Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Un transplante de médula
Por. Rav Salomón Michan



Untitled Document
El transplante de médula

El gran mensaje de este relato es que no todo lo que vemos en la vida lo entendemos realmente, y conviene comprobarlo.

Un muchacho religioso iba por la calle que une Bené Berak con Ramat Gan, si no me equivoco la calle Shabotinski. En uno de los carteles de avisos, le llamó la atención uno de un muchacho joven, enfermo de leucemia que busca con urgencia donantes de médula ósea.

Impresionado, fue a hacerse la prueba para saber si podía hacer la donación. Pasados unos días recibió la noticia de que la prueba era satisfactoria.

Fue a hablar con el médico que tenía que hacer el transplante y le dijo que quería conocer a la persona que recibiría la donación.

Se encontró con un muchacho laico, simpatizaron en seguida y charlaron largas horas sobre la enfermedad, sobre religión y por supuesto sobre la vida de cada uno. Se sintieron identificados como si se hubieran conocido de toda la vida.

Volvió el muchacho religioso a su casa y le contó a su padre sobre el interesante encuentro que tuvo.

El padre escuchó con atención todo el relato y preguntó quien era el muchacho y de qué familia venía. En el momento que escuchó el nombre del muchacho y el apellido de su padre, dio un grito tremendo y dijo ¡¿Quién?!... ¡¿Él?! Te prohíbo que le dones nada. ¡Sólo sobre mi cadáver!

El hijo se asustó al ver la reacción de su padre, le dijo: ¡Pero papá, es una cuestión de conciencia! Pero el padre muy enojado le prohibió volver a tocar el tema.

El hijo no entendía qué le paso a su padre. Entonces fue a ver a su rabino a pedirle consejo. El Rab fue con urgencia a ver al padre, trato de hablarle a su corazón y a preguntarle la razón de su actitud.

El padre le dijo: Honorable rabino: Yo respeto su presencia y por supuesto no lo echaré de mi casa, pero si insiste sobre el tema, seré yo quien salga.

Le contesto el Rab: todo el que salva un alma en Israel es como si salvara un mundo entero.

El padre no se inmuto, y ante los ojos asombrados de los presentes, abrió la puerta de calle y salió.

El rabino estaba intrigadísimo, y le dijo al muchacho: Hay acá un gran secreto y yo lo tengo que revelar.

Dijo el joven: Mi padre es un hombre muy reservado, pero cuando toma vino su corazón se abre.

Se acerca el Seder de Pesaj y por supuesto va a tomar algunas copas, si usted pudiera venir y honrarnos con su presencia, al final del Seder puede ser que pueda hablarle a su corazón.

Y así fue que llegó el Rab al final del Seder y el padre que ya estaba algo entonado por los brindis, se dirigió al Rab y le pidió disculpas por su comportamiento anterior.

Le contaré porqué me negué a que mi hijo le done medula ósea al hijo de esa persona. No tengo duda que después que me escuche estará de acuerdo conmigo. Escucho el Rab con atención:

Yo viví el Holocausto. En el gueto estábamos unos cuantos hombres en una pequeña habitación. Trabajábamos muy duro y no nos daban comida.

Mi pequeño hijo estaba con nosotros, pero los alemanes no sabían de su existencia, porque lo escondíamos en un mueble de madera de la habitación. Por la noche lo bajábamos, y él salía para robar comida de los alemanes y nos la traía.

La persona de la que hablamos, que ustedes imploran que mi hijo le done la médula ósea para salvar la vida de su hijo, era especialista en hacer bombas, y eso hacia para los nazis, por eso ellos lo respetaban, y siempre rondaba por el gueto acompañado de dos guardias.

Un día entró a la habitación y con un palo empezó a golpear las paredes hasta que llegó al mueble de madera, al golpear con fuerza cayeron algunas maderas y también mi hijo, que allí se escondía. Él lo tomó por el cuello, le torció la mano, lo sacó afuera, cerró la puerta y se oyeron dos disparos. Dos tiros que marcaron mi corazón para siempre.

Ahora dígame respetable rabino ¿cómo puedo perdonar? Mi hijo no salvará a su hijo.

El Rab, con los ojos llenos de lágrimas se dirigió al hombre y le dijo: ¡Yo entiendo el dolor de tu corazón, pero ¿qué culpa tiene el hijo?! Puede ser que aquí hay un dilema que nosotros no comprendemos, pues oscuros son los caminos de Hashem. Y aparte de eso, hay aquí una oportunidad de hacer una gran ofrenda a Dios. Vamos a hablar con ese hombre.

Después de muchas horas de intentar convencerlo, por fin el padre accedió.

Llegaron a la puerta de la casa y cuando el hombre salió y se cruzaron sus miradas, el padre casi se desmaya de la conmoción. Pero el hombre le dijo: ¡Tú estas enojado conmigo durante muchos años, y toda la vida esperé el momento de verte para que sepas la verdad, y el cielo nos marco el momento para que sea ahora!

Los alemanes querían matar a todos los hombres que había en tu habitación porque supieron que ocultaban un pequeño niño. Quise que el daño fuera menor y les dije que yo voy a matar al chico, para salvar a todos ustedes.

Cuando lo saqué afuera no pude matarlo, pero los guardias estaban junto a mi, por eso tire dos disparos y maté a los guardias, de ahí me escapé con el niño y lo llevé a un convento cercano.

Los alemanes supieron que los traicioné, pero no podían matarme porque me necesitaban por mis conocimientos en hacer bombas, por eso me torturaron de tal manera que me dejaron estéril de por vida.

Cuando terminó la guerra y sabiendo que no puedo tener hijos, me fui al convento a buscar al niño que dejé. Me lo entregaron y lo crié todos estos años con amor. Ese chico es tu hijo.

¡El transplante de médula es para salvar la vida de "tu" hijo!




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal