Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Para reflexionar


\"Servicios creativos\" versus oración tradicional



Untitled Document
Nos enfrentamos a un grave problema en el mundo judío actual. Para muchos judíos es difícil rezar y cuando finalmente lo intentan, les cuesta mucho relacionar esto con los rezos de nuestros libros de oraciones. Podríamos decir que ha surgido una especie de "brecha en la oración".

Se han hecho muchos intentos por cerrar esta "brecha". Se ha tratado de ayudar a los judíos a sentirse más entusiastas acerca de la oración con métodos como repetición continua, frases emotivas, cantos, bailes, y lo que fue muy común en los Estados Unidos, "Servicios Creativos". Esto significa rescribir las oraciones para intentar darles un toque más contemporáneo. Los servicios creativos reemplazan nuestras "anticuadas" oraciones con 2000 años de existencia por rezos modernos, que incluyen citas de Martín Buber, del Rabino Shimshon Rafael Hirsh e incluso de Moshé Dayán, todo para que parezca más contemporáneo.

El Rabino Emanuel Feldman es uno de los grandes líderes de la comunidad Judía norteamericana. En el articulo siguiente analiza estos "Servicios Creativos" y plantea uno de nuestros principales interrogantes al respecto, ¿Debemos o no cambiar nuestros libros de oraciones para ayudar a los judíos a realizar la mitzvá (precepto) de orar? Además, basado en su vasta experiencia en servicios tradicionales, nos explica cómo lograr una mayor acercamiento a la oración.

He estado estudiando dos folletos que aparecieron recientemente sobre "servicios creativos": "Shalom, un servicio suplementario contemporáneo para Rosh Hazaña" y "Una Hagadá para nuestro mundo actual" de Baruj Raskas. Este material está considerado dentro de lo mejor que se ha escrito sobre liturgia judía contemporánea. Uno ve en ella una devoción positiva y un verdadero deseo de alcanzar, tanto en el mundo exterior como el propio, espíritu durante el servicio. Esa la vez un tipo de metáfora de todo lo que es legítimo y es problemático en este género.


El hecho es que nos enfrentamos en nuestros días a serios problemas acerca de la oración. De hecho, y éste es el problema, muy pocos judíos rezan y mucho menos como nos indica nuestra tradición. Esta liturgia creativa ha surgido porque se ha ido olvidando la oración, por una convicción casi universal de que la oración judía tradicional no tiene sentido, por una brecha cada vez más extensa entre el deseo del judío de hablar a D's y las oraciones que encontramos en los libros. Los escritores de esta liturgia innovadora han ciertamente tenido como motivación la necesidad existente de encontrar medios para enseñar a un neófito en la oración que no debe temer alcanzar a D's, alguna forma de darle confianza y seguridad al someterse a una experiencia. Buscamos un puente, un camino para aquéllos que no oran, que no pueden orar o no saben hacerlo.

Pero estos nuevos servicios prometen cosas que no pueden cumplirse. Los mismos nombres que se han dado a este género -"creativo", "afirmaciones", "importante", "contemporáneo", "celebraciones" (nombres más bien pretenciosos que desafortunadamente refuerzan la triste impresión de que el Sidur es poco creativo, pomposo, y que en cierto modo no tiene importancia ni valor alguno)-nos ofrecen experiencias religiosas de nuevos horizontes, de encuentros con el Todopoderoso y con nuestras propias mentes extraordinarias. Pero todas estas esperanzas se desvanecen cuando el inocente devoto abre este colorido y creativo folleto y descubre, entre oraciones tradicionales destrozadas, una antología de lecturas, una mezcla de poetas, filósofos y "hombres famosos", frecuentemente conmovedores y auténticos pero que no hablan de "melej maljé, hamelajim" (El Rey de los Reyes) que está oculto y buscamos desesperadamente. Por ejemplo, y me refiero en general a servicios creativos, "El milagro de estar vivo" de Walt Whitman es hermoso, pero ¿Es esto oración?, ¿Es esto exclusivamente judío? Moshé Dayán es medianamente interesante en la fe judía, ¿Pero cómo puede existir en un libro de oración una definición de fe que incluya hasta al Gral. Dayán y omita por completo a D's?, ¿Es esto oración?

Los aforismos sobre la vida de Henry Ward Beecher son inofensivos, pero ¿Son éstas oraciones y son éstas exclusivamente judías? ¿No existe aquí, acaso algo que puede ser compartido, por ejemplo, por un budista y un ateo, simultáneamente?

Aquellas lecturas que muestran un intento consciente por ser judío y contemporáneo a la vez, son aún más alarmantes. Boletines informativos sobre el sudeste asiático, ecología o las lechugas de California sirven para mantener a D's informado y recordamos que somos todos importantes; pero, con toda franqueza, algunos de estos textos nos revelan una Sinceridad y Honestidad tan palpable que "nos entusiasman."

Otras de las características de esta liturgia es que los "creativistas", irónicamente, no dejan nada para la imaginación del devoto. La esencia misma de la oración es avodah sheba-lev (servicio del corazón), miles de chispas que una simple palabra puede encender dentro de nosotros. "¿No es mi palabra como fuego y como martillo que quebranta la piedra?" (Jer. 23:29) El Shema, la Amida, Barejú y Kedushá (diferentes partes del servicio tradicional), pueden llegar al alma de mil maneras distintas sin articular una sola palabra. Pero los "creativistas" insisten, con sus extensas meditaciones ubicuas, en decirnos qué debemos sentir y pensar en cada momento. Destruyen lo implícito con sus tendencias explícitas.

No niego ciertamente que dentro de la tradición haya lugar para la oración personal y espontánea. ¿No dice acaso Maimónides que toda oración a D's -ya sea formal o espontánea- cumple con la mitzvá de tefilah ("oración")?. Pero la "liturgia creativa" actual no es una oración espontánea. Está espontáneamente codificada. Impresa, resumida, formalizada dentro de un hermoso envoltorio, muy atrayente, pero no concuerda en absoluto con la formalidad tradicional que busca reemplazar.

Creo que los "creativistas", al reconocer que hay un problema en la oración, han enfocado el asunto desde un solo punto de vista. Están trabajando aparentemente sobre la premisa de que la oración tradicional es esencialmente un asunto de palabras, frases y oraciones gramaticales; y como las palabras del Sidur parecen ser antiguas, estarán "fuera de moda", deben formularse nuevos planteamientos.

Pero éste es precisamente el problema: La oración tradicional no es meramente un asunto de palabras, una expresión externa. Usa las palabras para crear un estado de introspección, espiritualidad, una apertura a D's; un estado en que el hombre está dispuesto a escuchar lo que D's ha dicho y está diciendo; lo que grandes hombres como el Rey David han dicho y están diciendo; a los demás, a nuestra propia mente que también intenta hablarnos. La oración tradicional es un intento para hacernos estar en armonía con nosotros mismos y ser capaces de participar en este coloquio eterno con D's, hombre, Israel, pasado, presente y futuro.

Nuestras "bobbes" y "zeides"" (abuelas y abuelos) no "afirmaron", "innovaron" ni "celebraron"; es por ello, quizás, que sollozaban a veces cuando rezaban, la verdadera devoción judía es más que una verbalización de sentimientos privados, vagos, no importa cuan conmovedores, solemnes y auténticos puedan ser. Ser sincero y tener buena voluntad son grandes cualidades pero se necesita mucho más que eso para conve-tirse en un Shakespeare, Beethoven o Chagall, o en un escritor de oraciones. El culto judío abarca un encuentro con el Señor de Israel, con el pasado del pueblo judío, con nuestro destino histórico como pueblo. Amor, paz, celebración, universalidad, comunidad, significación, humanidad, compañerismo son palabras hermosas. Pero el usarlas en categorías reverentes e imprimirlas bajo una forma "poética" no constituye necesariamente una búsqueda, un anhelo de llegar al Señor de Israel, objetivo y tema de la tefilah (oración). Tenemos hoy un servicio innovador que desaparecerá mañana. ¿Es esto eternidad?

Es quizás el momento de volver a evaluar estos conceptos y buscar un camino diferente. Deberíamos tal vez tomar en serio el Salmo 65: "Para Tí, silencio es alabanza". "En vez de esa búsqueda frenética por algo nuevo, los reformistas deberían más bien permanecer callados frente a nuestra oración tradicional y volver a considerarla. En vez de desvirtuar el Sidur, sería mejor que innovaran explorando las sutilezas y belleza de la liturgia tradicional.

Antes de actualizar ceremoniosamente la tradición, sería mejor aceptar honesta e intelectualmente el desafío de enseñarle a los judíos a apreciar la grandeza reverente de la liturgia de Rosh Hashaná; la minuciosa precisión de nuestra Amidah (oración silenciosa) de todos los días; las palabras sutilmente entrelazadas de los Salmos y los temas y ritmos cuidadosamente forjados de Pesuké de-Zimrá; el resplandor y elegancia del servicio de Shabat los viernes en la noche; la gracia y fuerza de la oración tradicional para los días de fiesta; la intensidad y majestuosidad de la liturgia para Yom Kipur; así como enseñamos a apreciar la música, enseñemos a apreciar la oración.

Esto, por supuesto, también tiene su dificultad: los "celebrantes" quieren una experiencia sin preparación, sin conocimiento ni corazón en armonía con la idea de alabanza, humildad o adoración, e inmediata. Por ello les entregamos simples álbumes de recortes sobre acontecimientos actuales, con tapas sicodélicas y mucha sinceridad, bajo el título de "servicio creativo". La mejor forma para comenzar es enseñando qué fue y es la oración.

Estamos confundiendo camino y destino, Al poner énfasis en nuevas formas de oración sin ni siquiera haber intentado el método tradicional, bloqueamos el puente que deseamos abrir. El camino a D's no está en el uso de nuevas técnicas; no lograremos alcanzar cabaña (rezo con sentimiento intenso y propósito) con guitarras eléctricas y cantores ambulantes. La senda que nos llevará a tefilah es tefilah. El camino a kelal Israel (el pueblo judío) es tefilah. Por qué no poner énfasis en la idea de que la oración tradicional une a un judío con cien generaciones de judíos que oraron de esa forma antes que él, y a sus hermanos de Rusia, Israel, Siria, México, Turquía y Australia que también pueden estar rezando en ese momento; la oración tradicional convierte entonces al individuo en una parte íntegra de una comunidad con fe mística. Por qué no emplear la liturgia tradicional como ayuda para aprender a acercarnos a D's y a orar.

Es muy probable que al exponernos a la inmensa riqueza en significado, sugestión y asociación, tanto intelectual como emocional, histórica y psicológica, de la oración tradicional, dicha igual que nuestros antepasados, nos daremos claramente cuenta de que incluso los intentos más sinceros de escribir oraciones serán inevitablemente en vano.

Este acercamiento, llevado a cabo por gente que tiene el valor de sacrificar lo inmediato por lo eterno -y que reza como lo indica la tradición- no ha sido intentado por muchos.

Pero para aquéllos que lo han tomado, la respuesta ha sido sorprendente.

Una nota personal: como rabino practicante también tuve problemas con una congregación que no sabía tefilah. Durante años realizamos todos los viernes estos servicios "creativos": lecturas en inglés, cumpleaños en Shabat, servicios para la juventud. La gente venía esporádicamente, pero nada lograba conmoverla. Luego comenzamos a "innovar. "

Eliminamos el "último espectáculo" de los viernes en la noche (gritos de angustia de los "tradicionalistas" que no habían oído nunca que esto no puede hacerse), y fue reinstaurada la oración tradicional de los sábados en la mañana como punto clave de la semana.

Dejamos de lado todos los trucos y artimañas.

Comenzamos a utilizar el inglés sólo para el sermón, y éste no es ni siquiera un aspecto regular del servicio. Empezamos a enseñar a rezar a nuestros congregantes con distintos métodos. Reconocieron en ello un intento honesto por restaurar la tradición sin artificios, y su respuesta fue positiva. Nos demoramos unos cuantos años en alcanzar nuestra meta pero ahora, unas trescientas personas de esta comunidad ortodoxa joven de quinientas familias va a rezar al ""shul" (sinagoga) para Shabat. Además, nos sentimos orgullosos de nuestros jóvenes que van a la escuela o se casan pero no logran sentirse a gusto en otro tipo de servicio, ni siquiera en los "creativos", porque añoran la oración tradicional, la auténtica tradición que nosotros les entregamos.

En resumen, concluimos que debemos volver a plantearnos la conveniencia de esa tendencia innovadora en la oración por las razones siguientes: no tenemos poetas que puedan igualar a los poetas del Sidur, y nuestros esfuerzos se convierten frecuentemente en una sola imitación; sustitutos temporales tienden a transformarse en accesorios permanentes y se va menospreciando la oración tradicional y finalmente se la elimina en favor de la imitación. Estamos siendo desleales con los jóvenes, porque luego se cansarán de este tipo de judaísmo que habían confundido con el auténtico y rechazarán ambos; hemos puesto énfasis en el contenido y alcanzado una "novedad" que carece del carácter único del judaísmo. No demostramos haber comprendido así la función y finalidad de la fe judía.

Debemos hacer una reevaluación y pedir una "moratoria" para nuestras nuevas palabras que tanto tomamos en serio. Creemos un estado de calma en que podamos escuchar lo que los demás, más sabios y santos que nosotros y en mayor armonía con D's tienen que decirnos. Quizás entonces lo encontremos. Esto será creativo y sin duda, una innovación.


Extraido de la revista “El Kolel” con autorización de sus editores.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 8+1=:

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2013 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Festividades]   
[Entendiendo el Judaísmo]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal