Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Damas en sus propios Hogares
Por. Rav Yehuda Levobits z"l



Un tributo a un gran hombre, que puso todo su esfuerzo para publicar millones de libros de estudio de Torá a precio de costo, en varios idiomas, para que sean accesibles a todos.


Intentemos tener una idea de la superioridad moral de los predecesores del hombre moderno (de aquellos que sí nos aventajaron).


La talla declinante de los líderes mundiales de hoy

Imagine que lo siguiente ocurriera en nuestros días: Jimmy Carter, ex-presidente de los Estados Unidos, escucha (en cierto momento de su presidencia) sobre la legendaria sabiduría, devoción, y acciones santas del Steipler (7), Z"L, de Bnei Brak (quien vivía en aquel entonces) y decide conocerlo personalmente. Carter viaja a esa ciudad, donde el Steipler le brinda una cálida bienvenida. Luego de una memorable media hora que el Sabio le concede, el presidente sale en una forma que demuestra respeto y sobrecogimiento. Decide, así, quedarse para escuchar, de primera mano, más historias sobre la sabiduría y las bien conocidas facultades espirituales del Steipler. Pasa una semana entera escuchando maravillado a docenas de personas relatando historias reales. Durante este tiempo, da instrucciones explícitas en cuanto a que ningún asunto de Washington altere su viaje a Eretz Israel.

Al finalizar esa semana, regresa a la Casa Blanca con una profunda estima por el Steipler y sus logros espirituales. Aún bajo el impacto de esta excitante experiencia les cuenta, con todo detalle, a su esposa y familia lo que ha visto y escuchado; ellos se sienten apabullados por la existencia de una personalidad tan santa. En ese momento el señor Carter llama a un costado a su hija soltera a fin de mantener una larga conversación. Y así llegan a una decisión conjunta: más que casarse con algún aristócrata y de esa forma convertirse en una celebridad de la alta sociedad, mejor sería que ella fuera mucama en la casa del Steipler. Ambos se dan cuenta de que estando cerca de este gran hombre, algo de su sabiduría única, y de sus sublimes actos se le 'pegarían'. Claramente esto es mucho mejor que ser líder de la sociedad, esposa de un millonario u algo semejante.

¿Una fantasía descabellada? Absolutamente, porque en nuestra época es inimaginable que un rey o presidente este interesado en sublimes logros espirituales, y mucho menos en hacer sacrificios por ellos. Pero 3.700 años atrás, había reyes así, que apreciaban lo que es genuina grandeza de espíritu. ¡Esta "fantasía" realmente ocurrió!

La Torá Oral nos relata que el Faraón, rey de Egipto, (500 años antes del despótico Faraón del tiempo de Moisés), envió a su propia hija, Hagar, a fin de que fuera sirvienta en la casa de Abraham, en lugar de tenerla como dama de la realeza en su propio palacio. El Faraón sabía que la humildad requerida a su hija para servir como criada era un precio bajo a pagar a cambio de la cualidades espirituales que ganaría.

Otro punto de comparación: Durante los pasados cuarenta y cinco años, hemos tenido entre nosotros gigantes espirituales, entre ellos al Jazón Ish, el Rav de Brisk, Rav Aarón Kotler, el Rav de Ponevich, el Rav de Tchibin, Rav Moshe Feinstein, el Steipler Rav, El Rebe de Satmer y Rav Shlomo Zalman Auerbach Z"L.

Estos hombres insustituibles llegaron a la cima del conocimiento, bondad, y devoción conocidos por nosotros hoy. Cuando murieron, a sus funerales asistieron entre 100.000 y 300.000 personas, y más. Un honor no generalmente dispensado ni al más grande de los reyes, estadistas o celebridades mundiales.

Estos grandes hombres vivían humildemente. Evitaban séquitos y designaciones, estando siempre al alcance de cualquiera que los necesitara, aunque fueran los líderes, universalmente reconocidos, de todos los judíos observantes de la Torá y de los preceptos. Dado que decenas de miles tenían acceso a su consejo y guía personal, y cientos de miles más llegaban a ellos a través de sus escritos, su pérdida fue vivida como propia por todos aquellos que le ofrecieron sus últimos respetos.

Podríamos preguntarnos: ¿no hubiéramos pensado que el honor que se les dispensó tanto en vida como luego, habría despertado la curiosidad de cualquier individuo pensante?

Líderes mundiales, presidentes, y reyes deben haber estado interesados en averiguar más acerca de ellos, tanto por su propia formación como por las de sus ciudadanos. Dado que el hombre común tiende a imitar a aquellos que sus líderes reverencian, los jefes de estado debieran darse cuenta de que honrar a grandes hombres de espíritu es una excelente forma de elevar los niveles de sabiduría y moral.

Sin embrago, ningún presidente moderno, rey o jefe de estado, ni remotamente pensó en hacer algo así. La razón es bochornosamente simple. Un ser humano perfecto de espíritu es pobremente no valorado en el mundo de la hueca época en la que vivimos. Los héroes de nuestro tiempo son los astros de cine (difícilmente un modelo de vida ejemplar), multimillonarios arrogantes y sedientos de fama, y torpes estrellas de fútbol. A estas celebridades nuestros presidentes y reyes se inclinan para rendir homenaje, y permanecen de pie antes sus vacíos logros.

En contraste, en la era de nuestros patriarcas, muchos gobernantes poseían la virtud de honrar la verdadera grandeza. Nuestros sabios nos cuentan en Sotá (8) que, hace unos 3.500 años, en el funeral de Iaakob Avinu (9), todos los reyes de C’naan (10) y príncipes de las familias de Ismael y Esaú, treinta y seis en total, colgaron sus coronas del ataúd de Iaakob en muestra de humilde respeto (Génesis 50:10). Aparte de esta concurrencia estaban presentes todos los asesores reales del Faraón y sabios de Egipto, quienes recorrieron una larga distancia hasta C’naan junto al cortejo fúnebre para enterrar a Iaakob en Mearat Amajpelá (Génesis 50:7).

Si la Torá señala, sin lugar a dudas, la grandeza de la gente de la antigüedad, ¿por qué tantos lectores de la Biblia llegan a sentir, en lugar de eso, que eran primitivos? Quizás el error radica en el hecho de que la gente moderna, así como los críticos de la Biblia e historiadores seculares, leen en las palabras y hechos de la Escritura las mismas conductas e ideas banales características de ellos mismos. No se dan cuenta de que cuando se igualan a estos gigantes en cuanto a recursos humanos, separándolos de aquellos un lapso que va desde cualquier momento entre 5.767 años atrás (creación del primer hombre) y unos 2.000 años atrás (época de los primeros y más grandes Sabios de la Torá Oral), es comparable a un chico normal de 5 años tratando de resolver una fórmula de física nuclear avanzada sin la menor base de matemática elemental. Sin el auxilio de los Sabios de la Torá Oral, quienes recibieron de sus antecesores las claves para entender a los grandes del pasado, se puede extraer muy poco acerca de su verdadera estatura, a través del estudio textual raso de la Torá.

No debe sorprendernos la superioridad de nuestros ancestros en relación a nosotros, ya que es un principio básico de la perspectiva de la Torá. Esto es, que las generaciones declinan continuamente. Este principio es conocido como Yeridat Hadorot (el declinar de las generaciones). Este postula que toda generación posterior a Adám, el primer hombre, se aleja de la perfección. Adám, que fue creado por D-os mismo, es considerado el pináculo de la Creación, tanto física como intelectualmente. Su excelso conocimiento abarcaba todos los misterios del universo, y físicamente era el cenit de la grandeza humana. Unas pocas generaciones siguientes, son descriptas en la Torá Oral como conformadas por hombres de una fuerza e inteligencia casi supernaturales.

Cada generación sucesiva estuvo en un peldaño más bajo en todo aspecto, físico, intelectual, emocional.


Epílogo

Anteriormente hablamos de Hagar, cuyo auto-sacrificio y aprecio por la verdad la empujó a elegir ser sirvienta en la casa de Abrahám en lugar de dama de la corte en su propio palacio. Sin embargo, y aunque no sean hijas de reyes y emperadores, hay en nuestros días mujeres que siguen su elevado ejemplo.

Si piensas que ya no 'hacen' más 'Hagars', te sorprenderá gratamente saber que hay una famosa Institución Superior para Estudios de Torá en Jerusalén para mujeres, establecida para quienes se inician en el Judaísmo auténtico, el Judaísmo de la Torá. Llegan de los Estados Unidos, Inglaterra, Europa, y de todo el mundo. La mayoría proviene de hogares donde los valores de la Torá son desconocidos. Es muy frecuente que cuando se tornan en mujeres Judías observantes de su legado tengan lugar repercusiones familiares.

Algunos parientes, por su desconocimiento de Judaísmo, están descontentos con el cambio, pero dejan que sus hijas continúen su propio camino. Otros tratan de presionarlas para que vuelvan a casa cortándoles toda ayuda económica. Estas muchachas pueden generalmente cubrir a través de becas las expensas correspondientes a matrícula, alimento y alojamiento, pero ¿cómo pueden obtener el dinero que necesitan para 'gastos varios'? El mismo problema es compartido por aquellas chicas que quieren ser auto-suficientes mientras estudian, aunque sus padres proveerían gustosos sus necesidades. A pesar de que muchas de estas señoritas tienen oficios y han tenido buenos trabajos en el exterior, ahora se enfrentan con la dificultad de conseguir trabajos esporádicos que no interfieran con sus estudios, y al mismo tiempo les cubran sus necesidades materiales mínimas.

Así, para poder continuar adquiriendo el conocimiento de Torá que les permitirá llevar una existencia orientada hacia lo espiritual, se ven obligadas a lavar pisos, o tomar cualquier trabajo doméstico que les haga ganar el dinero que necesitan para sus gastos. Estas brillantes jóvenes podrían ganar considerablemente en sus países de origen, pero su dedicación a su nuevo estilo de vida llega al punto de que provisoriamente se rebajen a trabajar en una tarea estigmatizada. La pregunta obvia: ¿no es esto comparable a ser "sirvientas en la casa de Abrahám y Sara más que damas en sus propios palacios?" Esta veta de grandeza brilla en estas muchachas como lo hizo en la Hagar de antaño.

Una gran cuota de honor se les debe a quienes estudian en esta inigualable institución, porque todas han hecho sacrificios para procurarse la sabiduría de la Torá. Viniendo de hogares generosamente calefaccionados, y equipados con todas las comodidades, gustosamente viven en habitaciones austeras, con poca o ninguna calefacción, necesitando vestir más de una prenda para no pasar frío. (Esta era la situación durante los primeros cinco o diez años de la institución.)

Muchas de ellas se deshicieron de gran parte de sus vestuarios de moda a fin de adaptarlo a las pauta más recatadas de vestir de la Torá y, por falta de dinero, no tuvieron reparo en compra prendas usadas en su lugar. Hicieron todos estos sacrificios con alegría porque eran concientes de que a cambio obtendrían algo mucho más grande.

Estas muchachas, eventualmente, terminaron como "damas" de sus propios hogares de Torá, casadas con finos estudiosos de la Torá y eruditos. Los sacrificios hechos en pos de la verdad no pasaron inadvertidos por el Creador. Se le pagó cabalmente a la Hagar del tiempo de Abrahám, convirtiéndose en su esposa además de otros invaluables beneficios, así también las "Hagars" de nuestra época viven para ver un generoso 'retorno', una atractiva 'ganancia', desde ahora y por la eternidad.


Glosario (Agregado en la presente traducción)

7- El Steipler: El gran Rabí Yaakov Yisrael Kanievsky (1899-1985).
8- Sotá: Tratado del Talmud.
9- Iaakob Avinu: El tercero y último de los patriarcas del pueblo Judío.
10- C’naan: Así se llamaba nuestra Tierra antes del ingreso del pueblo judío luego de la salida de Egipto. Hasta entonces estaba ocupada por pueblos a quienes no les pertenecía.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal