Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Vida judía


Y el legado de Moisés
Por. Rabino Jaim Dov Keler



Untitled Document
¿Cómo podemos comprender que Moisés nos haya dado la Tora como si fuese suya?

Shavuot es una época en que reavivamos nuestro amor por el Todopoderoso dedicándonos al estudio de Su Tora. Dentro de este con-texto analizaremos la esencia misma de este lazo de amor entre Israel y el Todopoderoso.

Nuestros sabios nos dicen lo siguiente: "Apenas un niño aprende a hablar, su padre debe enseñarle la Tora..." ¿Qué es la Tora? Rabbí Janiná responde: "La Tora que Moisés nos ordenó es la herencia de la Congregación de Yaakob" (Talmud Suca 42a). Toda nación tiene su tesoro, patrimonio nacional que valora como su bien más preciado. Es su orgullo y lo conserva con todas sus fuerzas. Algunas poseen las joyas de su corona, reliquias históricas, sus obras de arte. Pero el pueblo judío tiene un tesoro único: la Tora, "Ese preciado vehículo de D's mediante el cual se creó el mundo" (Avot 111:18)

Por ello, el Rey de Israel ordenaba escribir dos Sifré Tora, uno para acompañarlo donde quiera que él fuere y otro para guardarlo en su arca (Talmud Sanhedrín 21 b). Este último sirve para recordar al rey que el tesoro del pueblo judío no consiste en piedras preciosas o joyas sino en la Tora. Esta es la única herencia de la Comunidad de Israel y su valor es incalculable.

Y esta es la significación del versículo que todo niño judío debe aprender cuando empieza a hablar. (Debarim-Deuteronomio-XXXII)

Sin embargo, el Targum Onkelós (Traducción de Onkelós, traducción sagrada al arameo de la Tora) interpreta este versículo de otra manera: "Moisés nos dio la Tora: "Nos la legó como herencia para la Congregación de Yaakov". ¿Cómo podemos comprender que Moisés nos haya dado la Tora como si fuese suya?

TRES INNOVACIONES

La Guemará (Shabbat 87a) siguiente nos permitirá aclarar un poco este problema:

"Se nos enseñó que Moisés hizo tres cosas por decisión propia y el Todopoderoso, Bendito Sea, las aprobó. Agregó un día a los días de preparación antes de recibir la Tora en el Monte Sinaí, se separó de su esposa y rompió las "Lujot" (las dos Tablas de la Ley)". La Guemará hace entonces esta pregunta: "¿Qué explicación dio Moisés? ¿Cómo justificó sus actos?"

"Agregó un día porque interpretó el mandamiento de D's que dice, 'Debes aprontarte hoy y mañana', implicando que así como 'mañana' será toda una noche y un día, también debe serlo 'hoy'. Y como D's le había hablado de día, no podía considerarse la noche anterior como parte de los dos días.

Por lo tanto, agregó un día entero. Tosafot explica que ésta no fue una verdadera exégesis, porque si la intención de D's hubiese sido tener tres días de preparación,¿Cómo podemos decir que Moisés agregó un día “por decisión propia”?

Se separó de su esposa usando un "Kal Vajómer" (una regla lógica según la cual se deduce el caso mayor a partir del menor). Tosafot explica nuevamente que éste tampoco fue un verdadero Kal Vajómer.

Moisés quebró las Lujot (las tablas de la ley) argumentando: si el Korbán Pésaj (la ofrenda de Pésaj, el cordero), que es sólo una mitzvá, no puede ser realizado por alguien que se haya apartado del Todopoderoso por incumplimiento de la circuncisión, por ejemplo. Por lo tanto, ¿Cómo podía Moisés entregar la Tora (o sea, todos los 613 preceptos) al pueblo de Israel si éste había caído erróneamente en la adoración del becerro de oro? Tosafot nos explica una vez más que éste no era un razonamiento indiscutible. Moisés podría muy bien haberles dado la Tora y haberlos llevado de vuelta en arrepentimiento hacia el Todopoderoso .

Todo este razonamiento de la Guemará -Talmud- nos confunde. Pareciera que éste intenta determinar el motivo por el cual Moisés realizó estos tres actos en los que, se apartó de la Voluntad Divina para encontrar, en cierto modo, una justificación de ello en la Tora. Pero si Moisés en realidad interpretó las palabras de D's de esa manera, ¿por qué dice entonces la Guemará que actuó "por decisión propia"?. Es por esto obviamente que Tosafot debe interpretar de otra forma las palabras de D's. ¿Entonces, cuál es el verdadero significado de la afirmación que, "Moisés actuó por decisión propia"? ¿Cómo debemos comprender literalmente su motivo fundamental?

LA ORDEN TÁCITA

Nuestros sabios parecen revelarnos aquí que D's no simpre expresa abiertamente al hombre Su Voluntad. Hay veces en que considera mejor no trasmitirla directamente ni bajo la forma de una derashá (interpretación) o sebará (razonamiento) indiscutible. En esos casos el Todopoderoso "alude" simplemente a Su Voluntad de tal manera que sólo será captada por un individuo altamente inspirado y no por un ser común.

Volvemos a este mismo tema en el Tratado Yevamot (62a) con una pequeña variación. Allí la Guemará no dice "Moisés hizo tres cosas y el Todopoderoso lo aprobó", sino "Su motivo coincidió con el del Ribonó Shel Olam (Soberano del mundo)". Ambas versiones en verdad forman un todo. Cuando en el Tratado Yebamot se afirma que el Ribonó Shel Olam concordó con Moisés, no significa que tenía otra idea al principio y que luego apoyó el cambio hecho por Moisés. Compredemos más bien que Moisés captó verdaderamente la voluntad tácita del Todopoderoso, que no revelaría en esa ocasión Su Infinita Sabiduría. Esto está implícito en la pregunta siguiente de la Guemará: "¿Qué explicación dio Moisés?" Moisés tuvo, sin duda, un buen motivo para actuar pareciendo contradecir la Voluntad expresa de D's, sin embargo, debido a que la derashá (interpretación) que empleó no es una derashá a la cual otros hombres pudiesen tener fácil acceso. Sólo podía surgir del grandiosamente y noble corazón de Moshé Rabbeinu (Moisés, nuestro maestro o Rab).

NO FUE UNA ORDEN

Es importante recalcar que los actos que Moisés comprendió "por sí mismo" estaban relacionados con la entrega y transmisión de la Tora. El Ribonó Shel Olam con Su gran sabiduría decidió no ordenar al pueblo judío que se santificara durante más de dos días para prepararse para Kabalat HaTorá (la recepción de la Tora). Su verdadera voluntad era que lograran elevarse a un nivel de kedushá (santidad) superior con una separación más extensa. Pero esto no debía obtenerse en respuesta a un mandamiento divino; no puede legislarse sobre el amor. Sólo aquel que determina por sí mismo cómo lograr esa mayor santificación puede inspirar a los demás a hacer lo mismo. Por ello, nuestros sabios dije-ron que Moisés agregó un día por "decisión propia". Comprendió la voluntad de D's: guiados por Moisés. Sus hijos debían por iniciativa propia aspirar a niveles más sublimes preparándose así para Su mayor entrega de amor hacia ellos, la entrega de la Tora.

LUCHAS PERSONALES

Asimismo, la decisión de Moisés de separarse de su esposa también anticipó la Voluntad Divina. Con Su Sabiduría, el Creador, sabía que era contraproducente ordenar a Moisés que abandonase por completo su vida matrimonial. Si se lo hubiese ordenado, Moisés, por su naturaleza humana, se habría sentido incapaz de ser el vehículo de D's para la aceptación de la Tora. Sin embargo, al darse cuenta por sí mismo de que esa era la Voluntad de D's y aceptarla, se vio elevado a otra dimensión, alcanzando el nivel de Señor de todos los Profetas, siempre preparado para recibir la Revelación divina.

EL DON DE LA PROFUNDIDAD

El hecho de que haya quebrado las Lujot (Tablas de la Ley) es un gran enigma. Pero aquí nuevamente vemos que la Voluntad de D's era que el pueblo de Israel no recibiera la Tora tal como había sido inscrita en la tablas. El delito flagrante de la adoración del becerro de oro hacía que no merecieran esa valiosa joya, prueba suprema de Su amor. Sin embargo, se lograría algo muy positivo si Moshé captase el verdadero significado oculto al quebrar las Tablas, las Lujot

Moshé podría haber entregado las Lujot a los israelitas cuando bajó del monte y encontró al pueblo en acto de adoración frente al becerro. Pero las tablas transmitían una Tora con un esquema diferente. Eran sólo un conjunto de leyes estipuladas y mandamientos. Nada más, y su función principal hubiese sido llevar a la congregación de Israel de vuelta en teshuvá (arrepentimiento). No habrían captado esa profundidad temerosa, el pilpul (discusión talmúdica), ni sebará (la lógica) que encontramos en ella.

"Moisés estaba muy acongojado por haber quebrado las Tablas. El Todopoderoso, Bendito Sea, le dijo: "No te lamentes por las primeras Lujot (Tablas), porque sólo eran los Aseret Ha-Diberot (los Diez Mandamientos). Pero en las segundas Lujot les daré Halajot(leyes), Midrashot (exegesis) y Agadot (relatos)" (Midrash Rabbah, "Ki Tissa").

Por lo tanto, vemos que este acto concordaba con la Voluntad divina. No obstante, D's no ordenó que se destruyeran. Moisés comprendió por sí mismo que no debía entregar estas Lujot al pueblo de Israel. Debían ser destruidas para permitirles un nuevo comienzo. El pueblo judío debe por sí solo llegar a la teshuvá (o arrepentimiento) y expresar su irresistible deseo de alcanzar los niveles más sublimes de la Tora. Por ello, los últimos versos del Deuteronomio se refieren a la destrucción de las Lujot, recalcando la grandeza de Moisés quien se atrevió alomar esa determinación: '*Y nunca más se levantó profeta en Israel como Moisés, a quien el Todopoderoso conocía cara a cara, en todas las señales y prodigios que el Señor le envió para hacer en Egipto... con mano firme y los hechos temibles que Moisés hizo ante los ojos de todo Israel" (Devarim 34:10-12).

Ráshí nos explica lo siguiente: "mano firme"-significa que recibió la Tora escrita en las dos Tablas con sus manos,... "ante los ojos de todo Israel", (las últimas palabras de la Tora), que su corazón lo indujo a romper las Lujot ante sus ojos y que el Todopoderoso, Bendito sea, concordó con él: el Ribonó Shel Olam (Soberano del Mundo) dijo a Moisés, Yasher Kóaj (¡bien hecho!) por haberlas quebrado.

Al narrar nuevamente la grandeza de Moisés, la Tora compara la destrucción de las Lujot con la entrega de las mismas. Tuvo brazos "lo suficientemente fuertes" como para aceptar las Lujot y un corazón "lo suficientemente grande" como para quebrarlas. Esto permitió que se produjera una Kabalat HaTorá (recepción de la Tora) de tal nivel espiritual que se alcanzó en ella la expresión más elevada de Amor al Creador.

LA TORA DE MOISÉS

La Guemará (Talmud Nedarim 38a) nos cuenta que "RabbíYosi beRabbíJaniná dijo que sólo se entregó la Tora a Moisés y a sus descendientes... pero que Moisés por su generosidad se la dio a todo Israel". Rab Jisdá, preguntó entonces: "¿No dice acaso que D's me ordeno en ese momento enseñárselas?". Pero (según explica la Guemará) el pilpul (Toma y dame) propio del estudio de la Tora, sólo se dio a Moisés y, por ende, sólo él alcanzó la capacidad de tener plena comprensión de la Tora y un razonamiento agudísimo para desentrañar sus mensajes. Y aunque debería haber sido suya,.él se la entregó a toda la comunidad de Israel.
De hecho, si no fuera por la generosidad de Moisés, el pueblo judío habría recibido las primeras Lujot bajo la forma de simples leyes y juicios, y Moisés habría guardado para sí los misterios profundos de la Tora -las sevarot (razonamientos), kushiot (preguntas), y terutzim (respuestas) que se encuentran en las palabras de los sabios y exegetas de todas las épocas (Tannaim y Amoraim-sabios de la época de la Mishná y Guemará- Rishonim y Ajaronim-los primeros y últimos sabios y exegetas después que se cerró el Talmud). Sin embargo, al romper las Lujot, Moisés estaba dando por seguro que la comunidad de Israel recibiría finalmente la Tora entera, con toda su maravillosa grandeza.

Por eso el Targum Onkelós nos dice lo siguiente: "Moisés nos dio la Tora; herencia para la Congregación de Yaakov. "O sea esta Tora que poseemos nosotros, integrantes de la Congregación de Yaakov, en toda su integridad y extensión, es la Tora de Moisés. Es decir, herencia de Moisés nuestro maestro para todo el pueblo de Israel.

Al pronunciar sus últimas palabras, el profeta Malají dijo al respecto: "Recuerden la Tora de mi súbdito Moisés". Al hablar en nombre del Todopoderoso, el profeta nos incita a recordar la Tora de Moisés. Las palabras de Rashi en el Jumash (Pentateuco) se refieren a esa Tora: "Nos hemos aferrado a ella y no la dejaremos"(1)

UNA NUEVA ENTREGA DE LA TORA

También en nuestra época hemos presenciado un trágico quebrantamiento de las tablas al ser destruidas las grandes yeshibot y centros de Tora europeos. Sin embargo, ha habido un milagroso renacer de la Tora en Eretz Israel, los Estados Unidos, Canadá, Argentina, México, Brasil, Panamá, Francia y ahora hasta Rusia. Se ha dado otra oportunidad divina a nuestra generación para que reciba nuevas Lujot de manos de la Providencia. Gracias a eso, está surgiendo , tanto en los Estados Unidos como en Eretz Israel una generación de jóvenes eruditos que no sólo anhelan dedicarse al estudio de la Tora sino también al Lamdut (estudio) de los sabios que se formaron en las grandes Yeshibot europeas que fueron destruidas.

Aún más maravilloso es ver cómo esta generación de jóvenes mujeres renuncia a su comodidad personal y a una seguridad financiera para / que sus esposos puedan estudiar Tora. Hay muchos baálé batim (profesionales y empleados) que están dejando regularmente algunas horas de su tiempo de trabajo para el estudio de la Tora y quienes reconocen el verdadero papel de la Tora para la supervivencia del pueblo judío.

(1)Esta es la intención del Rambam cuando dice lo siguiente (Hiljot Talmud Tora III,I): "El pueblo judío tiene tres coronas: La Corona de la Tora, la Corona del Sacerdote y la Corona de la Realeza. La segunda fue entregada a Aharón, la tercera a David, pero la Corona de la Tora está disponible para todo el pueblo de Israel y así está escrito: La Tora que nos entregó Moisés es la herencia de la Congregación de Yaakov. Cualquiera que la desee puede tomarla". Cuando nuestros sabios hablan de "la Corona de la Tora" no se refieren a una memorización superficial de la ley de la Tora, sino a la gran gloria que significa el pilpul de la Tora que perteneció a Moisés y que él nos legó. Es por eso que el Rambam cita ese verso.

Sin duda, queda mucho por hacer todavía. No hay muchas sombras que opacan el horizonte judío. Pero por todo lo que se ha logrado y las grandes promesas que vemos para el futuro, debemos regocijamos con nuestra Tora en el Yom Tov de Matán Tora (Día Festivo de la Entrega de la Tora)


El presente artículo fue extraído de la revista "El Kolel" con la autorización de sus editores.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 7+2=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal