Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Tefilá, herramienta para apegarnos a HaShem
Por. Rav Salomón Michan



Untitled Document

La Tefilá – la horación

 

No es necesario sentir a Dios para hablar con El, sino al contrario: si hablas con El, lo sentirás

 

La experiencia de hablar con Hashem es ya de por sí indescriptible por su magnificencia, pero el entender y sentir que nuestras palabras están siendo en verdad escuchadas y recibidas por el Rey del universo, que nuestras lágrimas están verdaderamente abriendo portones celestiales y que nuestros labios —enlazados al corazón— pueden cambiar o borrar decretos, esa sensación de seguridad y plenitud es digna de perseguirse hasta alcanzarse.

 

La Tefilá es uno de los principales objetivos de la creación, que nos permite trascender el mundo físico y entablar una relación con Dios frente a frente.

 

Qué gran privilegio tenemos los Yehudim en tener la oportunidad de alzar la vista al Cielo y poder platicar, pedir, reconocer, agradecer a Hashem.

No existen policías, ni guardias, ni protecciones para poder llegar a platicar con Hashem.

Sobre esto escribe el Jafetz Jaim: Debemos sentir que Hashem nos escucha en cada momento. Hemos perdido el hecho de sentir que tenemos una conexión directa con el dueño del mundo.

 

Para entablar una plática con Hashem únicamente deberá alzar su vista al Cielo y comenzar a hablar.

  • No es necesario pedir permiso.
  • No es necesario ser una persona importante.
  • No es necesario tener motivos significativos para hablar con Hashem.
  • No en necesario tener hojas selladas ni firmadas.

Únicamente alzar la vista y comenzar a hablar. Así como dijo David Hamelej “Karob Hashem Lekol Koreav”

–“Cercano esta Hashem con todo el que le llama”–

 

Dijo Rab Yerujam de Mir: “Esto es una regla en la vida: Hashem no manda nada a menos que hagamos Tefilá”. (Y si vemos que mucha gente no reza y tiene mucho, es por misericordia de Hashem: igual que como mantiene a los animales, como un regalo).

Así Hashem creó el mundo, y esa es la finalidad del mundo: que la persona entienda que todo depende de Hashem y que le podemos pedir todas nuestras necesidades.

 

Existe una regla muy grande que es aplicable en cualquier entorno de nuestra vida: “Si igual lo vas a hacer, hazlo bien”.

Esto lo debemos aplicar especialmente en la Tefilá: “Igual vamos a rezar, hagámoslo bien”.

 

Frases bellas sobre la Tefilá

  • No es necesario sentir a Dios para hablar con Él, sino al contrario: si hablas con Él, lo sentirás.
  • La Tefilá no cambia a Dios, pero sí cambia a quien reza.
  • La Tefilá es simple, tan simple como un niño que le dice lo que quiere a sus padres.
  • Con la Tefilá conocemos nuestro puesto en presencia de Dios; quién es Dios y quiénes somos nosotros.

 

Cuando alguien vive conectado con Hashem, vive placenteramente y siente una tranquilidad interna.

Para llegar a ese nivel es necesario unirse con Hashem, y uno de los consejos para llegar a eso es la Tefilá como medio y como finalidad a la vez.

Después de haber estudiado este tema tan profundamente, puedo asegurar que por medio de entender el concepto de “la Tefilá” se vive más alegre y más tranquilo, ya que uno entiende que se tiene alguien en quién confiar. Después de entender el valor de la Tefilá, cada paso de nuestras vidas logramos platicar con Hashem y Él nos ayuda en todo lo que necesitemos.

 

Alejarse de este mundo para apegarse a Hashem

Explica Rab Yehezkel Levinshtein, que la palabra Tefilá tiene de raíz la palabra “Haflaá–Perishut”, es decir: “Alejarse de este mundo y apegarse a Hashem”.

Ya que en el momento que la persona dice Tefilá, Hashem se apega a esa persona, como si no existiera nada más en el mundo.

 

Unos de los puntos con los cuales la persona puede llegar a la integridad de un Yehudí es convertir la Tefilá en parte de uno mismo; así como dijo David Hamelej en Tehilim: “Vaani Tefilá” –“Yo soy Tefilá”–.

Explican los Jajamim que David Hamelej quiso decir: “Yo soy un hombre de Tefilá, es decir, que todo lo que hago, todo lo que vivo, todo lo que siento, es Tefilá”.

 

Hashem siempre desea nuestras tefilot en cualquier momento del día y de la vida. Los Jajamim dicen que la Tefilá no es únicamente un rezo, sino una charla con nuestro padre (Hashem). Qué importante es hacerse un tiempo diario para platicar con Hashem, ya sea para desahogarse, pedirle, llorarle, agradecerle, alabarlo etcétera, y Hashem siempre esperará nuestras palabras con apetito.

 

Dice el Midrash: “Dijo Rab Aibu: Cuando te pares a rezar debes estar muy contento, ya que estás parado frente a Hashem que no hay otro como Él”. Esa es la alegría verdadera de un Yehudí. “Sentir que está platicando con Hashem”.

 

Dijo Rab Yehezkel Levinshtein: “Todo lo que Hashem hace que le falte a la persona es para que esa persona se acerque a Hashem por medio de la Tefilá; para que sienta un faltante y lo pida en la Tefilá a la fuente de bendiciones y al único que puede hacer que le vaya bien, y ese es Hashem”. Esa es la voluntad de Hashem: “Que la creación de ese problema cree un despertar en la persona para acercarlo a Él”.

 

Así como escribió el Mabit: “La finalidad del rezo no fue para que seamos contestados, sino para manifestarle a Hashem que no hay nadie a quien le podamos rezar, sino únicamente a Él; y con eso, le demostramos que no somos nada sin Él

 

Explicó Rab Jaim Frindlander: “Cuando rezamos no debemos esperar a que Hashem nos conteste nuestros pedidos por el hecho que rezamos, sino por la bondad que Él tiene hacia nosotros. Y el motivo de por qué le pedimos nuestras necesidades es que recordemos que dependemos totalmente de Él y no hay nada ni nadie que nos pueda dar lo que necesitamos”.

Por eso debemos especificar nuestras necesidades en la Tefilá, y no basta con hacer pedidos generales. No debemos pensar que por cuanto que Hashem ya conoce nuestras necesidades no debemos pedírselas, ya que debemos arraigar en nosotros mismos la dependencia de toda nuestra vida y todas nuestras necesidades. Con esto se entiende por qué es necesario rezar tres veces al día lo mismo, todos los días durante toda la vida, para que se incorpore en nosotros ese sentimiento que todo depende de Él.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal