Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Entendiendo


Cashrut
Por. Rav Isaac Sakkal



Cashrut

¿Por qué tengo que comer Casher? Estas leyes serían lógicas en aquella época, había muchas enfermedades, no existía control sanitario ni vacunas, etc., pero hoy en día, ¿de que me sirven todas esas imposiciones?

Por supuesto que todos los preceptos que D'os nos otorga tienen motivo y sentido aun en nuestra época, ya que si no fuera así, entonces, D'os no lo hubiera prescrito para la eternidad, sino que lo hubiera establecido para aquella época, tal como ocurrió con muchas otras ordenanzas que no fueron establecidas para la eternidad. En síntesis, no es posible que D'os, fuente de toda sabiduría, nos ordene hacer algo que no tiene sentido, y además presagiar en un versículo: “y será, que al escuchar las demás naciones todos estos preceptos y ordenanzas, exclamarán: realmente es un pueblo grandioso y sabio esta gran nación”. Y si los preceptos no tuvieran un sentido lógico, ¿cómo podrían expresar esto los demás pueblos?

Lo segundo que debemos aclarar, es que el hecho de que los preceptos tengan sentido y motivos lógicos, eso no implica que cualquiera podrá entender los motivos de la totalidad de los mandamientos, o todos los motivos de un solo precepto, (ocurre a menudo que un precepto tiene más de un motivo). Es factible que algunos de los mandamientos, posean un sentido tan profundo que no sea accesible a toda persona, sino que sólo los más sabios pueden elucidar su sentido práctico. Por ejemplo, es claro y lógico la ordenanza de no matar, no robar, etc., pero no es tan claro el motivo del Cashrut…

En Proverbios, se hace alusión a la sabiduría: “como piedra preciosa ensamblada en redecilla de plata”. Esto significa que vista de lejos se diría que la joya es solamente de plata, empero, si se observa más atenta y minuciosamente, descubrirá que se trata de una piedra preciosa, así ocurre con las palabras de la Torá y los profetas… Hay un exterior y hay un interior. Es menester superar la apariencia de la envoltura con la que la verdad se cubre para descubrirla. La Torá dice la verdad, pero no todos vislumbran el interior de la expresión y permanecen en el exterior de la envoltura.

Por lo tanto, el otro punto que debemos tener claro, es que el hecho de que nosotros comprendamos un aspecto de un precepto, eso no implica necesariamente que hayamos agotado el sentido de ese precepto.

Les propongo analizar juntos el sentido del Cashrut, conocer más para comprender mejor su importancia…

Para mí, este precepto persigue varios objetivos prácticos:

1. Higiene.
2. Salud.
3. Humanidad.
4. Agente anti-asimilatorio
5. Autocontrol - Kedusha

Analicemos punto por punto.

1. Higiene: Antes de faenar al ganado, se observa como está el animal, si renguea o algún defecto similar, (deberían ver en que estado llegan las vacas a los mataderos), en caso de existir alguna deficiencia ese animal se lo separa de los demás. Luego de la shejita se le revisan los pulmones, para saber si el animal tuvo alguna enfermedad grave, (en caso de haber padecido alguna enfermedad infecciosa, en los pulmones quedan los rasgos, es por eso que se los revisa). Si efectivamente en los pulmones se hallan rasgos de alguna enfermedad, entonces ese animal es Taref. Luego se le extrae toda la sangre, Melija, (fuente de colesterol, el colesterol no proviene de lo vegetal sino que mayoritariamente lo adquirimos de la carne animal). Existe además una meticulosa inspección de los utensilios que se utilizan, inspecciones, etc.

2. Salud: Como sabemos, no se mezcla la carne con la leche, aun hoy en día, ciertos pacientes delicados del estomago, reciben una dieta donde está bien disociada la carne de lo lácteo, pues su ingestión conjunta, produce un reacción enzimática. Nadie desconoce el peligro de la marea roja que está muy relacionada con los mariscos, mejillones y demás moluscos. Asimismo, no se descarta que los moluscos marinos posean un fuerte factor cancerígeno. Los cerdos, hasta hoy en día son alimentados con los residuos de la ciudad, en Argentina, por ejemplo, existen convenios (clandestinos o no) entre las empresas recolectoras de basura y los criaderos porcinos, en los cuales los camiones cargados con la recolección de los residuos (incluidos los residuos de los hospitales y las industrias) depositan su “sana y descontaminada” mercancía en los chiqueros de los chanchos para que los porcinos crezcan fuertes y gorditos, (chancho limpio nunca engorda…)

3. Humanidad: El hecho de que comamos carne, no significa que debemos ser salvajes, bárbaros e inhumanos, haciendo sufrir a los animales cruelmente. Examinemos los métodos para faenar a los animales que normalmente se utilizan:

1. El golpe en la cabeza (mazazo) o
2. El shock eléctrico.

En el primer caso el animal sufre un colosal y tremendo golpe que le produce la fractura del cráneo, que no siempre implica la muerte inmediata del vacuno, sino que muchas veces el animal continua con vida, con la cabeza partida, agonizando hasta que finalmente, por fin muere.
Con el shock eléctrico, todos sabemos que por más que dure unos segundos, es una muy desagradable e insufrible sensación, donde cada segundo es eterno…

La Shejita, la manera que propone la Torá para dar muerte al animal, se realiza con un cuchillo, extremadamente filoso, tan afilado que no se siente el corte, su cuchilla es tan cortante y fina, que al cortar los tejidos, no produce que las células nerviosas reaccionen. Muchas veces nos suele pasar, que nos percatamos que nos sangra el dedo, producto de un corte, mas no percibimos con qué nos cortamos, eso se debe a que el material con el cual nos herimos, era tan filoso que no lo sentimos. Así ocurre con el cuchillo de shejita, es por eso que es afilado y revisado tan escrupulosamente, hasta el punto que si la hoja del cuchillo llega a tener el más leve defecto o fractura, inmediatamente queda invalidado para realizar la shejita.
Con el cuchillo descrito, se cortan la traquea y la vena Cava, de esta manera, el animal, sin darse cuenta, sin ponerse tenso ni sentir la más mínima sensación de asfixia, se desvanece, y al quedar interrumpido el fluido de sangre oxigenada al cerebro, las neuronas mueren, ocasionando el deceso del animal. Este es el motivo por el cual afirman que la carne Casher es más tierna, ya que con el shock eléctrico o el mazazo en la cabeza, el animal se pone tenso y endurece los músculos. Otro beneficio de la shejita, es que la sangre, es expulsada al exterior, por la vena cava que se encuentra quebrada.

Por ultimo, y quizás, en relación con la categoría de salud, es menester remarcar que todo animal (el hombre también) al asustarse, al recibir el mazazo o el shock eléctrico, se pone tenso, y automáticamente segrega en la sangre una sustancia llamada adrenalina, un conjunto de proteínas que le conceden una cuota extra de energía (mayor capacidad de transportar oxigeno en la sangre) para los músculos. Este mecanismo natural está diseñando para proveerle mayor capacidad para poder escapar del peligro. Esto es algo que lo podemos experimentar en nosotros mismos, muchas veces, cuando corremos, asustados, escapando de algún peligro, solemos correr 200 o 300 metros sin parar y no lo sentimos, esto se debe al maravilloso efecto de la adrenalina que nos concede esa cuota extra de energía. El problema surge cuando se segrega adrenalina y no se consume, es decir, no se utiliza ese complemento de energía, entonces esas proteínas se transforman en toxinas, algo nocivo para el organismo (causante del tan conocido estres). Volviendo al animal, una vez que segregó la adrenalina y esta se encuentra en el torrente sanguíneo, al no ser empleada (pues el animal se encuentra desvanecido), se transforma en toxinas que se absorben en la carne de la vaca, la cual pasa al organismo humano al ingerir esa carne. Con el faenamiento Casher se evita todo esto, además la sangre que queda (pues como explicamos la mayoría se expele al exterior del animal por medio de la vena cava) es extraída totalmente por medio del proceso denominado melija, que es el salado de la carne.
En resumen, por más que debemos sacrificar al animal para poder comer su carne, eso no implica que debemos hacerlo en una forma brutal, violenta y cruel, sino que tratamos de hacerlo de una manera civilizada y procurando que sufra lo menos posible. Es decir, lejos de desensibilizarnos e deshumanizarnos, la shejita produce un efecto contrario, nos hace susceptibles al dolor ajeno, y si así pensamos y tenemos tanta consideración y sensibilidad con respecto a un animal, naturalmente eso nos inspirará un sentimiento similar o superior al tratarse de seres humanos.

4. Anti-asimilación: El Cashrut nos va marcando pautas y comportamientos distintos a las demás culturas y religiones. No somos iguales, podemos asemejarnos en varios aspectos, podemos estar plenamente insertados en la civilización, pero definitivamente, no somos iguales. Es factible que cada uno de nosotros tengamos bien en claro nuestros conceptos e identidad judía y estar confiados en que no nos vamos a asimilar, eso puede ser válido para cada uno en particular, pero desgraciadamente, no podemos afirmar lo mismo con respecto a nuestros hijos… Es verdad, uno mismo puede estar muy confiado, pero ¿que hay de mi hijo y la hija de ese vecino no judío? Ellos ya comienzan a cruzarse miradas y si no hay ningún limite que los separe, pautas que le muestren barreras y diferencias, entonces lo impensable sucederá, y nos estaremos lamentando, "cómo mi hijo se casa con una no-judía"..."cómo pudo llegar a esto…".

5. Autocontrol: No es casualidad que Maimónides en su obra magna, haya incluido las leyes de Cashrut en el tratado titulado: Kedusha, (santidad, consagración). En dicho tratado, compiló las leyes de Cashrut, las leyes que regulan las relaciones sexuales y los incestos. Estos dos grandes temas son los que nos diferencian de los demás pueblos y nos consagran a D'os. La comida y la conducta sexual. Los dos grandes impulsos. Los dos aspectos que más nos asemejan a los animales (tal como ya lo afirmara Aristóteles).
El Cashrut nos enseña a distinguirnos. A no comer como los demás, a controlarme, no todo lo que apetecemos es bueno como para perseguirlo y saciarlo. Sino que debemos decidir en base a nuestra mente, producto de un razonamiento y evaluación, fiel a nuestra escala de valores, una excelente gimnasia de autocontrol.

Creo que aun se puede ahondar más en otros aspectos de este precepto, pero este pequeño ejercicio de investigación y análisis de un precepto, nos demuestra cuánta sabiduría y consecuencias prácticas se esconden detrás de cada mandamiento que ignorábamos por completo…

La conclusión final la pueden sacar ustedes, tal como dijimos, aun no abordamos ni agotamos todos los aspectos de este precepto, nos restan todavía varios campos espirituales por los que no incursionamos.
¿Vale la pena o no comer Casher? La decisión es de ustedes…

Untitled Document
Artículos Relacionados
   



Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal