Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


La Felicidad
Por. Rabino Tom Meyer



Para que nuestra alma pueda elevarnos a un estado de conciencia e inspiración, debe tener combustible. La felicidad es el combustible.

La felicidad es como la gasolina en un avión. Quítasela y no despegará.

La felicidad tiene dos marcos: el presente y el futuro.

Algunos de los gurus espirituales aconsejan a la gente vivir sólo el presente. Si sólo viviéramos el “ahora” y no pensáramos en el futuro - ellos dicen - la vida sería feliz. Pero he visto que eso realmente no funciona. La gente piensa mucho en el futuro y está bien hacerlo; deben hacerlo.
Por otro lado, si sólo piensas en el futuro nunca disfrutarás lo que estás viviendo ahora.
Un amigo mío se fue una vez de vacaciones con su familia a Hawaii. Cuando regresó le pregunté cómo le había ido.

“Horrible!” - me dijo.

“¿Cómo pueden ser horribles unas vacaciones en Hawaii?”.

“Todo lo que hice fue tomar fotos” - me dijo - “Tengo tres álbumes, pero casi no tuve ningún momento para relajarme”.

Eso es lo que llamamos vivir el futuro.

Entonces, ¿cómo podemos lograr la felicidad en el presente y la alegría por el futuro?

Vivir el Momento

Vamos a empezar analizando cómo ser feliz en el presente. Les daré una tarea que realmente les aconsejo que hagan pues los resultados serán divertidos y sorprendentes.

Haz una lista de 25 cosas que creas que necesitas para ser totalmente feliz. No te limites, escribe libremente sin preocuparte sobre cómo se verá tu lista al terminar.

Aquí hay una lista de cosas que la gente que asiste a mis seminarios generalmente escribe en sus listas:

Un millón de dólares.

Un billón de dólares.

Un crucero de seis meses alrededor del mundo.

Ser presidente de su país de origen.

Un Porsche.

Un matrimonio perfecto.

Ser famoso.

Tener mi propio show de T.V.

Hijos sanos.

Padres que se lleven bien.

Una mansión.

Un avión privado.

Tienes que admitir que son cosas increíbles! Pero, ¿realmente estas adquisiciones te harían feliz?

Eso depende de lo que la felicidad signifique para ti. Creo que es un buen momento para definir nuestro tema. La felicidad significa tener placer de lo que tienes.

Seguro que no vas a ser feliz por las cosas que no tienes. La felicidad es caminar en un día soleado y sentir de repente un sentimiento fuerte de placer, o llegar a casa después del trabajo y ser recibido por tu hijo.

Cuando te sientas a comer en un restaurante elegante definitivamente te sientes muy bien y eso es porque estás feliz, estás disfrutando de lo que tienes.

Tener y No Tener

Sin embargo, observa las cosas que aparecen en las listas de las personas. Una cosa es clara: Si quieren ser felices, están transitando por el camino equivocado. No estoy diciendo que no deberían luchar por todas esas cosas, sino que simplemente deberían disfrutar y tener placer de las cosas que ya tienen.

Observa tu propia lista. ¿Cuántas de las cosas que has escrito tienes actualmente? Si sólo tienes algunas e inclusive si no tienes ninguna, seguro estarás diciendo: “Mi felicidad depende de X, Y y Z”. Sinceramente espero que las obtengas pero mientras tanto, ¿cómo serás feliz?

Lo que quiero que veas es que ya tienes muchas e increíbles bendiciones. Es muy enriquecedor y productivo notarlas y es por eso que quiero que hagas otra lista. Esta vez escribe 25 de las bendiciones más grandes que tienes actualmente en tu vida.

Estas son algunas de las cosas que la gente comúnmente escribe en sus listas:

Tengo manos.

Tengo pies.

Tengo ojos.

Mis padres están vivos.

Uno de mis padres está vivo.

Estoy vivo.

Tengo hijos.

Tengo un buen amigo.

Tengo una casa.

Amo a mi esposa o esposo.

Mi esposa o esposo me ama.

Aprendo algo nuevo cada día.

Sé leer y escribir.

Vivo en Estados Unidos, Canadá, México, etc.…

Soy relativamente sano.

Ahora tienes dos listas:

Lista A: Las cosas que necesitas para ser feliz.

Lista B: Las bendiciones que ya tienes.

Ahora te quiero enseñar algo increíble. ¿Cuál de las dos listas crees que tiene mejores cosas escritas? Por ejemplo: En la lista A pusiste un millón de dólares (o un billón si eres realmente ambicioso), y vamos a decir que pusiste “ojos” en la lista B.

¿Qué preferirías tener: ojos o un millón de dólares? ¿No te importaría perder tus piernas por esa cantidad de dinero?

¿Cuál es el precio que marca la etiqueta de la vida?

Sin excepción alguna, les he enseñado a la gente que la lista de lo que tienen es mucho más valiosa que la lista de lo que piensan que los haría felices. Entonces, si la gente ya tiene una lista de bendiciones increíbles y no están satisfechos ¿por qué deberían pensar que serían felices si tuvieran más cosas?

No te imaginas la gente con la que he hablado y que a pesar de tener muchos problemas llegan a reconocer el invaluable precio de sus bendiciones.

Los únicos que estuvieron renuentes a reconocer la cantidad de cosas increíbles que tenían en sus vidas, fueron los que estaban cerca del suicidio. El suicidio viene por pensar obsesivamente en las carencias de la vida.

¿Qué puedes aprender de todo esto? Que es maravilloso querer cosas nuevas, pero tienes también que tener placer del presente. La fórmula no es: “Si sólo tuviera X podría ser feliz" - pues no serías feliz. Cuando tengas X, vas a dedicarte a obtener Y. No tiene nada de malo querer tener X o Y, pero ¿por qué no disfrutar lo que ya tienes mientras tanto?

El Campamento Militar Para la Alegría

Me acuerdo de la primera vez que enseñé en una clase el tema de la felicidad. En una parte de la clase, le pedí a mis alumnos que hicieran una lista de los placeres que tuvieron ese día. “Escojan cosas que realmente hayan sentido muy fuerte” - les dije.

Adivina qué estaba escrito en la lista. Cosas como: “conciencia de Dios” y “ayudar a una viejita a cruzar la calle”.

Les dije: “No quieran aparentar, esas son cosas que piensan que deben decir. Quiero que me digan algo que realmente sintieron”.

Una niña que estaba sentada al fondo del salón, con vergüenza levantó la mano y preguntó: “¿Una deliciosa taza con café en la mañana, sirve?”.

Le pregunté: "¿Qué sentiste cuando la tomaste?".

“Fantástico” - me dijo.

“Yo me senté frente al sol antes de comenzar la clase y me sentí muy a gusto” - dijo otra persona.

“Yo recibí una llamada de mi hermana hace unas cuantas horas” - dijo un tercero.

Esos fueron realmente buenos ejemplos.

Cuando le pido a la gente que recuerden un momento de felicidad, piensan que estoy buscando que me contesten algo santo o fuera de lo común. Eligen cosas demasiado grandes que creen que deben sentir, pero que probablemente no sienten. Además, no muchas cosas grandes nos pasan a lo largo del día. La vida está compuesta de miles y miles de momentos pequeños.

La verdad es que la felicidad es el estado natural del ser humano. Observa un bebé por unos cuantos minutos. Los bebés no parecen tener demasiada dificultad para ser felices.

Para que entiendan mejor el tema suelo llevar helado a los seminarios. El estado de ánimo de todos generalmente cambia y muestran puras sonrisas. El helado hace el truco - les hace olvidar sus problemas y los enfoca en la bondad de la vida. Estar feliz debería ser un placer sentido en todas partes, no sólo un concepto abstracto que queda en la mente.

Quédate tres días observando tus momentos de felicidad. Cada vez que sientas un momento de placer, identifícalo. Vas a ver que son pocos y no suceden muy seguido - no porque son pocas las oportunidades de sentirlos, sino porque estás preocupado o estás pensando en lo que está mal.

Cada momento puede ser vivido con placer. Si pudieras, de repente, ver o escuchar por primera vez estarías lleno de alegría… por lo menos todo un día.

Observar una flor; ver a un amigo caminar hacia ti; disfrutar algo que estás comiendo - todos estos son momentos de felicidad.

La gente me pregunta frecuentemente si debería escribir sus momentos de felicidad y mirar la lista diariamente. La verdad es que no debemos de estancarnos con los viejos placeres. Cada segundo trae nuevos placeres. ¿Para qué necesitas ver la lista de los placeres que viviste ayer?

La felicidad es la actitud de percibir el bien que constantementeviene hacia nosotros. Hay tanto bien viniendo cada minuto que no hay necesidad de volcarnos al pasado. No necesitamos tomarnos de una cuerda para impedir ahogarnos si estamos pisando tierra firme.

La clave es entrar en el hábito de observar las cosas buenas, en lugar de quejarnos todo el día de las cosas que están mal. Me refiero a esto como un tipo de campamento militar. En un campamento militar, el ejército le enseña al soldado cómo hacer cosas instintivamente que nunca ha hecho antes en su vida, como por ejemplo desarmar y armar un arma. Tenemos que trabajar para obtener los hábitos de la felicidad. Estamos tan programados para ver lo malo o tan acostumbrados a dar por sentado las bendiciones, que nos volvemos insensibles a todas las cosas tan interesantes, buenas y agradables que nos rodean.

Sentir Alegría Por el Futuro

Los seres humanos viven en el tiempo. He encontrado que no es suficiente para la gente sentirse bien en el presente; también necesitan sentirse optimistas respecto del futuro. Este optimismo es llamado “alegría”.

Alegría significa sentirse emocionado acerca del futuro.

Una persona que siente que la vida es maravillosa hoy, pero que está preocupada y desilusionada por la semana entrante, pierde totalmente el sabor de la vida.

Llevé a mis hijos a un viaje a Disneylandia hace unos cuantos años. Estaban tan emocionados la noche anterior que les fue muy difícil ir a dormir.

¿No sería increíble si pudiéramos vivir así - tan emocionados acerca de lo que ocurrirá al día siguiente - deseando no tener que ir a dormir por la noche?

La alegría nos da un sentimiento de poder y energía.

En la televisión norteamericana había un juego llamado “El barrido del supermercado”, en el cual los concursantes tenían un carro de supermercado en una tienda departamental y les daban dos minutos para tomar todo lo que pudieran. El carro de la persona que contuviera la mercancía de mayor precio ganaba. La gente corría a lo largo y ancho de la tienda como canguros salvajes.

Este es un ejemplo exagerado del poder de la alegría (por cierto, si tienes alegría por el futuro pero no por el presente estás a la mitad del camino).

La gente utiliza muchos métodos para alcanzar la felicidad. Algunos de ellos lo hacen muy bien, pero otros están condenados a fracasar. Vamos a ver dos ejemplos:

Ilusión

Tengo que ser muy cuidadoso en la manera en la que explicaré este concepto, porque sino pueden malentenderme. Los deportes profesionales son un muy buen ejemplo de este tipo de alegría. ¿Qué pasa cuando un equipo de béisbol gana la serie mundial? La ciudad se vuelve loca. Miles de personas salen a las calles gritando: “somos los campeones, somos campeones”.

Cuando estaba en la universidad, los Tigres de Detroit ganaron la serie mundial. Detroit era mi ciudad natal. Un año antes, la ciudad había tenido el peor disturbio racista en la historia de los Estados Unidos.

Fui con unos amigos al centro de la ciudad. La gente estaba bailando encima de sus coches, la gente se abrazaba una con otra y llevaban letreros con la “V de victoria”. Fue muy divertido.

La razón por la cual llamo a esto "ilusión" es porque no se convierte en algo significativo, se disipa rápidamente.

La alegría viene por sentir un tipo de poder: “Mira lo que acabamos de hacer. Podemos hacer lo que sea si trabajamos juntos”. Esto es la alegría. Pero sólo porque 25 jugadores de béisbol ganaron el campeonato mundial no significa que en el futuro van a poder lograr muchas otras cosas.

Por eso es que no es duradera.

Otro ejemplo de esto es ganarse un millón de dólares en la lotería. La alegría es que vas a poder hacer lo que quieras. Pero si no sabes lo que quieres, vas a perder el control, y la oportunidad seguramente se va a ir de tus manos.

He leído una gran cantidad de historias sobre personas que se ganan la lotería, compran barcos, toman vacaciones, compran una casa nueva y están invadidos por oportunistas. Sin darse cuenta, la vida de ellos con ese dinero es peor que la vida de antes. Difícil de creer pero cierto! Sin embargo, es una muy buena oportunidad.

Lo Real

Las personas realmente sienten alegría cuando se casan o tienen un hijo. La vida comienza a tener un mayor sentido. La alegría viene como anticipación pues compartirás la vida con alguien que amas verdaderamente. El futuro es brillante. Van a haber paseos en el parque, carreolas, partidos de fútbol, adolescencia, una boda.

Contribuye a una mejor vida - la realidad debajo de este concepto es cierta.

Esto proviene del sentimiento de que estás haciendo algo con tu vida que te dará un significado eterno. Es lo que los seres humanos buscan. Este tipo de alegría viene cuando, por ejemplo, sientes que estás creciendo en sabiduría, que estás mejorando la vida de otras personas o que estás cambiando el mundo.

Cuando la gente piensa que son un mero “cero a la izquierda”, que su existencia no se nota, no pueden sentir un sentimiento de alegría. Es por eso que necesitamos sentir que nuestras relaciones tienen permanencia, que nuestra sabiduría y buenas acciones tienen un valor duradero.

Mucha gente siente - y yo soy uno de ellos - que creer en D'os y en la vida después de la muerte es una parte importante para este sentimiento de optimismo y alegría.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal