Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Vida judía


¡Hablemos bien de los Feingold!
Por. Rav Kalman Packouz z"l



Tengo una historia fascinante para ustedes, queridos lectores, del libro "Around the Maggid's Table", del rabino Paysach Krohn. Antes de la televisión, el cine, la radio, nosotros, el pueblo judío, teníamos un verdadero entretenimiento con los maguidim!

Una maguid a menudo viajaba de una ciudad a otra para contar historias inspiradoras y significativas que sensibilizaban e inspiraban a las personas a introspecionar, mejorar y forjar una relación más cercana con el Creador y reconocer que Él es quien dirige el mundo. ¿Y qué mejor entretenimiento que conocerse a sí mismo y mejorar nuestro nivel de comportamiento, creencia y nuestras aspiraciones en la vida?

En nuestra generación, el rabino Krohn es un “mago de la palabra” por derecho. Es un orador muy renombrado, que cautiva y emociona a tu público. También es autor de una serie de libros sobre el Maggid de Jerusalén, el rabino Shalom Shwadron Zt’l, donde se recopilan docenas de historias reales fantásticas e impresionantes. Descubrí en el libro la siguiente historia, que por razones de privacidad, se han cambiado los nombres.

En la casa de los Feingold en Ashdod, Israel, reinaba una mezcla de emociones. Hubo una alegría, tremenda, porque la hija mayor acababa de comprometerse, pero al mismo tiempo sus padres,gente humilde, descubrieron que había muy poco dinero disponible para pagar la fiesta de bodas y los costos para proporcionarles  un apartamento a la nueva pareja.

El Sr. Feingold viajó por todo Israel y también por los Estados Unidos para recolectar el dinero necesario. Además, cuando sus vecinos y amigos entendieron su difícil situación, también comenzaron a recaudar dinero para ayudar a la joven novia.

Cuando llegó el momentode la boda, cuando los invitados llegaron al salón de baile, se sorprendieron muchisimo. El salón era enorme y decorado con  opulencia. Los arreglos florales fueron maravillosos, los manteles eran magníficos y el grupo musical de 7 personas ya estaba tocando, además de fotógrafos en todas partes… ¿Para esto la gente recaudaba dinero?!!

Los invitados estaban muy ofendidos. ¡El señor Feingold siempre se había presentado a sí mismo como necesitado, y ahora gastaba no solo de sus posesiones, sino lo suficiente para pagar tres bodas!

El tema fue tan desagradable y ofensivo que todos los invitados hablaron sobre él durante la boda. Por supuesto, ninguno de ellos tuvo la audacia de decir nada directamente, pero los padres de la novia todo el tiempo sintieron un toque de resentimiento y dolor en el aire.

Cuando terminó la semana de Shéva Brachót y los Feingold reanudaron su rutina en Ashdod, y se dieron cuenta de que había una sensación de insatisfacción en el aire, que era parte de casi todas las conversaciones. En la sinagoga, en los mercados y en las calles, se evitaron las miradas y las narices se torcieron cuando los comentarios de envidia y sospecha, sutiles al principio, se hicieron más obvios.

Finalmente, al no poder soportarlo todo, un viernes por la noche, después de la comida de Shabat, El Sr. Feingold fue a hablar con el rabino de la comunidad, Rav Elya Weiss, para explicarle la situación.

“Cuando vine por primera vez con mi esposa y mi hija al buffet para discutir los precios y fijar una fecha, y hablar con el propietario del salón.

Cuando comenzamos a hablar de repente ella me miró y preguntó: "¿Tienes algún pariente Feingold en Alemania?"
"Me sorprendió la pregunta, porque no creía que nadie supiera sobre el pequeño pueblo del que venimos". "Sí", respondí, "venimos de Alemania"." Ella me preguntó si conocía a un hombre llamado Leo Feingold… y cuando le dije que era mi padre, su rostro se puso blanco de repente. Pensé que iba a empezar a llorar. Se puso de pie y preguntó: "¿Eres el hijo de Leo Feingold?"

Antes de que pudiera responder, sus ojos se le llenaron de lágrimas y dijo: '¡Hoy estoy viva solo por tu padre! El escondió a mi familia y nos salvó a todos de los nazis. ¡Toda mi familia le debe la vida a tu padre!"

"No podía creer lo que estaba escuchando", el Sr. Asher habló con el rabino Weiss. Pasó a detallar cómo ella le dijo que desde que finalizó  la guerra siempre había querido encontrar a su salvador, pero que nunca había podido encontrarlo…

Ahora que estaba teniendo la felicidad de conocer a los miembros mas cercanos de la familia de su protector, quería hacer algo muy especial para ellos en modo de agradecimiento. “La propietaria del salón insistió en hacernos la boda más hermosa”, explicó el Sr. Asher,  a pesar de que Intentamos sacarla de esta idea, ella ni siquiera nos escuchó. Intentamos explicarle que de ninguna manera, que éramos personas humildes, pero ella dijo que sentía que esa era la forma de mostrar su gratitud y la de su familia por la salvación ”.

“Cuando llegamos al buffet esa noche”, continuó el Sr. Asher, “estábamos tan boquiabiertos como cualquier otro huésped. No pude decirle nada a nadie porque nuestro benefactor pidió que su regalo permaneciera en secreto. Sin embargo, cuando vi la actitud de muchos de nuestros amigos, les pedí permiso para revelar la verdad sobre cómo llegamos a tener ese suntuoso matrimonio.

Ahora le pido rabino, apeló el Sr. Asher por favor, que la gente sepa toda la verdad !.

 A la mañana siguiente en Shabat, después de leer la Torá, el rabino Weiss, desde el púlpito, contó toda la historia a la congregación. Una vez más, todos se sorprendieron, pero esta vez con ellos mismos!! Todos los que habían criticado y prejuzgado de repente se dieron cuenta de que, en realidad, no conocían todos los detalles del evento y, aun así, actuaron de la manera que lo hicieron. Tenían una obligación de juzgar para bien, y no lo hicieron

Esta semana leemos en la Torá la porción que trata sobre calumnias y chismes, una de las mejores maneras de ayudar al pueblo de Israel, y a nosotros mismos especialmente en estos momentos tan difíciles para todo elmundo, es el amor al prójimo, y una de las mejores maneras de generar amor es juzgar a las personas favorablemente, sin chismes y / o intrigas.

DIEZ CONSEJOS PARA SANAR A TRAVÉS DE LAS PALABRAS

1. Muerde tu lengua antes de soltar los chismes. ¡Te dolerá la lengua, pero a tu amigo no!
2. ¡Disminuye tu curiosidad! Si escucha menos "casos", ¡tendrá menos temas para "comentar"!
3. Nunca digas cosas despectivas sobre ti. ¡La gente puede estar de acuerdo con tu opinión!
4. Nunca uses el humor para humillar a otros. ¡Los "juegos de broma" terminan cruzando la línea!
5. Habla con dulzura, porque si tienes que tragar tus palabras, ¡no sabrán tan mal!
6. El "Juego de chismes" siempre da vueltas. La única forma de no convertirse en el sujeto del juego es dejar de jugar.
7. La verdad crea amistades. ¡El chisme las termina!
8. Somos los felices propietarios de un par de orejas. ¡Usémoslos sabia y cuidadosamente!
9. Para tener amigos que no chismeen sobre nosotros, ¡debemos ser amigos que no chismeen sobre los demás!
10. Extinga los chismes si es necesario con los pies ¡Aléjese lomas que pueda de los chismosos !

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2020 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]