Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 







Shabat Shalom


Parashat Mase-6
Por. Rav Baruj Mbazbaz



Untitled Document
La clave de la educación

En nuestra parashá, D"s manda al pueblo de Israel destinar, una vez conquistada la Tierra, tres ciudades-refugio a lo largo de todo el territorio, para que quien habiendo, sin intención, matado a otro judío no fuera víctima del dolor sordo de los familiares del fallecido. Todos los caminos del país debían estar correctamente señalizados con claros letreros que indicaban cómo llegar a una ciudad-refugio.

No obstante, paradójicamente, en los caminos del país no había ninguna señalización que indicara cómo llegar al Bet Hamikdash. Pero si para las ciudades-refugio, que como es de suponer no se usaban con frecuencia, había señales cada tantos metros, para el mismo Bet Hamikdash, que continuamente era visitado por miles de personas, ¿Cómo es posible que D"s, bendito Él, no exigió poner letreros?

Aquí, sin embargo. El quiso enseñarnos un secreto fundamental tocante a la educación de nuestros hijos.

La Tora nos muestra en más de una oportunidad hechos aparentemente triviales; estos, sin embargo, pueden contener un gran mensaje con respecto a la educación. Así, el motivo por el cual los caminos debían estar señalizados en el caso de las ciudades-refugio, es el siguiente: la Tora quiso con ello evitar que el asesino preguntara pueblo por pueblo dónde quedaba la ciudad-refugio, ya que los niños, primeros destinatarios de toda pregunta por un sitio, al encontrarse con frecuencia en la calle, comenzarían a inve-tigar el motivo que lo llevó a escaparse, y sabrían que existe algo llamado "asesinato". Y siendo que los niños recuerdan cada información, por mínima que sea, que llega a sus oídos, había que intentar inculcarles sólo valores positivos, dado que desgraciadamente los negativos se adquieren por sí mismos con el correr del tiempo.


Mediante esta explicación podemos entender también por qué no habían carteles señalizadores que indicaban cómo llegar al Bet Hamikdash: pues así, las miles de personas que asiduamente se dirigían al Templo deberían preguntar constantemente qué camino debían tomar para llegar allí.


De esta forma, los niños veían que los judíos llevaban ofrendas al Templo y enseguida iban a preguntar a sus padres para qué y por qué se llevaban los animales. Entonces, al responder, sus padres se verían obligados a explicarles que no se debe pasar por sobre la palabra de D"s, aunque quien lo hacía tenía al fin, porque su misericordia es grande, la posibilidad de
remediar la situación mediante un sacrificio en el Templo, en lerushalaim.


Con lo cual aprendemos cuan grandes y decisivas pueden llegar a ser las vivencias en la educación de nuestros hijos, aun las más triviales a nuestros ojos.


En Pirké Avot (4,25) se compara al niño con una hoja en blanco, nueva, donde todo lo que se escribe en ella se lee claramente, y aunque se borre, siempre quedarán las huellas de lo escrito anteriormente.


Lo mismo con nuestros hijos. Cada dato que absorben, mientras son pequeños, se graba muy fuerte en su mente y aun en su subconsciente. Por más esfuerzos que hagamos, después, para borrar lo negativo y dejar lo positivo, nada lograremos: la marca persistirá en ellos para siempre, e ignoramos las consecuencias que acarreará.


Es nuestra función prevenirlos, protegerlos, y la única manera de hacerlo consiste en inculcarles valores verdaderos desde pequeños.


El ministro de tránsito de Israel reunió a los profesionales más entendidos en la materia, para tratar de buscar una solución a los accidentes de tránsito, que como sabemos, aumentan aquí día a día.
Se presentaron algunas ideas:


Aumentar la cantidad de patrulleros que vigilen sólo el tránsito.

Entregar la licencia de conducir sólo a partir de los 21 años de edad.


Los primeros seis meses después de haberla recibido, no se podrá conducir sin un acompañante experimentado. Desarrollar un sistema que bloquee los motores que viajan a más de 100 Km/h.


Pero después de analizar estas ideas y muchas otras más, se llegó a la conclusión de que ninguna de ellas sería efectiva, pues la única manera de prevenir accidentes de tránsito es llevar a los conductores a que tomen conciencia de que tanto sus vidas como las de los demás dependen sólo de ellos mismos. Mientras esto no se logre, nada ayudaría.


En base a esta conclusión, la campaña tomó otro rumbo. Se citaron a los más importantes psicólogos para tratar de encontrar el modo de llegar a la conciencia de los conductores. Luego de varias semanas de analizar la situación, el ministerio decidió comenzar una gran campaña consistente en mostrar películas de accidentes automovilísticos para así tratar de impactar a los conductores.


Han pasado ya varios años y, lamentablemente, los resultados no son satisfactorios. El problema sigue existiendo; todos piensan: "Es verdad, hay accidentes de tránsito, pero a mí no me ocurrirá nada".


Este simple ejemplo refleja de alguna manera lo que explicamos anteriormente. El niño que desde muy pequeño oyere a su padre decir lo peligroso de conducir a grandes velocidades y que observare que
su padre se cuida de no hacerlo, probablemente seguirá esa conducta cuando él mismo tenga un auto. Pero si el niño viere que su padre conduce a velocidades más altas que las permitidas (aunque sólo cuando hay prisa) no pensará que él debe conducir mejor que su padre, al considerar que el tener prisa es un justificativo válido para poner en peligro su vida, la de sus acompañantes y la del resto de las personas que están en la calle con vehículo o a pié.


Una buena educación desde la más tierna infancia es sin duda la mejor campaña de prevención ante cualquier cosa, pues el ejemplo de nuestros actos tiene el poder de educar a nuestros hijos para bien o lo contrario.


Aunque no nos demos cuenta, los niños analizan cada acción de los padres. Si nuestro comportamieto es acorde a los mensajes que tratamos de transmitir a nuestros hijos, podremos inculcarles fácilmente los verdaderos valores que enseña la Tora, y por más alejada que esté la sociedad de ellos, nuestros hijos seguirán apegados a nuestras raíces.


Parashat Pinjas-6 Parashat Bershit-6 Parashat Noaj-6
Parashat Toldot-6 Parashat Vaietze-6 Parashat Vaieshev-6
Parashat Miketz-6 Parashat Vaera Parashat Beshalaj
Parashat Itro Parashat Mishpatim-6 Parashat Tetzave-6
Parashat Ki Tisa-6 Parashat Vaiakhel-6 Parashat Pekude-6
Parashat Vaikra-6 Parashat Tzav-6 Parashat Emor-6
Parashat Naso-6 Parashat Jukat-6 Parashat Mase-6
Parashat Debarim-6 Parashat Ekev-6 Parashat Ree-6
Parashat Shoftim-6 Parashat Haazinu-6 Parashat Vayelej-6
Parashá Ki Tisá - El becerro de oro Parashat Behar-6 Parashat Pinjas
Parashat Vezót Habrajá Evento shmirat lashon 2015 Parashat Nitzavim-6
Parashat Shelaj Leja-6 Parashat Lej Leja-6 Parashat Tazria-6
Parashat Vaishlaj-6 El Peligro de la Asimilación Parashat Vaigash-6
Parashat Vaiera-6 Parashat Teruma-6 Parashat Vaetjanan-6
Las Maravillas de la Creación Parashat Tetzave-6 La Envidia
Parashat Jaie Sara-6 ¿FAMILIA? Parashat Bo-6
Parashat Bamidbar-6 Parashat Ki Titze-6 Parashat Matot-6
Cómo Temer a D'os La Santidad del Shabat Parashat Koraj-6
Un Instante de Vida El Silencio de Aharón Parashat Balak-6
Parashat Ajarei Mot-6 Parashat Ki Tavo-6



Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 1+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]