Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


La séptima dimensión
Por. Rav Moishe Yoselevitz



Decenas de aspectos de la vida judía, están relacionados al número siete o al séptimo. Por ejemplo, el shabat es el séptimo día de la semana, el séptimo año es shmitá, y después de siete períodos de siete años, viene el año sabático (Yovel). La menorá (lámpara) en el Beit Hamikdash (templo) tenía siete brazos, los novios celebran siete días festivos después de la boda, y hay siete días de duelo por un ser cercano. De Abraham hasta Moshe Rabenu hay siete generaciones, y el Rey David era el séptimo hijo de Yishai y así muy frecuentemente nos encontramos con el siete.

Averigüemos juntos cual es el simbolismo e importancia de este número. Obviamente éste es un concepto muy profundo, sin embargo analicémoslo en su nivel más básico.

Todo objeto físico por mas sofisticado que sea tendrá un máximo de seis lados o caras, como el caso del cubo. Sin embargo nosotros creemos que existe en este universo una séptima dimensión, un séptimo lado, un ámbito espiritual el cual existe junto y dentro del mundo físico. Por eso es que “el séptimo” en el judaísmo es el mas elevado o santo, pues representa el lado espiritual de las cosas; por eso es que shabat, siendo el día mas santo de la semana, es el día séptimo.

A pesar de que hay mucho que decir al respecto, por lo pronto veamos como esta dimensión espiritual afecta nuestra vida diaria.

La Tora nos cuenta que después de un desagradable mal entendido, Yosef fue encarcelado en Egipto, y después de ser liberado se convirtió en el personaje mas poderoso de tal imperio. Si recuerdan su liberación ocurrió por haber interpretado correctamente los sueños del Faraón. Superficialmente (en el mundo de los seis lados) vemos que Yosef salió a la libertad y al poderío como “consecuencia” de haber interpretado los sueños del monarca. Sin embargo el versículo describe este relato en forma totalmente contraria, pues esta escrito: “…Y fue al final de dos años y el Faraón soñó…” esto indica que el sueño del Faraón ocurrió pues ya había pasado el tiempo que Yosef merecía estar en la cárcel; en otras palabras, puesto que pasaron dos años, ahora es el tiempo de que el Faraón sueñe. El versículo nos enseña que el sueño del monarca “fue causado” por el hecho de que Yosef había cumplido su sentencia y merecía ser liberado.

Por medio de la siguiente parábola nos será más fácil absorber este concepto:

Imaginemos a un granjero que llega por primera vez a la estación de trenes de una gran ciudad. Después de admirar por un tiempo el movimiento de personas y locomotoras se da cuenta de que antes de que salga el tren a su destino, un hombre uniformado hace sonar un silbato e inmediatamente se abren las puertas del tren y los pasajeros empiezan a abordar; al hacer sonar el silbato otra vez, todos se apresuran a subir y a acomodarse en sus respectivos asientos; y al tercer sonido del silbato, la locomotora empieza a viajar a su destino final. Este granjero esta seguro que el hombre con el sombrero y el silbato es el director de la estación de trenes, pues el dirige todo y todos son regidos por sus instrucciones. Que sorpresa se dio nuestro amigo después de saludar con gran respeto y preguntarle al hombre uniformado todo tipo de cuestiones de la organización y administración de la estación, cuando éste con una carcajada le explicó que el es un simple obrero, el no toma decisiones, el no dirige a nadie. El director y administrador de la estación se encuentra en el séptimo piso, el es el que dirige y organiza y controla todo lo que ocurre en la estación.

Igualmente en el mundo físico con sus seis lados, ve únicamente al hombre con el silbato, y aparentemente puede uno pensar que los eventos en nuestra vida son regidos solamente por las caudas físicas. Nuestra Tora nos enseña que existe una séptima dimensión, la cual es la causa real de los eventos de este mundo, y ella esta regida por las instrucciones del Director y creador de este muestro mundo. Únicamente un granjero confunde al director con el obrero, el tren sale a las nueve y no a las diez, pues así lo decidieron en la administración. Yosef salió de la prisión cuando El Director lo decidió, utilizando y causando el sueño del Faraón para llevar a cabo Su voluntad.

Todo lo que pasa en la “estación” es consecuencia de las decisiones de la administración o de la séptima dimensión, y por eso está escrito: “… Y será si escuchares atentamente a mis mandamientos, mandaré lluvia sobre la tierra y vencerás a tus enemigos y habrá paz en tus tiendas…”, pues los mandamientos son las instrucciones del Patrón de la estación y la causa real de los eventos de nuestro mundo.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal