Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


El valor de un carozo
Por. Mijael Polaj



Te quiero contar algo sorprendente, por lo menos lo es para mi. Hoy me acorde de algo muy especial, un pedacito de mi infancia que guardo con cariño, y quiero conectarlo con una reflexión.

Siendo niño, y esto fue hace muchos años, me pidieron que bote la cascara de la palta y el carozo a la basura, pero… ¡no lo boté! No hice las cosas como me habían indicado. Traviesamente y sin pensar que futuro le depararía a ese carozo, baje las escaleras de nuestro departamento en Santiago, saqué las llaves del patio de servicio que se guardaban en una cajonera y abrí el candado con esa sensación extraña de miedo y excitación…, ustedes saben, como cuando se hace una maldad premeditada.

Cavé un agujero en la tierra detrás de las baldosas en ese patio y…. Los años pasaron. Hice Aliá, vine a vivir a Jerusalem, crie varios hijos, y un día volví, volví a ese edificio donde me crie.

El candado seguía en la puerta de fierro con la ventana de vidrio, el patio de servicio seguía igual solo pequeños cambios, pero una cosa me asombró muchísimo… Detrás de las baldosas… no podía creer lo que estaba viendo… Por lo menos 5 metros de altura, ¡era un palto maravilloso!

Cuantas veces vimos el carozo de una palta, creo que ya perdimos la cuenta, pero, cuantas veces nos pasó que abrimos una palta y nos encontramos con un carozo germinado. Por lo general este carozo junto a la cascara termina en el tarro de la basura ¿no? no piensen que quiero que lo guarden y lo planten para que tengan un árbol,  ¡no, esta no es mi intensión! Si lo hacen es muy loable, por lo menos desde mi punto de vista, pero si me gustaría que reflexionemos sobre una lección que me enseñó este acontecimiento.

Hay una Guemara muy interesante en el tratado de Beitza.

Ahora bien, ¿quién en nuestros agitados días se acuerda de que las gallinas ponen huevos diarios a diferencia de otras aves que tienen ciclos de reproducción con intervalos fijos?  Y discúlpenme si los ofendo, creo que son pocos los que saben que las gallinas pueden poner huevos incluso sin la presencia de un gallo en el gallinero, si ¡todos los días! - es cierto, estos huevos son infértiles- ¡pero para hacerlos revueltos o para el panqueque sirven igual!

¡Si!, así como nos enseña el Talmud, existe un concepto de preparación también en la naturaleza, no cualquier carozo de palta o de otro fruto de árbol que plantemos germinará, solo aquel que está listo, “preparado” para hacerlo. Y ¿a qué le llamaremos listo o preparado? en el caso de una fruta, que este madura y en algunos casos, ¡tan maduros que se comienzan a descomponer!

Cuando miramos y experimentamos la grandeza de nuestro mundo, la creación perfecta en la cual vivimos, me pregunto ¿cómo hay tanta ceguera, por qué nos cuesta tanto ver la magnitud, la belleza y los milagros que nos rodean?, ¿por qué se nos hace difícil vivenciar la “inteligencia” Divina que El Creador Bendito puso a nuestro alcance para poder aprovechar todo lo natural de una u otra forma? Ver como germinan las semillas para convertirse en plantas, los arboles y las flores; como producen sus frutas o como logramos alimentarnos con esta vasta colección de formas y colores.

Muchas veces hicimos alguna acción sin pensar en sus consecuencias, solo después de un tiempo logramos ver el resultado y evaluarlo. Si se transforma en algo positivo  nos alegramos, pero si no…. En todo caso hay que considerar que cuando pensamos y nos preparamos de antemano, tenemos mas posibilidades de lograr el éxito; así es todo en la vida, te preparaste bien, ganaste, y si no… pero debemos acordarnos que siempre existe la ayuda del cielo, la supervisión Divina, que va mas allá de tus cálculos y que con tu tefilá puede siempre  cambiar las cosas para bien. 

Ese pequeño carozo, ¿quién hubiera pensado que germinaría para terminar en la “obra de arte celestial” que es hoy? Nunca pensé que había que regarlo o tal vez hacerle mas espacio entre las baldosas o podarlo… No, no lo pensé fue nada mas que una travesura infantil, pero El Creador tenía otros planes, al parecer la cañería de desagüe pasa por sus raíces y nunca nadie lo regó. No se si algún vecino tiene idea de donde salió, pero la sombra que hoy produce los ayuda a tener sus casas mas agradables en verano. Ese árbol es como el Kikayon del profeta Jonas (Libro de Yonah 6-6) que en un día creció solo para darle la sombra… “Nadie” se preocupo de mi palto, pero ahora todos están felices de tenerlo sin haber hecho el menor esfuerzo.

Aprendamos a agradecer y evaluar lo que poseemos, tenemos que darnos cuenta que es muy poco lo que generalmente nosotros hacemos. Basta con dar el primer paso y tratar, ¡siempre el Todopoderoso hace el resto! Recemos y pidamos por nosotros, por nuestro éxito en lo que queramos emprender con la confianza de que si nosotros hacemos nuestra mejor parte, El Todopoderoso nos ayudará. 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal