Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shavuot Descubriendo la Tora


La Torá, modelo y guía de nuestra vida.
Por. Rabino Mordejai Herbst.



Hay un magnífico Midrash en la tradición judía, que dice que Dios creó la Torá antes de haber creado el mundo, y que según lo escrito en la Ley Divina, fue creando y dando forma a la tierra. Como un ingeniero que confecciona primero los planos de su obra. y luego la construye de acuerdo con el diseño, así se formó el orbe según las leyes de la Torá. Vale decir que la Torá es el plano celestial de la Creación, según el cual Di’s creó el universo.


Asimismo, la Torá rigió los destinos del pueblo de Israel durante toda su historia y por eso es la Ley de la Vida que sirve de guía para nuestra existencia, y fija normas de conducta inamovibles. A ellas debemos ajustamos en todos los ordenes y aspectos de nuestra diaria tarea, la Torá conforma nuestra idiosincrasia. y ésta es inmutable al igual que su fuente. Así lo expresó Maimónides en uno de sus Trece Principios de la Fe: "Yo creo con fe plena que la Torá es eterna y no será sustituida jamás.” La vida de los individuos debe adaptarse a ella, y no al revés.


Por eso es revelador que aún antes de haberse formado el pueblo judío como entidad políticamente organizada, ya le fuera entregada la Torá en el Monte Sinai, y que de acuerdo con sus dictados y preceptos se constituyó la organización estatal de la nación judía.


En este caso Israel difiere singularmente de todos los demás pueblos que, en su mayoría, conquistaron primeramente sus respectivos territorios, y luego dictaron su Constitución comenzando así a forjar su historia nacional. En realidad. Israel es el único pueblo del mundo que demarcó así su trayectoria y sufrió semejante proceso histórico de desarrollo: primero recibió su codificación (que representa la base de su cultura y civilización), y después conquistó el territorio en que habría de establecerse.


En los Diez Mandamientos que Dios encomendó a su pueblo elegido, está ordenado "No robarás"; ¿a quién podrían haber robado en aquella época y con qué fin si recibían su sustento sin esfuerzo ni trabajo; el maná y las codornices bajaban del cielo, el agua lo obtenían del pozo del desierto y sus vestidos crecían con ellos?
Otra cuestión que se plantea en la Torá son las leyes concernientes a un esclavo. ¿Acaso había esclavos en el desierto? O, por ejemplo, el décimo mandamiento que prohíbe codiciar la casa ajena, ¿qué aplicación práctica podría tener esa ley si en el desierto, durante su vida nómada, los judíos vivieron en míseras cabañas? Lo mismo puede decirse de los preceptos sobre descanso semanal, año sabático y jubileo, ¿acaso tenían campos o terrenos en el desierto? O de la exactitud de las pesas y medidas en lo concerniente al comercio ¿Para qué les serviría si durante la travesía del desierto no hicieron negocio alguno?
Estos ejemplos, que podrían emplearse con todos los preceptos de la Torá, nos demuestran claramente que la codificación - que es la Constitución del judaísmo, fue dictada con anterioridad a la organización política del pueblo hebreo ¿Para qué? Para que fundara su Estado conforme a las leyes sociales, principios morales y éticos y normas de justicia arraigados ya en la conciencia popular La Torá le sirvió al pueblo de principio ordenador de su vida política, económica y social.

 

La Torá constituye la mayor revolución pacifista en la historia de la humanidad.


Refiriéndose a una de las historias del Éxodo, cuando los pueblos de la antigüedad vieron el Monte Sinaí envuelto en llamas y columnas de humo, mientras la voz sobrenatural tronaba al dejar oír los Diez Mandamientos, se asustaron enormemente creyendo que se trataba de un nuevo diluvio o catástrofe universal que iba a consumirlos. Para salir de dudas fueron a consultar a un vidente, el malvado Bilam, sobre el significado de aquellos fenómenos, entonces Bilam, los tranquilizó diciendo que Di’s no volvería a exterminar a las criaturas de la tierra, sino que fortalecería a su pueblo Israel mediante la paz, como está dicho: "El Eterno fortaleza a su pueblo dará, el Eterno bendecirá a su pueblo con la paz". (Salmos 29-11)


Y esto es cierto, pues mientras los demás pueblos y especialmente los que dispusieron nuevas doctrinas, trataron de imponerse y forzar su fe al mundo con la fuerza de la espada y el fuego, con sangre y violencia, la instauración del judaísmo fue la revolución más pacífica en el devenir de la humanidad.


El mundo sufre desde sus orígenes sangrientas luchas de clases como consecuencia de la injusticia social, pero no obstante todas las revoluciones y transformaciones socio-políticas, que en su mayoría costaron millones de vidas humanas, no se ha logrado establecer la igualdad absoluta entre los hombres.


En cambio la Ley de Di’s introdujo las pertinentes modificaciones en el orden social, mediante preceptos tales como el descanso semanal -el shabat-, el año sabático, respeto por el servidor, etc. Se eliminan los latifundios mediante el mandamiento de restituir la tierra a su antiguo propietario en el año del jubileo (el año 50), en los casos en que el dueño debió enajenarla por estrechez económica Se logra la abolición paulatina de la esclavitud a través de los mandamientos correspondientes en defensa del esclavo. De esta manera se regulan las relaciones entre individuos y se equilibra el Índice patrimonial de los distintos sectores, sin un predominio desmesurado de uno sobre otro.

 

Revolución social eterna


Hasta hace muy poco las clases obreras de todo el mundo libraron violentas luchas por la reducción de las horas de trabajo, descanso semanal y otros derechos del trabajador. La Torá no necesitó llamar a la huelga ni propiciar medidas especiales de lucha; mediante un versículo de los Diez Mandamientos, proclamó el descanso sabático en el que nadie puede trabajar, ni el esclavo, ni la criada, ni siquiera los animales empleados en la labranza. Asueto general.


Es importante destacar, a propósito de lo expresado, que la Torá no es un libro meramente doctrinario, ni una apología del judaísmo, sino un código completo y perfecto que contempla todos los aspectos de la vida individual y comunitaria, tanto en el orden publico como privado. Todo está reglamentado y legislado desde las normas de ética y moral hasta las leyes laborales, desde las prescripciones dietéticas e higiénicas hasta la pureza conyugal, medicina, derecho procesal, ciencias políticas


Todo tiene su precedente en la Ley de Israel, y por eso ésta constituye el ejemplo supremo para toda sociedad organizada sobre las bases de la justicia y la .igualdad.


En lo que respecta al pueblo judío, esas bases fueron arraigadas aún antes de poseer territorio propio, igualmente tienen vigencia fuera de la tierra de Israel, pues la Torá es eterna y rigió en todas las diásporas a lo largo de la historia del pueblo judío.


El signo del mes hebreo de Sivan es “mellizos”, se ha interpretado esto en el sentido en que el pueblo de Israel y la Torá son como mellizos siameses unidos de por vida e inseparables. Gracias a esta conjunción perfecta hemos conservado nuestra nacionalidad durante las tristes vicisitudes de nuestro largo exilio, de otro modo no habríamos soportado los violentos embates del mundo exterior.


Gracias a la áurea cadena de 613 eslabones, que son los 613 preceptos de la Torá, no nos hemos perdido entre los miles de millones de individuos que pueblan el orbe y, en cambio, asistimos a la desaparición de poderosos imperios y pueblos multitudinarios.


Las principales civilizaciones de la antigüedad ocuparon el escenario de la historia, luego se sumergieron en las tinieblas de la decadencia y el ocaso, hasta su total extinción. Gracias a la Torá que nos fue legada, hicimos descender el cielo sobre la tierra, estableciendo la unión entre ambos dominios, mediante el cumplimiento de los principios y líneas de conducta divinas en la tierra.

 

La fiesta de Shavuot


Shavuot es por eso, además de la fiesta en que se evoca la entrega de las Tablas de la Ley, el símbolo del cielo -por la espiritualidad que dicha conmemoración encierra- y también de la tierra, puesto que se traen las ofrendas de Bikurim (ofrendas de los primeros productos agrícola-ganaderos). La entrega d. la Torá en el Sinai fue un acto plenamente espiritual, pero gracias a los nobles y elevados principios de nuestra Ley Suprema, hemos elevado al nivel espiritual también los bienes materiales.


El Tratado de Principios, dice:”Si no hay harina no hay Torá, si no hay Torá. no hay harina". La primera parte de esta máxima es fácil de comprender, quien no tiene lo suficiente para su diario sustento (harina), no puede estudiar con tranquilidad la Torá. Pero ¿qué significa la relación inversa? En efecto, si el mundo se rigiese por las leyes de la Torá y actuase conforme a sus enseñanzas de amor al prójimo, exactitud de pesas y medidas y honestidad para con el obrero -como predica la Ley de Moisés- alcanzaría la harina para todos y no habría desequilibrios sociales. Las injusticias desaparecerían sin necesidad de derramamientos de sangre y reinaría la mutua comprensión entre los hombres

Afirmó el ilustre Maimónides, como médico que era, que si la gente se alimentase según los principios dietéticos de la Torá (Leyes de Kashrut), jamás se enfermarían.

En términos modernos podríamos decir que la Torá es un excelente tratado de medicina preventiva, tanto en el orden físico cono en el espiritual y social. Siguiendo sus consejos se evitarían grandes flagelos nacionales y mundiales, la Torá es realmente, el plano celestial de la Creación, diseñado por un ingeniero perfecto y genial. De todos modos ha sido, es y será el guía incuestionable en todas las fases de la historia de nuestro pueblo, permanentemente.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal