Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Entendiendo


¿Por Qué Comer Casher?
Por. Rav Kalman Packouz



El año pasado visité el Museo del Holocausto en Washington D.C. Tenía un pase a la cafetería y pregunté si tenían comida Casher (según la ley judía: apta para ser ingerida). La mujer detrás de la caja registradora contestó: “sí, tenemos algunos sandwiches envueltos y cerrados, pero también tenemos mucha comida tipo casher”.

Me compré un sandwich y lo comí mientras pensaba en lo que ella dijo: ¿Qué es comida “tipo casher”? ¿Es realmente casher o “se ve” casher?

Hay dos señales para saber si un mamífero es casher: la pezuña debe ser completamente partida y debe ser rumiante. El cerdo sólo tiene una señal - la pezuña partida y por lo tanto no es casher. Un Midrash plantea que podemos aprender una lección importante de los cerdos, pues ellos se acuestan en el piso con sus patas extendidas hacia adelante enseñando sus pezuñas partidas como si te estuvieran diciendo “Mírame, soy casher”. Y hay una lección sutil o no tan sutil en esto: no debemos juzgar por nuestras apariencias, sino sólo por hechos y realidades.

La mayoría de los judíos el día de hoy no observan las leyes de cashrut. Frecuentemente, si le preguntas a alguien que no come casher por qué la Torá tiene leyes alimenticias, él te dirá que la razón es porque Moisés no tenía la supervisión del Ministerio de Salud Pública para asegurarse de que los puercos sean sanos y que no tuvieran triquinosis.

Esta es una explicación interesante pero todavía no explica por qué para que un pez sea casher necesita tener escamas y aletas; por qué la fruta de los árboles no puede ser comida antes del cuarto año de haber sido plantado; por qué los animales deben de ser matados de una manera específica; por qué debe ser removida toda la sangre de la carne antes de poder ser ingerida; por qué la leche y la carne no deben ser comidas en conjunto; por qué los mariscos, insectos y otros animales de la tierra y del mar, así como los pájaros que cazan sus presas y la leche de animales prohibidos, también están prohibidos.

Probablemente la mejor respuesta para ofrecerle a aquellos que mantienen que la Torá ordenó la cashrut por razones higiénicas es repasar junto a ellos algunos de los platillos tradicionales de la tradicional cocina judía europea: el hígado en todas sus variedades, los grivines (pieles de pollo fritas) y el cholent (guisado de shabat) alcanzarán para que él vea que una comida puede ser casher, a la vez que representa un boleto en primera clase para llegar a un ataque cardiaco!

 

Comida Convencional

 

En todas las discusiones de la vida, es importante tener claras dos cosas antes de llegar a una conclusión: las definiciones y los hechos. Si no definimos nuestros términos, perdemos mucho tiempo antes de llegar a clarificar el tema del cuál estamos hablando. Y si no tenemos delante nuestro los hechos, podemos acabar haciendo el ridículo.

Entonces, volvamos a nuestra pregunta: ¿Por qué los judíos comen Casher?

Las dos razones por las cuales los judíos siempre han cuidado las leyes de la cashrut es porque los judíos creen: 1) que existe un D-os que creó el mundo, lo sostiene y mantiene, y también lo supervisa, y 2) que D-os concertó un pacto con el pueblo judío y les dio la Torá, obligando a los judíos a observar y cumplir sus mandamientos, y las leyes de la cashrut son parte de este compromiso.

Claro, además, la cashrut nos aporta muchos beneficios (inclusive algunos relacionados con la salud!), pero estos son “beneficios” y no “razones”. D-os quiere que usemos nuestro intelecto y entendamos las mitzvot de la mejor manera que podamos.

 

Cinco Buenas Razones

 

En ésta época, la mayoría de los judíos desgraciadamente no comen casher. ¿Por qué no?

¿Por qué piensan que son más sabios que nuestros antepasados y creen saber más que ellos, entonces evalúan la información y concluyen en que ya no sirve cuidar la cashrut? ¿O debido a un alejamiento de la observancia de las mitzvot a través de los años y las generaciones, a causa de las "circunstancias" del mundo moderno?

Apuesto que el 99% de la gente contestará que la respuesta correcta es la última. No sabemos lo que nuestros antepasados sabían y estamos cómodos al seguir haciendo lo que vinimos haciendo hasta ahora.

¿Qué es lo que nos puede motivar a cumplir las leyes de cashrut? Bueno, si realmente supiéramos que existe un D-os que nos dio la Torá y que tenemos un convenio con Él - de cumplir la Torá - probablemente esto motivaría a algunas personas. Pero después me imagino la pregunta: "¿Qué? ¿Quieres que compre platos, cubiertos, ollas y sartenes nuevas? ¿Estás loco? ¿Te das cuenta cuán difícil es cuidar la cashrut? Esto me cambia la cocina y la vida!".

Pero todo en la vida tiene un costo. La única pregunta es si uno cree que la inversión vale la pena. Una persona sólo va a hacer lo que crea que es mejor para sus intereses.

Si sabrías que cuidar la cashrut también te garantizaría que tus hijos se casen con una persona judía y que tendrás nietos judíos, ¿esto sería una motivación para ti? Si supieras que al comer casher tal vez serás un poco más sano, que ayudarías a tu espiritualidad, que estarías ejercitando tu disciplina personal, y que esto te inculcaría algunos valores morales, ¿esto te provocaría profundizar más en el cumplimiento de esta mitzvá?

Probablemente los siguientes puntos serán temas de reflexión:

Higiene: Hay muchas leyes de la Torá que promueven la salud. El judaísmo prohibe comer animales que murieron solos (sin que se las hay hecho la shejitá), así como también prohibe comer la sangre de los mismos (que es un buen medio para el desarrollo de bacterias). El judaísmo también prohibe comer animales que tienen abscesos en sus pulmones y/o otros problemas de salud.

Moluscos, almejas, langostas (y cangrejos) que pueden provocar una tifoidea y son una fuente de urticaria (una afección de la piel neurótica) no están en la dieta de la Torá. La carne y la leche se digieren de distinta manera razón por la cual al comerlos separados al cuerpo no le es tan difícil procesarlos. Pájaros de rapiña no son casher, pues las hormonas producidas por la tensión de los mismos pueden hacer a la carne no saludable.

Lecciones Morales: La Torá nos enseña a ser sensibles a las necesidades de los demás - inclusive a los sentimientos de los animales. Está prohibido matar a una madre y a su criatura el mismo día, y también tenemos el famoso: “No cocines al cabrito en la leche de su madre”. No podemos remover un miembro del animal mientras siga vivo (hasta el día de hoy entre los gentiles, una práctica común antes de ser refrigerado). Cuando alguien mata a un animal, esto debe ser hecho intentando causar el menor dolor posible: existe un cuchillo especial que es tan filoso que inclusive el rasguño más pequeño lo hace no apto para ser utilizado.

Razones Nacionales: El pueblo judío tiene una misión de letakén et haolam - reparar al mundo. Una dieta especial nos recuerda nuestra misión y nos mantiene juntos como un solo pueblo para poder realizar esto.

(Además, el matrimonio con gente no judía es dificultoso cuando tienes que llevar a una niña no judía a un restaurante casher; o si vas a la casa de tu futura suegra y no puedes comer su comida).

Comer casher es también un recordatorio del agradecimiento que le debemos al Todopoderoso por sacar a los judíos de Egipto, y un símbolo del convenio sagrado (ver Lev. 11:45-47).

Mística: La Torá llama a los judíos un pueblo “sagrado”, y les prescribe una dieta sagrada (Deut. 14:2-4). Eres lo que comes. La cashrut es la dieta de D-os para desarrollar la espiritualidad. El misticismo judío nos enseña que la comida no casher bloquea el potencial espiritual del alma. Los animales casher - propiamente matados y preparados - tienen más “chispas de santidad” (concepto kabalístico) que serán incorporados a nuestro ser.

Disciplina: Si una persona puede ser disciplinada en lo que come y dónde come, podrá ser disciplinado en otras áreas de la vida también. La cashrut requiere que después de comer carne uno deba esperar seis horas antes de comer productos lácteos.

 

Aprender Más

Si no estás de acuerdo con estas aseveraciones, está bien. Porque la razón real por la cual comemos casher es porque D-os nos lo ordenó en la Torá, y el pueblo judío está conectado con D-os mediante el pacto de cuidar los mandamientos de esa Torá.

¿Cómo sabemos que existe un D-os, y que D-os nos dio la Torá? Para obtener estas respuestas, debes leer primero "Permiso Para Creer" y "Permiso Para Recibir", de Lawrence Keleman.

Para aprender más de cashrut busca el libro de “la cocina casher”, del Rabino Zeev Grinwald - es una guía práctica e ilustrada que elimina el misterio y la confusión en cuidar la cashrut.

Claro, el Todopoderoso no quiere que nos volvamos neuróticos. Si uno quiere mejorar su observancia de Torá, debe hacerlo de una forma inteligente; calculando sus pasos. Así como un padre se conmueve al ver los primeros pasos de su bebe, el Todopoderoso valora nuestros primeros pasos hacia el cumplimiento de Su Torá. Haz todo lo que puedas ahora, con el pensamiento de hacer más después.

Este es el acercamiento sano hacia el Todopoderoso - cumplir Sus mitzvot y obtener también sus beneficios.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal