perdone, deberás jurar que a cualquier lugar que vayas, cuentes y relates esta historia que te ha pasado, para demostrar cómo Hashem controla el mundo.
Este hombre juró desde lo más profundo de su corazón y el Rabino le dijo: “Ahora voltea a ver esa iglesia”. La iglesia se estaba incendiando, junto con los papeles que había firmado el hombre que donaba todos sus bienes a la iglesia.
Ahora Hashem cumplió lo que dice: “Hashem Umaashir” – “Hashem enriquece a la persona”. Se cumplió el versículo en un abrir y cerrar de ojos: “Hashem Morish Umaashir” – “Hashem empobrece y enriquece a la persona”.


Hashem controla la naturaleza:
Cuenta la Guemará (4)), que Rabi Janiná Ben Dosá vio a su hija muy triste el viernes en la tarde y le preguntó el motivo de su angustia.
Le contestó su hija que estaba triste, ya que puso por error vinagre en el vaso para prender las velas de Shabat en vez de aceite y tenía miedo que se le apaguen las velas de Shabat muy pronto.
Le dijo Rabi Janiná Ben Dosá: ¿Qué importa? Quien le dijo al aceite que prenda el fuego, que le diga al vinagre que también prenda fuego. Dicho y hecho, esa mecha que estuvo encima del vinagre, quedó prendida por todo ese Shabat, hasta que trajeron aceite para hacer Habdalá (acabando Shabat).
Vemos d esta Guemará, que Hashem gobierna incluso lo que vemos que la naturaleza podría negar.

Hashem gobierna para dejarnos enseñanzas en nuestras vidas:
Cuenta la Guemará (5) que Rab Huna tenía guardado mucho dinero en vino, ya que era la manera de ahorrar, ya que el vino mientras más tiempo dura, sube su valor. En una ocasión, pasó que a Rab Huna se le avinagraron todos esos 400 barriles de vino que tenía.
Entró Rab Yehudá y algunos Jajamim a visitar a Rab Huna y le dijeron: Investiga sobre tus actos. Es decir, revisa cuál fue el motivo que Hashem hizo que se avinagren tus barriles.
Rab Huna les contestó: ¿Acaso sospechan que yo haya hecho algo malo?
Le dijeron a Rab Huna: ¿Acaso sospechas que Hashem haya hecho algo sin justicia?
Dijeron los Jajamim. Quien sepa algo sobre Rab Huna, que lo diga ahora.
Uno de los presentes dijo: “Escuchamos que Rab Huna no le paga bien a uno de sus empleados.
Les dijo Rab Huna: ¿Acaso le tengo que pagar bien a ese empleado? ¡Es un ratero y ladrón. ¡Todo lo que gano, él se lo roba!
Le dijeron a Rab Huna: Es lo que dice la gente, ¡que un ladrón, puede robarle a otro ladrón!
Rab Huna reconoció su error y prometió pagarle a su empleado lo que le debía.
Dice la Guemará, que en ese momento se convirtió su vinagre en vino y hay otra opinión, que dice que el vinagre subió mucho de precio y lo vendió al valor del vino.
Vemos de esta Guemará, que Hashem controla el mundo para perfeccionarnos.

El mismo que decidió que el fuego queme, puede decir que el fuego no queme.
Abraham Abinu, siendo aún un niño, el Rey Nimrod quiso matarlo debido a su fe, y entonces Abraham se ocultó durante trece años sin siquiera ver la luz del Sol. Después de este período el Rey Nimrod lo encarceló por el término de diez años y luego decidió colocarlo ante un horno de fuego y le dio la opción de aceptar la idolatría o, de lo contrario, lo arrojaría al horno. Obviamente Abraham se mantuvo en su fe, fue arrojado al horno hirviendo, pero El Eterno lo rescató milagrosamente. Y sobre esto está dicho: "Yo soy El Eterno que te saqué de Ur Kasdim".(
6)

(1) Shemot 9, 15 – 16
(2) Shemot 8, 25.
(3) Shmuel 1, 2, 7.
(4) Masejet Taanit 25a.
(5) Masejet Berajot 5b.
(6) Bereshit 15, 7.





Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal