Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


13 PRINCIPIOS del JUDAISMO - Principio No. 13
Por. Rabino Iosef Bitton



 יפה שעה אחת בתשובה ומעשים טובים בעולם הזה, מכל חיי העולם הבא
Es mejor un momento de Teshubá (arrepentimiento) y buenas acciones en esta vida, que toda la vida del mundo por venir.  
Pirqué Abot, 4:17. 

Volver a los diecisiete

El Principio 13, y el último de la lista de los 13 principios de la fe judía, es nuestra creencia en Tejiyat haMetim, la resurrección (no confundir con reencarnación) de los muertos. 
 
Vamos a explicarlo siguiendo lo que dice Maimonides. 
 
Tejiyat haMetim es un principio indiscutible de la creencia judía.  Se encuentra en los libros de los profetas, en el Talmud , en los Midrashim y fue incorporado por nuestros sabios en la segunda bendición de la Amida, que recitamos 3 veces por día. 
 
Tejiyat haMetim significa que en un futuro, en los tiempos mesiánicos, el cuerpo y el alma volverán a estar unidos, como estuvieron antes de la muerte. Maimónides aclara que esto no significa que los hombres ya no habrán de morir, viviremos por más tiempo, pero seguiremos siendo mortales. Maimónides también explica que Tejiyat haMetim no puede ser interpretado metafóricamente. 
 
Ahora bien, comprender cómo es que esto ocurrirá, es decir de qué manera el cuerpo resucitará es una idea que está más allá de nuestro poder de visualización e imaginación. 
 
Una de las cosas más interesantes que dice Maimónides es que la resurrección no ocurrirá para todas las personas sino sólo para los Tsadiquim, las personas justas y rectas.    
 
Maimónides aprende esto de un Midrash que dice que a veces la recompensa divina beneficia al bueno y al malvado simultáneamente. Como ejemplo el Midrash cita a la lluvia, que cuando cae no distingue entre el campo del bueno y el del malo. Sin embargo, aclara el Midrash, tenemos el caso de Tejiyat haMetim, que es un ejemplo de recompensa selectiva, ya que sólo alcanzará a los Tsadiquim. 
 
¿Y por qué sólo los Tsadiquim? 
 
Este punto nos ayudará a entender mejor la razón de Tejiyat haMetim. 
 
Nuestro objetivo principal en la vida, como judíos, es acercarnos a HaShem, aprendiendo sobre Él todo lo que podamos y haciendo Su voluntad. Para eso, para conectarnos con HaShem, estudiamos y observamos Su Torá.  Los tsadiquim son las personas justas que dedican su vida este propósito y no se dejan llevar por distracciones materiales.  
 
Cuando fallecemos, nuestras almas o neshamot llegan hasta la Presencia de HaShem. Y allí cada alma percibe Su Presencia en el nivel que haya alcanzado en esta vida terrenal. Irónicamente, en el mundo por venir podemos disfrutar de la Presencia de Hashem, pero no podemos crecer ni progresar en esa percepción. De manera que nuestro acercamiento y nuestra comprensión de HaShem en el mundo por venir depende de nuestra comprensión de HaShem en esta vida. Ahora bien, se entiende perfectamente que al Tsadiq,  aquel que sabe cuál es su misión en esta vida, le sea concedida una oportunidad adicional para aprender más sobre haShem en esta vida y así alcanzar un nivel superior en el mundo por venir. Pero, una persona malvada o a una persona totalmente materialista dedicada sólo a los placeres y a las distracciones materiales, al dinero,  a su imagen, la satisfacción inmediata de placeres físicos, etc. ¿para qué concederle más tiempo en esta vida? ¿Para seguir persiguiendo la satisfacción de sus impulsos? Como mencionamos en el Midrash que compara Tejiyat haMetim con la lluvia, para Maimónides Tejiyat haMetim es entendida como una recompensa para los justos, una oportunidad adicional de crecer, no como una oportunidad para  corregir o reparar lo que hicimos mal....  Tal como lo explica esa importantísima Mishná de Pirqué Abot que mencionamos arriba, la oportunidad de reparación, la Teshubá y el arrepentimiento lo debemos rralizar en esta vida terrenal,  en la misma dimensión que tenemos la oportunidad de hacer buenas acciones.   (Asusta pensar que esta corta vida, tenga tanta trascendencia, ¿verdad?  )
 
Para entender un poco mejor la idea del Midrash y de Maimónides, pensemos en el siguiente ejemplo "parecido" a Tejiyat haMetim. Imaginemos que tengo 80 años y alguien me ofreciera el elixir de la juventud para volver a los 17 años de edad, ¿qué desearía yo hacer con mi vida si tuviera nuevamente 17 años? Si yo dijera:"Ahora que ya sé lo que es importante en esta vida, si tengo una nueva oportunidad, me dedicaré a fortalecer mi relación con Dios" entonces, de acuerdo con Maimónides,  yo calificaría para Tejiyat haMetim.
 
Tejiyat haMetim y la teoría de la evolución
 
Anteriormente explicamos que el último de los 13 principios de la fe judía es la creencia en Tejiyat haMetim, la resurrección.  También dijimos que todos los días, 3 veces por día, mencionamos en nuestra Tefilá principal, la Amidá, que HaShem, exclusivamente,  es el que posee  el poder de restaurar la vida. 
 
Hoy y mañana vamos a tratar de explicar un poco más profundamente este importante concepto.  
 
En Bereshit leemos que el Creador creó la vida a través de la materia inorgánica, en el quinto día a través del agua y en el sexto día a través de la tierra.   
 
La creación de la vida a partir de la materia inorgánica marca una frontera que el hombre no puede cruzar. 
 
Me explico: en mi último libro "Dinosaurs and the Bible" (que todavía no ha sido publicado) explico que el talón de Aquiles de la teoría de la evolución, y del cual se habla muy poco en las escuelas, es la investigación científica acerca del origen de la vida, es decir, cómo justificar el surgimiento de la vida a partir de la materia inorgánica.  Si bien el tema es demasiado extenso para resumirlo en pocas palabras, lo que le lector debería saber es que la ciencia moderna no tiene una respuesta ni definitiva ni convincente para explicarlo. 
 
A principios del siglo XX, en el apogeo del positivismo, los científicos creyeron que muy pronto, una vez que se explicara cómo comenzó la vida en nuestro planeta, sería muy sencillo recrear la vida en un laboratorio.  Ya que si la vida surgió como consecuencia de una combinación de procesos aleatorios (casualidades) que se produjeron a través de millones de años, es obvio que en un laboratorio se podrían obviar esos millones de años y simplemente combinar todo los que hace falta para producir algo biológico muy simple, como una célula, por ejemplo. 
 
Nada estuvo más lejos de la realidad... No sólo que todos los experimentos  para producir la vida fracasaron (como el de Stanley Miller, por ejemplo, aunque increíblemente aún se lo sigue citando en los manuales de biología) sino que cuanto más avanzaba la ciencia en su comprensión de los elementos genéticos de la vida, como el ADN, el fenómeno de la biología se tornaba más sofisticado de lo que se pensaba antes, ergo, era mucho más difícil argumentar que la vida haya aparecido espontáneamente a través de procesos aleatorios. 
 
En las palabras de un eximio científico inglés, Fred Hoyle  (1915-2001):  "La vida, como la conocemos en nuestro planeta, depende de por lo menos 2000 enzimas diferentes. ¿Cómo podrían las fuerzas ciegas del agua u otros elementos lograr ensamblar todos los ingredientes químicos necesarios para combinar esas enzimas? .... La probabilidad de que la vida haya surgido de casualidad a partir de material inorgánico es de 1 sobre 10 a la 40,000 potencia (1, sobre 10 con 40.000 ceros después del 10. YB) ... un número lo suficientemente grande como para enterrar a Darwin y a toda su teoría de la evolución .... estas son las probabilidades para la aparición espontánea de una sola célula, sin la cual la evolución no puede siquiera empezar. Y ni hablar de las incluso más remotas probabilidades de que aparezcan sistemas orgánicos más avanzados, como un órgano en un animal o en un ser humano.
 
Continuando con el tema, explicamos que Tejiyat haMetim, la creencia en la resurrección, es el último de los 13 principios de la fe judía. 
 
Dijimos que de acuerdo al judaísmo, de la misma manera que la creación de la vida, descrita durante el Quinto Día de la Creación, es un acto Divino que no puede explicarse en términos científicos, Tejiyat haMetim, la restauración de la vida,  es prerrogativa exclusiva de la intervención divina. 
 
Hoy continuaremos nuestra contención de que no existe ninguna explicación científica que justifique la aparición de la vida en nuestro planeta, y a partir de allí entenderemos mejor la profundidad de la idea de Tejiyat haMetim.  
 
El eximio científico inglés, Fred Hoyle  (1915-2001) formuló también una analogía dramática para ilustrar la imposibilidad de la teoría de que la vida haya surgido espontáneamente a partir de la materia inorgánica: "Imaginen un tornado pasando a través de un depósito de chatarra. E imaginen que luego de que el tornado pasó, vamos a ese depósito y encontramos un avión Jumbo ,un Boeing 747, que se ha formado y ensamblado al azar gracias al tornado, que de alguna manera combinó de una manera perfecta, todas las piezas que había en el depósito".  
Para Hoyle la probabilidad de que la vida haya aparecido espontáneamente a través de procesos aleatorios es igual a la probabilidad que ese avión se haya ensamblado de casualidad, al paso de un tornado por un depósito de chatarra. 
 
El surgimiento de la vida es un fenómeno Divino que el ser humano no puede explicar ni imitar.  Los seres vivos fuimos creado con un milagroso mecanismo que nos permite reproducir-nos, pero irónicamente no podemos re-producir la vida fuera de nosotros mismos, a partir de átomos.   
 
Si el origen de la vida pudiera ser explicado en términos científicos, la vida podría ser producida a partir de material inorgánico en un laboratorio, y viceversa.  
 
Sin embargo, aún en nuestros día, cuando la ciencia ha avanzado tanto, y cuando ya conocemos los secretos y los códigos del ADN, y podemos curar y prolongar la vida, y aprendimos a manipular células y modificar genes en laboratorio, y a desarrollar inteligencia artificial, y aplicar las técnicas de nanotecnología al ADN, es imposible crear un ser vivo a partir de átomos. 
 
Esa infranqueable frontera entre lo humano y lo Divino incluye un elemento más, muy parecido a la generación de la vida. Esto es, Tejiyat haMetim, "restaurar la vida" a un cuerpo sin vida.  
 
Me explico: como ya lo indicamos, es imposible re-crear un ser vivo, digamos un mosquito (un mosquito real, no un robot mosquito!) a partir de materia inorgánica. Entre otras razones, porque sería demasiado complejo armar y ensamblar su cuerpo, sus órganos, su cerebro, etc.   Pero que pasaría si le diéramos a un biólogo equipado con el laboratorio más moderno del mundo, un mosquito con su cuerpo entero y completo.... ¿qué fue declarado muerto, "de causas naturales", hace solamente 5 segundos atras?. 
 
¿Podrá algún científico devolverle la vida a este mosquito aunque todos sus órganos estén completos y todas la conexiones entre los órganos y los sistemas fisiológicos del mosquito siguen en su lugar?  ¿Podrá un ser humano alguna vez practicar, no ya la re-producción de la vida sino algo aparentemente más sencillo: la restauración de la vida o Tejiyat haMetim?  La respuesta judía es NO.   El 13er principio incluye la creencia que Tejiyat haMetim es también una frontera infranqueable que separa a lo humano de lo Divino. 
  
Nosotros, los seres humanos hemos avanzado en nuestra comprensión y control del fenómeno llamado "vida", y ya somos capaces hasta de clonar la vida. Sin embargo, Tejiyat haMetim, la restauración de la vida, es una prerrogativa exclusiva de HaShem, el Creador de la vida. 

Rabino Yosef Bittón
Sitio web: www.halaja.org




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal