Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Vida judía


Cómo apuntarle al blanco



   El amor a ciegas no es la manera mediante la cual debes escoger a tu futuro cónyuge. Aquí te brindamos herramientas prácticas para que puedas mantener tus ojos abiertos.

Diez consejos para no casarte equivocadamente
Con un porcentaje de divorcio de más del 50%, podemos decir que muchos están cometiendo un grave error al decidir con quién van a compartir el resto de sus vidas. Para evitar ser parte de esta “estadística”, intenta internalizar estos 10 principios:

#1- Escoges a la persona equivocada porque esperas que ella cambie después de haberte casado.
El error clásico.  Nunca te cases con el potencial.  La regla de oro es: si no estás contento con la persona así como ella es ahora, no te cases.  Como me dijo un colega muy sabio: “Realmente puedes esperar que cambien las personas después de casarse...  pero para mal!”.  La persona debe aceptar al otro por lo que es. No te cases con alguien porque tenga un buen potencial de cambio, especialmente en relación con las diferencias religiosas, la mala capacidad de comunicación o los malos hábitos.

Respecto de la espiritualidad de la otra persona, su carácter, higiene, formas de comunicación, hábitos personales, debes estar seguro de que puedes vivir con ellos en el estado en que se encuentran ahora.

#2 - Escoges a la persona equivocada porque te enfocas más en la química que en el carácter. Nunca te cases solo porque estás enamorado. El amor no gana todo.
La química enciende el fuego, pero el carácter lo mantiene quemando.  Ten cuidado con el síndrome “estoy enamorado”.  “Estoy enamorado” generalmente significa, “Tengo deseo”.  La atracción esta ahí, pero ¿alguna vez has investigado cómo es el carácter de la otra persona?

Aquí están cuatro cualidades de carácter que definitivamente tienes que revisar:

Humildad: ¿Acaso esta persona cree que “hacer lo que es correcto es más importante que la comodidad personal?

Bondad: ¿Esta persona disfruta de dar placer a otras personas?  ¿Cómo trata a la gente con la que no tiene la obligación de demostrarle su bondad?  ¿Hace algún trabajo voluntario?  ¿Da caridad?

Responsabilidad: ¿Puedo depender de esta persona?
Felicidad: ¿Esta persona se quiere a si misma?  ¿Disfruta de la vida?  ¿Es emocionalmente estable?

Pregúntate: ¿Me gustaría ser como esta persona?  ¿Me gustaría tener hijos con esta persona?  ¿Me gustaría que mis hijos se parezcan a ella?

#3 - Escoges a la persona equivocada porque el hombre o la mujer no entienden lo que necesita el otro y tampoco comprenden las necesidades emocionales de la otra persona.
Los hombres y las mujeres tienen necesidades emocionales únicas, y comúnmente, el hombre es quien simplemente “no entiende” la necesidad del otro.  La tradición judía pone la carga sobre el hombre para que pueda entender las necesidades emocionales de una mujer y las satisfaga.

La necesidad intrínseca de la mujer es ser amada - sentir que es la persona más importante en la vida de su esposo.  El esposo le debe dar una atención coherente y cualitativa.

#4 - Escoges a la persona equivocada porque no compartes objetivos y prioridades de vida semejantes.
Hay tres formas básicas de conectarte con otra persona:

    1.    Química y compatibilidad.
    2.    Compartir intereses comunes.
    3.    Compartir un objetivo de vida similar.

Debes asegurarte de que compartes el nivel más profundo de conexión que es el compartir objetivos de vida similares.  Después del matrimonio, van a crecer juntos o separados, es por eso que deben averiguar “para qué viven” mientras están solteros.  Después de saber esto deben buscar a alguien que tenga la misma expectativa.

Esta es la definición verdadera de “alma gemela”.  Un alma gemela es un compañero de objetivos - dos personas que finalmente compartirán el mismo entendimiento del objetivo de la vida, y por lo tanto compartirán las mismas prioridades, valores y metas.

Las personas se conectan a través de la 'química', los intereses comunes y los propósitos comunes de la vida. Las metas y los objetivos comunes crean un vínculo fuerte y profundo entre los cónyuges.

#5 - Escoges a la persona equivocada porque rapidamente te involucras íntimamente, mucho antes de verse comprometidos.

El hecho de involucrarse físicamente antes del matrimonio puede ser un gran problema porque anubla la investigación honesta de los temas importantes.  Las relaciones prematrimoniales tienden a nublar la mente, buscar la belleza y el placer, en ese estado no se pueden tomar buenas decisiones. La capacidad de una persona para evaluar el carácter, la calidad y la filosofía de vida de otra se desdibuja. Las personas tienden a romantizar la relación y es difícil afrontar los problemas reales.

#6 - Escoges a la persona equivocada porque no tienes una conexión emocional profunda con esta persona.
Para evaluar si tienes o no una conexión emocional profunda con la persona, pregúntate: “¿Respeto y admiro a la persona?”. (La pregunta no es: '¿Estás impresionado con esta persona? ”)

Esto no significa: “Estoy impresionado con esta persona”. Nos impresionamos también con un Mercedes, sin embargo no respetamos a alguien porque es dueño de un Mercedes.  Debes admirar sus cualidades como su creatividad, lealtad, determinación, ¿Confías en él o en ella? ¿Sientes una sensación de paz y armonía al estar con esta persona? También pregúntate: ¿Es emocionalmente estable? ¿Siento que puedo depender de ella?

#7- Escoges a la persona equivocada porque escoges a alguien con quien no te sientes emocionalmente estable o inseguro.
Hazte las siguientes preguntas: ¿Me siento calmado, en paz y relajado con esta persona?  ¿Puedo ser yo mismo y expresarme por completo con esta persona? ¿Me hace sentir bien sobre mi mismo?  ¿Tienes algún amigo cercano que te hace sentir de esta forma?  Asegúrate de que la persona con quien te cases te haga sentir de la misma forma.
¿Tienes miedo de esta persona (de cualquier forma posible)?  No debes sentir que tienes que monitorear lo que dices porque tienes miedo de cómo la otra persona lo verá.  Si tienes miedo de expresar tus emociones y opiniones abiertamente, hay un problema en la relación. Si eligen a alguien con quien no se sienten seguros emocionalmente. Si no puede expresar sus sentimientos y opiniones, si la persona es dominante o eleva el tono de voz,  aquí tenemos el potencial para una relación abusiva y no te conviene.
Otro aspecto de sentirte tranquilo es que no sientas que la otra persona está tratando de controlarte.  Comportamientos que te controlan son signos de una persona abusiva.  Hay una diferencia muy grande entre “controlarte” y “darte sugerencias”.  Una sugerencia está hecha para beneficiarte; un comentario que te controla está hecho para el beneficio del otro

#8 - Escoges a la persona equivocada porque no pones todo sobre la mesa.
No discuten temas importantes y esenciales antes de casarse. ¿Cuáles son las metas, ambiciones y valores del otro cónyuge? ¿Quiere la persona tener hijos? Como van a criar a los niños?

Escucha lo que la persona tiene que decir y cómo lo dice.
Cualquier cosa que te moleste sobre la relación debe ser hablada.  Hablar sobre temas incómodos es la única forma de evaluar cómo los dos se comunican, negocian y trabajan unidos.  A lo largo de la vida surgen dificultades inevitables. Tienes que saber algo antes de hacer un compromiso: ¿Puedes resolver tus diferencias y encontrar acuerdos que sirvan para los dos?
Nunca tengas miedo de decirle a la otra persona lo que te molesta.  Esta es también una forma de probar cuán vulnerable puedes ser con esta persona.  Si no puedes ser vulnerable, no puedes tener confianza, y estas dos cosas van de la mano.

#9 - Escoges a la persona equivocada porque ves la relación como un escape a tus problemas personales y a la infelicidad.
Si eres infeliz y soltero, probablemente estarás infeliz cuando te cases también.  El matrimonio no te arregla tus problemas emocionales, personales y psicológicos. El matrimonio sólo puede llegar a incrementarlos. La persona siempre lleva su bagaje emocional al matrimonio. Tu futuro cónyuge no es responsable de tu felicidad antes de comenzar la relación.

Si no estás contento contigo mismo y con tu vida, toma la responsabilidad de arreglar ese problema mientras estás soltero.  Te vas a sentir mejor y tu cónyuge te lo agradecerá también.

#10 - Escoges a la persona equivocada porque ella es parte de un triángulo.
Ser parte de “un triángulo” significa que la persona emocionalmente depende de algo o alguien mientras trata de desarrollar otra relación.  Una persona que no se ha separado de sus padres es el ejemplo clásico del "triángulo".  La gente también puede formar parte de un "triángulo" con cosas como las drogas, el internet, los pasatiempos, el dinero, los deportes. Nunca te cases con un adicto, ya sea por trabajo, pasatiempos o estatus.

Cuídate de que tu pareja y tú estén libres de esto. La persona que forma parte de un "triángulo" no puede estar emocionalmente disponible para ti.  No serás tu su prioridad.  No es una base para formar un buen matrimonio.

Todos estos son consejos prácticos, pero no son suficientes para transmitir la profundidad y la amplitud del tema. Busca la  sabiduría que se debe usar para encontrar al cónyuge adecuado y hacer que el matrimonio funcione. Siempre tienes que aconsejarte para lograr el éxito en tu búsqueda.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]