Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


En la Mira
Por. Arturo Kanner



Vivimos en un mundo lleno de estereotipos.  Desde pequeños nos limitan a pensar en horizontes lejanos y por más que sea una democracia en el papel, es una dictadura en la realidad, pues por un lado somos supuestamente libres en todo, pero por el otro, la mayoría de nosotros somos esclavos de nuestro trabajo y de la sociedad.  Dentro de esas limitaciones, lo que nos encierra en un círculo sin salida son los estereotipos con los cuales vivimos gran parte de nuestra vida sin cuestionarlos ni fundamentarlos.  Simplemente vemos la vida desde esa perspectiva - muchas veces errónea - y nos limitamos a ver más allá de lo que nuestra pobre cultura nos transmite…

A veces, para ver las cosas en forma verdadera tienes que deshacerte de tus intereses personales y ver a los seres humanos y sus distintas culturas desde adentro, descubriendo sus valores y significados.

¿Qué puedo decirles?  Nací y crecí gran parte de mi vida con esos estereotipos que en gran medida limitaron mi visión.  Pero llegó la madurez; llegó el momento en el que no podía seguir jugando al juego de las etiquetas, y me enfrenté a aquel grupo que tanto la sociedad JUDIA ha marcado, denigrado y difamado… Me enfrenté a nada más y nada menos que a la vida de mis bisabuelos y de los bisabuelos de todos los que hoy seguimos siendo judíos… y más que nada, a mi historia y a la historia de mi pueblo.

Manos a la Obra

Estaba temblando, por todos lados buscaba rastros de fraudes, electrodos para la cabeza y libros de hipnotismo… y en eso, con una sonrisa maravillosa, entró el rabino a la casa y comenzó a cantar una conocida canción que me recordó mi infancia…  Mientras cantaba sentí algo por demás especial, una mesa de reyes, una familia cantando en armonía, invitados y sonrisas en la boca…

"No puede ser!!!  Están actuando, seguro que cuando me vaya las luces se apagarán y todos serán distintos" - pensé.  

Y mientras todos estos pensamientos viajaban en mi mente, oí la serenata más bonita que he escuchado en toda mi vida: el rabino cantó un poema sobre el valor de la mujer judía - "Eshet Jail" - escrito por el rey Salomón, (ni Pablo Milanés podría componer algo tan lindo).

Durante la cena se cantó y se habló de todo, pero más que nada de la vida.  Cuánto más pasaba el tiempo, más deseaba que no acabe, pero finalmente llegó el momento inevitable de despedirse - "shabat shalom y gracias".  Al cerrarse la puerta, como diría Serrat: "llegó el final y se acabó la fiesta".

Para poder entender a un grupo social lo debemos conocer desde una perspectiva amplia, debemos entender su historia, su desarrollo, sus fundamentos y más que nada su vida misma.  Tratar de ver al judaísmo desde una perspectiva occidental del siglo XX , es como tratar de ver a un paciente que hace terapia desde la perspectiva de mis sentimientos y no desde el desarrollo de su lenguaje.

Compartiendo el Crecimiento

Una vez, un productor de cine me comentó que lo que más le llamaba la atención de la gente observante es que no perdían un solo minuto, siempre corrían de un lado al otro, y la pregunta obvia era: "¿Para qué?  ¿Qué es lo que buscan?  ¿A dónde van?".  

En una ocasión, a lo largo de mi travesía, le pregunté a un rabino por qué al levantarse en la mañana la gente observante se lava las manos de una forma especial.  Él me contestó: "Místicamente hay impureza en tus manos y ésta es una manera de quitarla.  Pero también al lavarnos las manos buscamos simbólicamente limpiarnos del sueño, empezar a vivir, porque el dormir es escoger no vivir".  

"Crecimiento", esa es la palabra básica para entender al judaísmo.  Cada día es el único que tenemos y es nuestra única oportunidad para superarnos, para entender más al mundo, a la vida y a D-os, para ser mejores seres humanos y para vivir con la verdad.  Desde pequeños, se educa a los niños a mejorar internamente y es muy común ver la escena de un Bet Midrash (casa de estudio) a las 10 de la noche con un niño de 13 años batallando entre los problemas que plantea el Talmud.

En mi expedición aprendí que en el judaísmo no se evalúa lo externo, las calificaciones o las notas.  Lo que realmente importa es lo que sabes, lo que entiendes - pues de lo contrario, el único que se perderá de saber y vivir con más claridad es uno mismo.   La escena de los viernes en la noche en la cual los niños estudian con sus padres un texto debatiendo y buscando la verdad es una escena que probablemente sólo en los sueños se puede llegar a ver.  

Recordar es Volver a Vivir

Se suele decir que "recordar es volver a vivir".  Nos trae melancolía abrir el álbum de la infancia mientras escuchamos en la radio: "remember the days in the old school yard".  Aprendí que el pasado de nuestro pueblo prácticamente nos moldea el presente y nos da enfoque para el futuro, pues en el judaísmo cada año es como un tour que en cada etapa te lleva a revivir los hechos históricos que han moldeado su idiosincrasia, su vida y su realidad.

Cada fiesta es una aventura en si misma: Rosh Hashaná y Iom Kipur son un tour por las profundidades de nuestro interior.  Sucot, "la fiesta de la felicidad", nos lleva a acampar bajo el cielo estrellado y a entender que estamos en las manos de D-os y que la verdadera felicidad no requiere materialismo.  Simjat Torá es la fiesta en la cual bailamos y nos alegramos con lo más preciado que tenemos: "una relación con D-os".  Janucá es una vivencia en la que cada vela y cada noche es un crecimiento en si mismo para entender profundamente lo que significa el ser judío y los milagros que el Todopoderoso ha hecho para que sigamos en este mundo.  Purim es revelar la verdad por medio del disfraz enseñando que lo físico también es importante.  

Pesaj es revivir nuestra concepción como pueblo, nos sentamos en una mesa y revivimos la salida de Egipto.   Y hay algo particular en ella, ya que en Pesaj debemos enseñarles a los niños a valorar lo que era la esclavitud espiritual y lo que es la verdad y la libertad ideológica.  Shavuot es recibir lo que nos hace un pueblo Divino, la Torá.  La gente se queda toda la noche reviviendo la experiencia del Sinai y estudiando hasta el amanecer.

Tishá BeAv, es el día de ayuno en el cual recordamos las terribles tragedias que nuestro pueblo ha vivido en la historia: se llora por el holocausto, la inquisición, los dos Templos Sagrados que fueron destruidos, etc.  (Se cuenta que Napoleón entró un Tishá Beav a una sinagoga y al ver que todos estaban llorando en el suelo preguntó qué había ocurrido.  Y le contestaron que se destruyó el Templo 2000 años atrás, y del asombro Napoleón replicó: "Este es un pueblo que se merece tener una tierra").  

El resultado de este tour anual es revivir la historia y rehacerla con crecimiento.

La Luz de la Armonía

Dice la ley judía: "Si una persona no tiene dinero para comprar el vino y las velas de shabat, debe comprar las velas para que haya shalom bait - armonía en el hogar".  Cuando un código legal considera en sus fundamentos que la cosa más importante es la paz en el hogar, entiendes dónde están sus valores.

"Shalom bait" es probablemente el punto más increíble y crítico de la filosofía judía, tanto hombres como mujeres son preparados para el matrimonio.  Se les enseña que un buen matrimonio es muy difícil de lograr y es por esta razón que hay que trabajar mucho para lograrlo.  El primer año de casados están obligados a pasar la mayor parte del tiempo juntos, simplemente conociéndose y entendiendo quién es uno y quién es el otro y así comenzar a moldear su relación.

Una Isla en el Tiempo

El shabat es una isla en el tiempo.  Un momento en el que la gente se aísla de su realidad física enfocándose sólo en lo que es importante y real: sus objetivos, su familia, el estudio de las fuentes, y lo que es más importante: atestiguar la existencia de un Creador y de Su propósito Divino.

Tenemos vacaciones una vez a la semana, pero no cambiando de escenario sino de personaje…

Tres mil trescientos años de vida, de seguir adelante, de contrarrestar adversarios y de hacer lo que es correcto, se han podido lograr gracias a una seriedad y dedicación para vivir lo que es verdadero y correcto, pues de otra forma, como imperio, hoy sólo estaríamos en las páginas de la historia.

Ahora comprendo por qué mis bisabuelos y los bisabuelos de todos nosotros estaban orgullosos de ser y vivir como judíos, pues no hay experiencia más grande que vivir la verdad en un mundo de estereotipos.  




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 2+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal