Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Comunicación Positiva
Por. Rina Levi



La comunicación positiva es aquella interacción - verbal o no verbal - que hace que una persona se sienta bien.

En el matrimonio, cada uno de los cónyuges puede transmitir este sentimiento de distintas maneras.  Ya sea hablando placenteramente, alabando, sonriendo o haciendo algo especial por el otro.

Ciertamente, la mayoría de nosotros tratamos de comportarnos de esta manera… a veces.  Sin embargo, en función de incrementar el afecto entre los cónyuges, estos comportamientos deben dominar la relación.  En otras palabras, la mayoría de nuestras interacciones deben ser positivas.  

Por supuesto que de vez en cuando uno tiene algo que criticar o algo de que quejarse, pero esto debe ser algo "raro" en la convivencia de todos los días.

Para poder crear esta comunicación positiva y un ambiente agradable en el hogar, debemos poner en práctica ciertas técnicas, que con el correr del tiempo se convertirán en nuestro comportamiento habitual.

"Agradecimiento"

Dice el Talmud (Baba Kama 92b): "Si has tomado agua de un manantial, no le tires piedras".  Si el agua nos ha sacado la sed, debemos demostrar agradecimiento por ello, no dañándola a pesar de que es un objeto inanimado, sin sentimientos.  

Y si la Torá nos enseña que debemos demostrar agradecimiento a un objeto inanimado, cuánto más debemos preocuparnos por demostrar agradecimiento a un ser humano que ha hecho una bondad con nosotros!  Y por supuesto que nuestro cónyuge ha hecho y hace cosas buenas por nosotros constantemente.  Es por eso que, es muy importante acostumbrarse a decir "GRACIAS" por cada cosa que el otro hace por uno.  

Cuando nos referimos a cada cosa que el otro hace por uno, estamos hablando de las cosas que se hacen frecuentemente, las que se hacen esporádicamente, las que son obligación del otro hacer, las que se hacen incondicionalmente, las cosas de mayor magnitud y las pequeñas también.

La razón por la cual debo agradecer por cualquier tipo de acción es porque incluso que el otro haga algo porque está obligado a hacerlo o es algo de todos los días, cada vez que yo le agradezco y reconozco su acción, estoy en realidad reconociendo y agradeciendo el esfuerzo que ha invertido en esa acción.  Por ejemplo, si el marido es el que saca la basura todos los días, la mujer debe agradecerle por ese esfuerzo diariamente.  De la misma manera, cada vez que la mujer le sirva a su marido la comida, él debe agradecerle por eso cada vez que ella lo hace - incluso que lo haga dos o tres veces por día, pues cada vez que el otro hace esa acción está invirtiendo un "nuevo" esfuerzo.

El agradecimiento y reconocimiento alentará a cada uno a continuar cumpliendo con su obligación con una buena predisposición y por otro lado, será un punto de acercamiento entre la pareja.

También es importante agradecer por las cosas que el otro no hace tan frecuentemente, pues a pesar de que nos hubiese gustado que el otro haga esa acción con más frecuencia, finalmente cuando sí la hizo es mi oportunidad para agradecerle por ello, y así estimularlo para que continúe haciéndolo.

Por ejemplo, si el marido un día decidió sacar los platos de la mesa después de comer, no sería muy inteligente por parte de la mujer pensar "¿por qué tengo que agradecerle?  Hace bastante tiempo que estoy esperando este momento!".  De esta manera, ella implanta en su corazón el sentimiento de resentimiento y por ende deja de lado el agradecimiento, lo que producirá un resultado negativo en el otro.  Pero si la mujer piensa que su marido ha hecho un acto de bondad para con ella, entonces su reacción natural será agradecerle, y de esa manera el resultado de la situación será absolutamente positivo.   

"Alabanzas"

Una alabanza sincera es considerada un gran acto de bondad.  Cuando uno de los cónyuges alaba al otro, automáticamente incrementa la auto-estima del otro.  La persona hace que el otro se sienta especial, y así como a uno le gusta que le digan que es competente, inteligente, desenvuelto, amado, necesitado, atractivo, etc., así también ocurre con el otro.  La alabanza le da a la persona alabada un sentimiento de que el otro la aprecia y la tiene en cuenta constantemente, pues para poder alabar a alguien debo estar pendiente de sus actos.

Por otro lado, es natural sentirse atraído por alguien que me hace sentir bien.  Es por eso que, si actualmente no he puesto en práctica este comportamiento y no sé como comenzar, lo mejor es escribir una lista de cinco a diez cosas que el otro hace y tratar de alabarlo por eso diariamente.  Con el correr del tiempo se transformará en una acción automática "ver" las cosas positivas que el otro hace, y me daré cuenta de que en realidad mi pareja me brinda muchas más cosas positivas que negativas.

"Crear Momentos de Conexión"

Es importante que a lo largo del día, la pareja tenga la oportunidad de disfrutar de pequeños momentos de conexión positiva.   Estos momentos son los que, en definitiva, le brindarán a la pareja una sensación constante de júbilo.  

Dos de los momentos más importantes del día son el momento en que cada uno parte hacia su trabajo y el momento en el cual regresamos al hogar.  Es importante que la despedida en la mañana sea agradable, pues con esa visión nos quedaremos durante todo el día hasta regresar a casa.  Entonces, ya sea que el hombre salga a trabajar y la mujer se quede en casa, o que los dos salgan a trabajar, el momento de la separación debe contener palabras de afecto y un rostro sonriente.  Esta acción no toma más que un minuto del tiempo de cada uno, pero puede aportar muchas horas de felicidad al matrimonio.  De la misma manera, en el momento del reencuentro es importante tomarse algunos minutos para reconocer la presencia del otro y expresarle cuánto lo hemos extrañado.

Además, es muy positivo compartir "un tiempo de calidad" con el otro.  

Este momento no tiene que ser necesariamente extenso - con 20 minutos o media hora es suficiente.  La pareja debe fijar días (si se puede hacer diariamente es mejor pero si no es posible, hacerlo dos o tres veces por semana por lo menos) en los cuales pueden compartir alguna actividad que los dos disfruten sin que haya ninguna interrupción - no teléfonos, no hijos, no vecinos, no amigos, etc.  En estos momentos, la pareja tiene la oportunidad de salir de la rutina diaria y de la vida "técnica" que lleva, y puede conectarse emocionalmente uno con el otro.  Cualquier actividad que se elija es beneficiosa, como por ejemplo: compartir un helado, jugar al scrabel, escuchar música, salir a caminar, o simplemente sentarse en el sofá del salón y compartir nuestros sentimientos.  De esta manera, tanto el hombre como la mujer saben que no tendrán que esperar hasta las próximas vacaciones para disfrutar juntos de un momento placentero.

Todas estas técnicas nos ayudarán a incrementar el afecto en el matrimonio, pues el amor es el placer emocional que alguien experimenta cuando encuentra una virtud en el otro e identifica al otro con esa virtud.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal