Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


Tranquilidad
Por. Arturo Kanner



Crecer hasta cierto punto es muy difícil, no se si se han dado cuenta como cada paso en el crecimiento es un tanto complicado y después de pensar en el porque, me parece que crecer implica romper las preconcepciones que uno tenia del mundo, reestructurar su mundo interno y su vida misma. La verdad es que esto es muy duro, puesto que una de las cosas que uno mas desea es la tranquilidad, el control de su vida vale decir mantener sus costumbres, y cualquier cosa que vaya en contra de ese deseo le implica una agresión...

Recuerdo que en mi etapa decrecimiento, uno de los momentos mas críticos fue el entender el concepto llamado disfrutar, y como llegar la tranquilidad en este mundo puesto que hasta cierto punto esto rompía con todo lo que previamente creía al respecto.

¿Como vemos el mundo la mayoría de nosotros? Sinceramente creemos que este mundo es todo lo que hay, la vida se vive una vez y lo que intentamos hacer en este tiempo es pasarla lo mejor posible, tener un buen trabajo, irnos de viaje, disfrutar simplemente de la vida y entre mas tranquila sea, mejor. Inclusive aveces sentimos a D-os como parte de nuestra vida; siempre y cuando todo marche bien estamos ahí por El. Pero aveces cuando las cosas están mal realmente sentimos una verdadera desilusion. ¿Cómo puede ser que D-os me haga esto? ¿Dónde esta D-os si no tengo lo que quiero? ¡No puede haber un D-os si la vida es tan complicada y llena de dificultades!! Todos realmente sentimos que si hay un D-os tiene que ser buena onda y darnos todo lo que pedimos, igual que un papá le da a su hijo. Y como creemos que lo único que hay es esta vida, sino obtengo todo lo que busco, deduzco que no sirve para nada. ¡¿Suena familiar?! Ahora veamos la perspectiva del Judaísmo.

Hay un episodio en la Tora en el cual los sabios critican fuertemente a nuestro patriarca Jacob por querer “asentarse” en este mundo en un estado de tranquilidad y comentan: “¡¿no le vasta a Jacob con tener una eternidad llena de tranquilidad, que quieren también vivir en este mundo tranquilo?!”

Primero que nada nuestro patriarca llevaba ya años de preocupaciones y persecuciones. ¿Qué tiene de malo querer un poco de tranquilidad? Segundo: ¿por qué no tener tanto en este mundo como en el venidero la misma serenidad, acaso esto se contradice? Y lo peor del caso es que por desear esa tranquilidad le pusieron inmediatamente nuevas pruebas y problemas, ¿por qué? Que lo dejen tranquilo ¿no?

Para contestar estas preguntas debemos regresar al ABC del judaísmo.
¿Para qué fue creado el mundo? Dicen nuestros sabios que la única razón por la cual D-os pudo haber hecho el mundo fue para DAR, como esta escrito “OLAM CHESED IBANE” (un mundo de benevolencia construiré), y por ser D-os perfecto quiso darnos el máximo nivel de “bien, completitud y placer” que es la cercanía a Él.

Para poder entender este concepto, imagínense estando cerca de alguien a quien admiran, ¿acaso no se sentirían súper?, ahora imagínense estar cerca del Creador del Universo y tener una relación de amor con Él. Como toda relación, debe ser escogida y no impuesta. ¿Pero cómo se llega a esta cercanía?

Dice el Gaon de Vilna que todo el objetivo del hombre es corregir sus cualidades internas (midot) y que la vida es precisamente el lugar donde uno lo puede hacer.

Así como en cualquier relación lo que une a la gente son las buenas cualidades y lo que los distancia son las malas, con D-os no es diferente. Es por eso que dicen nuestros sabios que D-os quiere pulirnos espiritualmente, hasta que tengamos el alma pura y digna de estar en la eternidad con el Creador.

Y dado que la mayoría de nosotros no somos disciplinados, D-os hizo la vida de una forma en la que nos lleva a lograrlo, con dificultades, responsabilidades, retos y problemas, ya que es la única forma de crecer y cambiar.

Si todo el objetivo es “arreglarnos y ponernos guapos” para la cita eterna con D-os, es lógico que tengamos todo tipo de ayuda para llegar a ella.

Imagínense si nos quedáramos tranquilos y no nos esforzáramos en este mundo, seria una oportunidad pésimamente aprovechada; es como poder tener “la cita perfecta” y por flojera y estar tranquilo, no te arreglaste, y ella no quiere volver a salir contigo ¿como te sentirías?

Si vemos el mundo como un medio para llegar a la perfección es muy criticable el pedir “la tranquilidad” ya que esto va casi siempre en contra de los cambios.

Normalmente para cambiar necesitamos retos, nuevas metas, problemas, responsabilidades y solo así nos iremos moldeando para la eternidad.

D-os nos quiere dar todo como un padre a su hijo, pero como nos quiere dar lo mejor, no quiere que nos quedemos con “el chicle de un peso” que nos emociona, sino con el placer eterno de ser como Él. La tranquilidad es súper, pero no como un fin sino como un medio para tener la serenidad de mente que nos permita crecer aun mucho más.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal