Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Confianza plena en el Creador - 2da. parte
Por. Rav Yehuda Levobits z"l



Un tributo a un gran hombre, que puso todo su esfuerzo para publicar millones de libros de estudio de Torá a precio de costo, en varios idiomas, para que sean accesibles a todos.

Si D-os quiere que seas rico, lo serás, aunque hacerlo tome algún curso de acción insólito


La Gmará(1) (Nedarim, 50) relata como Rabí Akiva(2) fue catapultado de la extrema pobreza a la mayor riqueza, a través de seis notables sucesos cuyo origen en la Providencia Divina puede ser visto claramente. Uno de ellos es el siguiente: una vez los Sabios del pueblo Judío necesitaban una gran suma de dinero para abastecer las necesidades de los Estudiosos de la Torá. Mandaron a Rabí Akiva a lo de una romana acaudalada que vivía cerca de la playa para negociar un préstamo. Ella le preguntó ”: ¿Quienes serán los garantes del préstamo? " Rabí Akiva respondió "Quien tu desees." Ella replicó, "Yo quiero que el Creador del universo y del mar lo sea." Rabí Akiva de buena gana estuvo de acuerdo con sus condiciones.


Cuando el día del pago llegó, Rabí Akiva estaba enfermo y postrado en la cama provisoriamente. Viendo que él no venía, dicha romana salió de su villa y se dirigió a la playa. "Estoy segura que circunstancias inusuales deben haberle acaecido a Rabí Akiva," dijo "porque no pagó puntualmente. Ahora, yo pido que el garante cumpla y pague inmediatamente”


¿Que hizo D-os? Hizo que la hija del emperador tuviera un ataque de locura transitorio por el cual arrojó al mar un baúl de madera proveniente del tesoro real el cual estaba lleno de oro y piedras preciosas. El baúl mencionado, montando las olas, llegó a la orilla donde la romana estaba esperando confiada el pago. Tomó el baúl y volvió a su suntuosa villa.


Cuando Rabí Akiva se recuperó le trajo el dinero adeudado, disculpándose por llegar tarde. Le explicó que había estado enfermo y que no había podido llegar hasta ese día. Ella respondió, "Nada me debes. Yo fui a tu Garante y me pagó todo." Luego ella le dio a Rabí Akiva el resto del oro y joyas que quedaban en el baúl después de tomar el importe del préstamo.

Cómo la Divina Providencia
proveyó a más de 300 familias de casa
en una colmena


En nuestro tiempo, una interesante historia describe los maravillosos caminos de la Providencia.


En un vecindario no religioso que se encuentra a veinticinco minutos en ómnibus del corazón de Jerusalén varios proyectos, destinados a proveer de vivienda a nuevos inmigrantes, habían sido ejecutados. Muy pocos inmigrantes religiosos eligieron vivir allí.

Así las cosas, se desarrollaron planes para erigir, en este área, otro complejo más, nuevo y exclusivo. Para la tarea se comisionó a un galardonado arquitecto, que había diseñado complejos de viviendas futuristas en el exterior. Este proyecto, en particular, estaba pensado para hacer ostentación de la creatividad y audacia arquitectónica israelíes. Sería la oportunidad de oro para familias de medios y bajos recursos, componiéndose de más de 300 unidades.


Aparentemente tratando de superar sus logros anteriores, este arquitecto dio a luz un diseño que era audaz al punto de ser escandaloso. Por fuera, los departamentos se veían como un racimo de cajas octogonales apiladas una encima de la otra. Por dentro, algunas de las paredes habían sido curvadas un ángulo de 45 grados. Una vez completado, el complejo habitacional se veía tan raro, que mirándolo desde el exterior, uno se sentía como si lo hubieran puesto en Marte. El gigantesco conjunto de departamentos prontamente fue apodado por los residentes del lugar "la colmena", o "las cajas de huevos."


Por razones que el Ministerio de Construcción no podía entender, los departamentos en este proyecto de primera clase no eran arrebatados por los inmigrantes u otros en condiciones de recibir la ayuda estatal. En resumen, resulto ser un total fracaso, nadie quería vivir allí. Las avergonzadas autoridades empezaron a buscar algún grupo para sacárselo de encima.


La oferta fue hecha a varias agrupaciones religiosas que se negaron a tomar lo que parecía ser una pérdida segura. ¿Quién podía encontrar 300 familias que estuvieran de acuerdo en ocupar estas cajas de huevos a precios convencionales? Desesperado, el Ministerio de Construcción, prometió generosas hipotecas estatales y precios de oferta, muy módicos, a cualquiera que lo tomara.

Una organización religiosa finalmente se comprometió a encargarse de este 'poco satisfactorio' proyecto y vender los departamentos a un tercio del valor de unidades de similar tamaño localizados en otras zonas observantes. De aquellos que presentaron pedido, muchos eran de muy modestos recursos, para no ahondar en detalles, y muchos tenían familias numerosas. Sin la posibilidad de adquirir departamentos grandes, necesitaban vivir confinados en pequeños, en estado ruinoso, y en zonas más viejas. Otras carecían de medios para comprar aún uno pequeño, y tenían que mudarse cada unos pocos años, pagando alquileres que estaban más allá de su capacidad.


El tema circuló, y pronto los pedidos de departamentos desbordaron la organización. Con todo, la preferencia fue dada a los que se podía beneficiar más con la oportunidad. Para las familias seleccionadas, la probabilidad de alcanzar un departamento grande y nuevo en un plan destinado a proveer de vivienda a observantes era la respuesta a sus plegarias. Ni en sus más descabelladas fantasías se les cruzó la idea de poseer un departamento de dimensiones decentes con habitaciones cómodas para todos sus niños. ¡Y ahora, de la noche a la mañana, lo tenían en una comunidad independiente, en un ambiente nuevo, y por un precio exiguo! Para ellos, una vivienda propia era algo realmente apreciado, aún en el lugar encantado de "las cajas de huevos". Ellos sabían a Quien debían dirigir su gratitud por este maravilloso cambio de suerte.


Es una ilustración del mismo principio antes mencionado. De acuerdo a la evolución natural de los acontecimientos, ¿qué esperanza había para estas familias? De ninguna forma podía gente bendecida con muchos niños, que vivían al día y carentes de ahorros, llegar a tener semejantes departamentos alguna vez.


Pero para aquellos que poseen confianza plena real saben que D-os no tiene límites en Sus formas de resolver lo que no tiene solución. Si estos cientos de departamentos hubieran sido diseñados como viviendas convencionales no hubieran llegado a manos de los poseedores finales. No sólo el entorno alrededor de este barrio no era afín, sino que en circunstancias normales ni la idea hubiera surgido.


Pero cientos de familias llegaron a la casa propia por un precio simbólico por una sola razón: el galardonado arquitecto se dejo llevar por su vívida imaginación. Debido a que nadie involucrado con la planificación y desarrollo quería que se lo tomara por responsable, finalmente se dispuso del proyecto en esta forma.


Es una versión moderna de lo que le pasó a Rabí Akiva. Así como él fue ayudado por el ataque de locura programado en la hija del emperador, así ciento de familias dignas fueron salvadas por el diseño "inusual" implantado en la mente del arquitecto. La salvación de estas familias tuvo origen en un giro de la providencia que solamente D-os puede causar. Hoy, debido a la espiralización del mercado inmobiliario, esos departamentos que fueron comprado por familias de modestos recursos a precios de regalo, valen pequeñas fortunas, más de 1000% del valor original.

Si D-os lo desea,
no ejecutarán tu hipoteca,
aún si...


Algo bastante raro le ocurrió hace muchos años a un amigo mío que vive en el sur de los Estados Unidos. Este hombre es un verdadero Estudioso de la Torá, con un corazón cálido, que ha hecho muchos favores a los demás.


Aunque su situación financiera fue siempre modesta, se las arregló, con gran esfuerzo, para ahorrar U$S 10.000 a lo largo de muchos años. Entonces, él y un socio compraron un pequeño edificio de oficinas y locales comerciales. El capital invertido por ambos alcanzaba para el anticipo; y la considerable hipoteca fue tramitada en una de las más grandes compañías de seguros del país.


Cuando compraron el edificio se encontraba completamente ocupado, y disfrutaban de algún ingreso. Después, sin embrago, el mercado del alquiler comercial empezó a caer y se les presentaron varias vacancias. La situación se volvió tan mala que no pudieron seguir haciendo los pagos de la hipoteca. Así siguió la cosa por varios meses, llegando de esta forma a un año entero, no llegando todavía el dinero para pagar el crédito hipotecario. Cada día esperaban la notificación de la compañía advirtiéndoles de la ejecución, a no ser que pagaran. Pero ésta nunca llegó. Aún más sorprendente era el hecho de no que tampoco recibían mensualmente las boletas para los pagos. Esto se extendió durante cinco años completos, durante los cuales los socios no tuvieron ningún tipo de trato con la compañía.


En ese momento el mercado dio un vuelco para bien; en la medida de que los bienes disponibles para alquiler empezaron a escasear el precio de las propiedades volaron. Los locales vacantes se ocuparon otra vez, y el ingreso de efectivo cubría los pagos del crédito, hasta incluso dejaban una buena ganancia.


Le escribieron a la compañía de seguros preguntándole por qué no habían recibido ninguna boleta durante tanto tiempo. La compañía, con vergüenza, les contestó que no podían encontrar ningún registro de tal crédito y les pedía que, por favor, le dieran información acerca del edificio, la fecha de la compra, los agentes inmobiliarios y bancos involucrados en la adquisición, etc. Varias semanas más tarde, la compañía, tímidamente les dijo que, aparentemente, el legajo había sido perdido y que uno nuevo sería confeccionado en base a los detalles y documentación suministrada por ellos.


La honestidad de los dos hombres fue correspondida por la empresa, pues los recompensó con un gesto bueno en sumo grado. No les cobró intereses por los pagos no efectuados durante los cinco años y les dio un plazo adicional de varios años para saldar el importe en mora.


Ahora, si el legajo no se hubiera extraviado, la ejecución hubiera sido inevitable y los ahorros de toda una vida de ambos hubieran desaparecido.


Por motivos sólo conocidos por Él, D-os planeó la pérdida de este legajo para darles un alivio hasta que pudieran efectuar los pagos nuevamente.


¿Cuáles son las probabilidades de que una de las principales compañías aseguradoras pierda totalmente el legajo de una hipoteca, de forma tal que ni una huella ni un registro cruzado quede disponible? No obstante, el hecho de que sí ocurriera, en un momento crucial, habla por sí mismo. Necesitamos solamente confiar en el Eterno y dejarle los controles operativos a Él. El cómo, dónde y qué de los planes de D-os no es tema nuestro conocerlos.


Observaciones
(1) N.T.: Gmará: conjunto de Tratados que contienen enseñanzas de diversa índole transmitidas originalmente en forma oral, por ello también es denominado Torá Oral
(2) N.T.: Rabí Akiva: uno de los más grandes Sabios del Judaísmo. Vivió hace aprox. dos mil años.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 4+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal