Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Torá y ciencia


El Principio Antrópico
Por. Profesor Nathan Aviezer



En años recientes, se ha vuelto raro para muchos científicos que el universo parece haber sido diseñado para la existencia y bienestar de los seres humanos. Este fenómeno, que ha atraído considerablemente la atención de los científicos se ha denominado "el principio Antrópico" - de la palabra griega anthropis, que significa "hombre".

El principio Antrópico se expresa a si mismo de dos maneras:

    1-Inclusive cambios por demás pequeños hubieran hecho imposible que la vida exista, y
    2-La vida humana no hubiera sido posible sino por la ocurrencia de un gran número de eventos improbables en el pasado.

    Ya sea que el científico secular vea tal secuencia como una ocurrencia "accidental y de suerte", el judío creyente la ve como la mano guiadora del Creador.

    Veamos algunos de ellos.

    Energía Solar

    Como consecuencia de las condiciones extremas presentes en el interior del sol un protón puede ocasionalmente transformarse de manera espontánea en un neutrón, que al igual que el protón es una partícula fundamental de la naturaleza. El neutrón resultante puede combinarse con otro protón para formar una partícula compuesta llamada deuterón. Estos "deuterones" se queman a través de una reacción termonuclear y su "combustión" produce el intenso calor y la luz brillante del sol. Por lo tanto los deuterones constituyen el combustible solar que genera la energía solar que permite que la vida exista en la tierra. Una característica muy importante de la combustión solar es que ocurre en forma gradual.

    La posibilidad de la combinación protón-neutrón y la imposibilidad de la combinación de los mismos depende de la fuerza que existe en la "fuerza nuclear", una de las fuerzas fundamentales de la naturaleza. (Las otras fuerzas fundamentales incluyen la conocida fuerza gravitacional y la fuerza electromagnética). Cálculos detallados de la fuerza nuclear han demostrado los siguientes resultados:

    • Si la fuerza nuclear fuera sólo un poco más débil, entonces un protón no podría combinarse con un neutrón para formar el deuterón. Si este fuera el caso, los deuterones no se formarían en el sol y consecuentemente no existiría ningún combustible nuclear. Como resultado, el sol no brillaría sino que sería una bola fría de gas inerte - eliminando la posibilidad de vida en la tierra.
    • Si la fuerza nuclear fuera un poco más fuerte, entonces cada protón se combinaría rápidamente con otro protón dando resultados explosivos. Si este fuera el caso, el sol explotaría y esto provocaría que deje de "quemar", y en consecuencia no habría vida en la tierra.

    El hecho de que la fuerza de la energía nuclear parece oscilar entre el rango en que estas dos catástrofes podrían ocurrir, es algo extraordinario.

    Agua y Aire en Nuestro Planeta

    No es necesario extenderse en una explicación sobre la necesidad del agua y del aire para la existencia de la vida. La tierra tiene una reserva abundante de ambas, permitiéndole así florecer, mientras que nuestros dos planetas vecinos, Venus y Marte, son carentes de agua y aire, y por lo tanto carentes de vida. Estos hechos no parecen particularmente espectaculares, pero debemos ver cuán increíbles realmente son.

    Recientemente se descubrió que después de haberse formado estos tres planetas: La Tierra, Venus y Marte, éstos tuvieron grandes cantidades de agua superficial. Los canales profundos que se observan hoy en la superficie de Marte fueron esculpidos hace mucho tiempo por las rápidas aguas superficiales de Marte.

    Similarmente, Venus estuvo alguna vez cubierto por océanos profundos que contenían el equivalente a una capa de agua de tres kilómetros de profundidad sobre toda su superficie.

    Sin embargo, con el curso del tiempo, todas las aguas superficiales de Marte y Venus desaparecieron. ¿Cómo pudo la tierra "evitar" esta catástrofe?

    La respuesta es que la tierra "evitó" esta catástrofe por "accidente"!

    La tierra parece estar lo suficientemente distante del sol como para que el agua superficial de la Tierra no se evapore ni se descomponga, como pasó con Venus. Más aún, la tierra parece estar lo suficientemente cercana al sol como para que la temperatura permanezca lo suficientemente alta y así prevenir que los océanos se congelen para siempre, como pasó en Marte.

    El mismo equilibrio regula la atmósfera de la tierra.

    Estudios recientes del ciclo geo-químico del carbonato-silicato han demostrado que la atmósfera planetaria involucra la sutil correlación de muchos factores. Esta correlación es tan delicada que si la tierra estuviera sólo un poco más cerca del sol, las temperaturas de la superficie estarían mucho más altas del punto de ebullición del agua, evitando toda posibilidad de una atmósfera que mantenga la vida.

    Similarmente si la tierra estuviera tan sólo un poco más lejana del sol, la concentración de dióxido de carbono se haría tan alta que la atmósfera no sería respirable para los seres humanos. Afortunadamente, la órbita de nuestro planeta parece estar a una distancia crucial del sol que permite la formación de una atmósfera que permita la vida.

    Esta extraordinaria coincidencia es llamada por los científicos el "Problema de Rizos de Oro de la climatología". Recordando la historia para niños en la cual Rizos de Oro encontró varios artículos del bebe Oso que decían "ni tan frío ni tan caliente, ni tan duro ni tan liviano, sólo lo correcto", de la misma manera, los científicos se refieren a la existencia del agua y del aire en la tierra como otro ejemplo del principio antrópico.

    La Destrucción de los Dinosaurios

    Después de haber sido los indiscutibles dueños de nuestro planeta, todos los dinosaurios repentinamente se extinguieron. Esta destrucción repentina de todos los dinosaurios conjuntamente con la mayoría de otros animales es la extinción masiva más famosa que ha ocurrido entre todas las que han existido periódicamente en la historia de nuestro planeta, acabando bruscamente con la mayoría de las especies animales.

    La desaparición repentina de los dinosaurios ha asombrado a los científicos por muchos años. ¿Qué pudo haber causado la brusca desaparición de aquellas extinciones masivas de animales después de haber disfrutado de un largo período de dominio? ¿Qué ocurrió que, de repente, los borró a todos del mapa?

    Después de años de debate, el conflicto acerca de lo que había causado la destrucción repentina y total de los dinosaurios fue finalmente resuelta en 1980 por el ganador del premio Nobel 1980, Luis Alvarez y su hijo Walter. Los dos explicaron que un meteorito gigante del espacio exterior chocó con la tierra, causando una catástrofe mundial. Esta explicación que se aplicó para ésta y otras extinciones masivas se ha conocido con el nombre de la "teoría del impacto". La evidencia científica en favor de la teoría del impacto se acumuló rápidamente y para 1987 el profesor Alvarez podía dar 15 diferentes piezas de información científica que apoyaban la teoría.

    El punto central en nuestra discusión es que el choque entre un meteorito y la tierra fue una cuestión de pura suerte. Esto ha sido repetido por los principales paleontólogos. Por ejemplo, el profesor David Raup, antiguo presidente de la Sociedad Paleontológica Americana, ha tomado este punto como el tema central de su famoso artículo (el cual llegó a ser un libro con el mismo título): "Extinciones: ¿malos genes o mala suerte?". Raup enfatiza el rol jugado por la "suerte" en las extinciones masivas:

     

    "La extinción de una cierta especie o un grupo grande de animales es producido por la mala suerte más que por los malos genes, y sólo una pura casualidad favorecería a algunos grupos biológicos y no a otros".

    El profesor David Jablonski de la Universidad de Chicago, una autoridad mundial en el tema de extinciones masivas, plantea su opinión:

     

    "Cuando una extinción masiva golpea, no son las especies más apropiadas las que sobreviven, sino las más afortunadas. Las especies que apenas se pudieron mantener... heredaron la tierra".

    Estos grandes paleontólogos están enfatizando que si un meteorito gigante de repente se caería del cielo y destruiría algunas especies, mientras que permitiría que otras especies sobrevivy finalmente florezcan, entonces las últimas especies estuvieron bendecidas con buena suerte - la ocurrencia de un evento extremadamente improbable y totalmente inesperado.

    El principio Darwiniano de "la supervivencia del ser más apropiado" es irrelevante en un proceso como este.

    Los Dinosaurios y el Hombre

    ¿Por qué la destrucción repentina de todos los dinosaurios es un ejemplo mundial y dramático del principio antrópico?

    Mientras que los dinosaurios dominaron la tierra, no existía la posibilidad de que los mamíferos existan. Sólo después de la extinción de los dinosaurios los mamíferos surgieron y se convirtieron en la fauna dominante.

    Esta conexión entre los seres humanos y los dinosaurios fue enfatizada por el profesor Alvarez, quien acabó su artículo sobre la destrucción brusca de todos los dinosaurios del mundo, con las siguientes conmovedoras palabras:

     

    "Desde nuestro punto de vista humano, ese impacto (del meteorito) fue uno de los eventos más importantes que ha existido en la historia de nuestro planeta. De no haber tenido lugar, los mamíferos más grandes de hoy en día podrían seguir ilustrando las criaturas parecidas a ratas que se estarían tratando de esconder evitando ser devoradas por los dinosaurios".

    Pero existe mucho más en la historia. Para que los seres humanos existan hoy, no fue suficiente con sólo el impacto del meteorito. El impacto tuvo que ocurrir con la fuerza adecuada.

    Como el Profesor Alvarez explica:

     

    "Si el impacto hubiera sido más débil, ninguna especie se hubiera extinguido; los mamíferos estarían subordinados a los dinosaurios, y yo no estaría escribiendo este artículo. Si el impacto hubiera sido más fuerte, toda la vida en este planeta hubiera cesado y, otra vez, yo no estaría escribiendo este artículo. Eso me dice que el impacto tuvo que haber tenido la fuerza adecuada, para asegurar que los mamíferos sobrevivieran, mientras que los dinosaurios no".

    Calculando las Probabilidades

    Algunos años atrás, escribí un libro sobre la creación bíblica, titulado "En el comienzo", enseñando que la evidencia científica actual está increíblemente de acuerdo con la cuenta bíblica del origen y desarrollo del universo. Mi libro ha tenido éxito, y ha sido reimpreso diez veces y traducido al Hebreo, Ruso, Español, Portugués y Noruego.

    Sin embargo, el libro no fue del gusto de todos. El profesor Raphael Falk, un especialista en genes de la Universidad Hebrea y militante secularista, estaba tan furioso con mi libro que publicó un artículo de 10 páginas dedicado solamente a atacarme tanto a mí como a mi libro.

    Es importante explicar qué es lo que está mal con el argumento de Falk, porque su error no es inmediatamente obvio y de hecho ha sido repetido por muchos otros escritores.

    Por ejemplo, él escribe:

     

    "Si yo saco un billete de 1 dólar de mi cartera y observo su número serial que es G65538608D, (probablemente por casualidad) la probabilidad de que yo haya sacado ese número serial era menos de 1 en un billón. Por lo tanto, indudablemente estoy frente a un evento extremadamente raro... pero no estoy sorprendido. Lo que es esencial es hacer una distinción crucial entre los eventos improbables, aquellos que son genuinamente sorprendentes y aquellos que no lo son...".

    ¿Qué está mal en este razonamiento?

    Había una probabilidad que no era 1 en un billón sino 100 por cien que el dólar sacado de su cartera tenía el G65538608D. ¿Por qué? Porque este número fue escogido al ver el número serial del billete de 1 dólar. En otras palabras, uno estaba simplemente preguntando, "¿Cuál es la probabilidad de que el número serial del billete sea el número serial del billete?". Y la respuesta a la pregunta claramente es 100 por cien. Por cuanto que el evento no era improbable, sino cierto, no hay razón alguna para estar sorprendido de su ocurrencia...

    Un ejemplo raro y extremadamente improbable ocurre si uno define las condiciones antes de saber lo que va a pasar.

    Por ejemplo, si uno escoge un número antes de sacar el billete de su cartera, y después se da cuenta de que el número escogido es exactamente el mismo al número en la nota, estaríamos absolutamente asombrados - y con buena razón!

    Jugando a la Lotería

    Dentro de las loterías nacionales populares en Israel está el "Loto". Por ejemplo, un millón de personas compran un boleto de Loto cada semana. Si me informan que el ganador de esta semana es Jaim Cohen de Afula, seguramente no me voy a asombrar mucho. ¿Pero por qué no? Las posibilidades de que Jaim Cohen fuera el ganador eran sólo 1 en un millón, y ocurrió!

    La razón para mi falta de emoción es la siguiente. No me puede importar menos si el ganador de la lotería es Jaim Cohen de Afula, Sara Levi de Beer Sheva o Shmerel Berel de Ramat Gan. En otras palabras cada uno del millón de personas que juegan a la lotería es completamente igual ante mis ojos que Jaim Cohen de Afula. Inclusive que las posibilidades fueran 1 en un millón de que el ganador será Jaim Cohen de Afula, existen un millón de "equivalentes" a Jaim Cohen. Por lo tanto, todo lo que escucho es que alguien se ganó la lotería esta semana. Y las posibilidades para que ese evento pase, es decir que alguien gane, son 100 por cien. Consecuentemente no tengo razón alguna para estar sorprendido.

    Ahora considera un escenario un poco diferente. Si estuviera informado de que la semana próxima Jaim Cohen de Afula otra vez ganará la lotería, seguramente estaría sorprendido así como cualquier otra persona. ¿Pero por qué? Las posibilidades de que Jaim Cohen haya ganado la segunda lotería fueron exactamente iguales que la primer semana. La respuesta es que el contexto es completamente diferente.

    En la primer semana, Jaim Cohen fue 1 dentro del millón de "equivalentes" jugadores de lotería. Pero en la segunda semana, se ha convertido en un individuo único - el individuo que ganó la semana pasada. En otras palabras, en la segunda semana sólo existe un Jaim Cohen - sólo un ganador de la semana pasada. Cuando un evento tan raro ocurre, todos estamos genuinamente sorprendidos.

    Finalmente, si viéramos que Jaim Cohen de Afula hubiera ganado por tercera vez consecutiva la lotería, es claro que la reacción natural sería sospecha y no sorpresa. De hecho, hay una pequeña duda de que la división de fraude del departamento de policía estará visitando a Jaim Cohen para hablar de cómo es que Jaim ganó por tercera vez consecutiva la lotería.

    Pero ¿por qué? Las probabilidades de que Jaim Cohen haya ganado la lotería son exactamente iguales a las de la primer semana. La respuesta recae en el contexto del evento. En la tercer semana Jaim Cohen era un individuo extremadamente inusual - el individuo que ya ha ganado la lotería dos semanas consecutivas. Las probabilidades de que esa misma persona gane la lotería son fácilmente una en un millón de millones. Tales eventos, son tan raros, que simplemente no ocurren. Por lo tanto, el departamento de policía, directamente sospecha que hay una mano guiadora detrás del triple primer premio que ganó Jaim Cohen.

    Una mano que guía en la creación del universo significa la interacción del Todopoderoso, pero una mano guiadora en la "determinación del ganador de Lotería" significa cinco años de prisión.

    Jugando a las Cartas

    Debemos ahora considerar juegos de cartas, empezando nuestra discusión con el juego de póquer, y en particular, el póquer de cinco cartas sin empate. En este juego, cada jugador recibe cinco cartas y estas cartas forman una combinación (un par, tres de un tipo, escalera, etc..). Cada combinación tiene un valor acordado, y el juego es ganado por el jugador que forme la combinación más alta.

    La combinación más alta es la escalera de color. Una escalera de color es tan rara que uno puede jugar póquer todo el día, todos los días de su vida y nunca ver una. Y si un jugador de póquer alguna vez va a tener una, nunca lo olvidará. Es el sueño de cualquier jugador de póquer!

    Ahora vamos a ver otro juego de cartas: el bridge. En este juego, cada jugador recibe 13 cartas, pero vamos a considerar las primeras cinco cartas para permitirnos hacer la comparación con el póquer. Si las primeras cinco cartas de un jugador dbridge fueran una combinación que constituye la escalera de color en póquer, probablemente no estaría sorprendido ya que en bridge no tiene valor alguno.

    Los ejemplos anteriores pavimentan el camino para contestar nuestra pregunta inicial: ¿Qué conclusiones podemos sacar del principio antrópico?

    La respuesta depende de la manera en la que uno ve el significado de los seres humanos. En nuestro ejemplo, sobre el póquer o el bridge, explicamos por qué el caso extremadamente raro de una escalera de color es un evento asombroso en el póquer, pero insignificante en el juego de bridge. En otras palabras, el mismo evento raro puede ser asombroso o insignificante: todo depende de la importancia que se le atribuya al evento mismo.

    Regresando al tema de nuestro artículo - los seres humanos - observamos muchos eventos extremadamente raros. "Una increíble serie improbable de eventos... demasiado irrepetibles", en las palabras de Stephen Jay Gould, tuvieron que "ocurrir" para hacer posible la aparición de los seres humanos en la tierra.

    Por lo tanto, la extrema rareza de los eventos que llevaron a la existencia humana es bien establecido. De hecho, ese es el contenido científico del principio antrópico. Pero antes de que podamos decidir el significado de estos eventos debemos primero decidir el significado del resultado final, los seres humanos.

    Si asumimos que lo seres humanos son como cualquier otra especie en el reino animal (como la gente secular piensa), no más importantes que cualquier otra de las aproximadamente dos millones de especies hasta ahora, entonces el principio antrópico no tiene significado. Hemos visto que la rareza por si misma no tiene significado. Es una "escalera de color" en bridge, raro e interesante, pero sin significado alguno.

    Sin embargo, si uno cree que los seres humanos son la especie más importante del mundo y que la humanidad es la única razón para la creación del universo - como la Torá y los sabios del Talmud enfatizan repetidamente - entonces el principio antrópico tiene una importancia más grande. Es un escalera de color en póquer, el hecho más significativo.

    En resumen, los científicos han descubierto que, en la existencia de los seres humanos, el universo ha recibido el caso "extremadamente raro de una escalera de color". Todos aceptan eso - el principio antrópico se ha establecido como un hecho científico.

    Un no creyente está jugando bridge, y es por eso que el principio antrópico no tiene sentido para él. Pero, el judío creyente está jugando póquer, y por lo tanto el principio antrópico es otro ejemplo de la armonía que existe entre la ciencia moderna y las palabras de la Torá.

    Untitled Document
    Artículos relacionados
       




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal