Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Shabat Shalom


Parashat Vaetjanan-6
Por. Rav Baruj Mbazbaz



En esta parashá, Moshé Rabenu le recuerda a la nueva generación que entrará a la tierra de Israel, la revelación de Di's en el monte Sinai, cuando tuvo lugar la entrega de los Diez Mandamientos.

Uno de los trece principios de la fe que el Rambam (Rabí Moshé ben Maimón, también conocido como Maimónides) formuló, es que todo judío debe creer que la Torá fue entregada por Di's y que esta no cambiará en ninguna época.

Sin embargo, hoy en día, hay quienes no están convencidos de que el pueblo judío recibió la Torá de boca de Di's, a través de Moshé Rabenu. La pregunta es: ¿Quién tiene razón? ¿Estos judíos o el Rambam?

Examinemos las pruebas:
Nuestro pueblo tiene una tradición transmitida ininterrumpidamente de generación en generación, de que toda persona perteneciente al pueblo de Israel vivió la entrega de la Torá en el monte Sinai.

Este hecho histórico que tuvo lugar en el año 2448 de la creación del mundo (1313 antes de la era común), es decir hace más de 3300 años, fue relatado varias veces al año de padre a hijo, hasta llegar a nuestros días. Y esta es realmente la prueba más grande que constata la entrega de la Torá por Di-s, como dice el Rambam (hiljot iesode haTorá, cap. 8, halajá 1):

"La creencia del pueblo judío en Moshé Rabenu no estuvo basada en todos los milagros que hizo… ¿y por qué creyeron en él? Por la revelación en el monte Sinai que nuestros propios ojos vieron, y no los de un extraño, y nuestros oídos escucharon y no los de otros - el fuego, los sonidos y las antorchas, y él (Moshé) entró dentro de la nube y La Voz le hablaba a él y nosotros escuchábamos: "Moshé, Moshé, ve y diles…".

Vemos que todo el pueblo tuvo una fe completa en Moshé después de haber presenciado la entrega de la Torá junto a todos los milagros que la acompañaron.

Sin embargo, el cristianismo también viene transmitiendo su tradición durante 2000 años, y los musulmanes hacen los mismo desde hace 1300 años. Entonces, ¿por qué nosotros declaramos que la única verdad la tiene el pueblo judío? Si es una cuestión de transmisión, ellos también podrían llegar a tener la verdad a pesar de que sus creencias surgieron posteriormente.
Para responder esta pregunta analicemos cómo podemos comprobar que realmente tuvo lugar un hecho que se relata entre las personas, habiendo pasado cientos o miles de años.

Los puntos que hay que tener en cuenta son:

1. La cantidad de testigos que presenciaron el hecho originalmente: Cuantos más testigos hayan, mayor credibilidad le daremos al hecho.

2. La existencia de pruebas que confirmen que el hecho en cuestión efectivamente ha ocurrido, como por ejemplo: excavaciones arqueológicas.

La entrega de la Torá en el monte Sinai contiene estos dos puntos que recordamos, ya que todo el pueblo de Israel - más de dos millones de personas - ha presenciado este hecho histórico. Es decir que es imposible pensar que todo un pueblo transmitirá a sus hijos un hecho irreal. Obviamente, si esta revelación hubiera sido una farsa inventada por alguien, la mayoría del pueblo hubiese repudiado a la minoría equivocada.

En la historia de la humanidad nunca se ha desmentido que hubo una revolución francesa, un emperador llamado Napoleón, o que existieron los faraones. Asimismo, la fecha de la independencia de los Estados Unidos, es un día reconocido por todos y sobre el cual no hay discusión alguna.

Y de hecho, siempre será así por un motivo muy simple: porque todos estos hechos históricos fueron presenciados por millones de personas que acreditan la veracidad de los mismos frente a las demás generaciones. Y como dijimos anteriormente, es imposible que millones de personas se pongan de acuerdo en transmitir una misma mentira.

Y este punto marca una diferencia abismal y decisiva entre la revelación de Di's ante el pueblo judío en el Sinai y el comienzo de las demás religiones. Según el cristianismo, la fe de ellos se originó por la revelación de Di's a una sola persona que luego difundió que Di's se le había revelado. Y de igual modo ocurrió con "Muhamad", que proclamó que Di's se le presentó en sueños diciéndole que era el profeta elegido…

El comienzo de estas dos religiones es similar, pues está basado en el testimonio de un individuo; una sola persona que declaró que Di's se le reveló. Pero nadie, objetivamente hablando, supo si eso fue cierto o no. Sus seguidores simplemente creyeron esas historias. Luego, sus discípulos continuaron la transmisión de esa tan dudosa "revelación".

Comienzos como esos crean grandes signos de interrogación, ya que nadie puede hoy comprobar que esas historias verdaderamente tuvieron lugar, pues nadie vio nada, y tanto "uno" como el "otro" podrían haber mentido por interés propio.

Es por eso que nosotros afirmamos que el hecho de que aquellas religiones ya tienen 1300 o 2000 años de existencia no representa una prueba concreta e irrefutable de que estén basadas en la realidad.

Sin embargo, respecto del judaísmo la historia es completamente distinta, pues el punto de partida de la transmisioón de nuestros valores ha sido un acontecimiento histórico presenciado por millones de personas.

Además, debemos prestar atención al hecho de que estas dos religiones no desmienten que hubo una revelación de Di's al pueblo de Israel en el monte Sinai, e incluso muchos de sus principios están basados en la Torá.
 

Por ejemplo, cuando Moshé les dijo en nombre de Di's: "Ustedes vieron que desde el cielo Yo hablé con ustedes" (Shemot 20:19), ellos le hubiesen dicho: "Nunca vimos a Di's que nos habló desde el cielo en la entrega de la Torá"

Y si quisiésemos decir que el pueblo de Israel aceptó todo lo escrito por Moshé, pues al ver todos los milagros que realizó en Egipto lo aceptaron como líder indiscutible, aceptando ciegamente todo lo que él le ordenara, la realidad demuestra lo contrario, ya que en muchas oportunidades la Torá relata la rebeldía constante que tenía el pueblo hacia su líder.

Por ejemplo, cuando estaban frente al Mar de los Juncos (Iam Suf), y los egipcios se encontraban detrás de ellos llegando prácticamente a alcanzarlos, le dijeron a Moshé: "¿Acaso no habían tumbas en Egipto que nos trajiste para morir en el desierto?".

Además, aún si alguien podría llegar a pensar que Moshé convenció a todo el pueblo por su capacidad de oratoria, debemos recordarle que Moshé tenía una dificultad en el habla, y cuando tuvo que hablar con el Faraón llevó a su hermano Aharón para que le transmita sus palabras en forma clara. Siendo así, es imposible que haya convencido al pueblo de Israel mediante impactantes discursos.

Gracias a todo lo que hemos explicado aquí, llegamos a la conclusión de que la revelación de Di's en el monte Sinai, en la cual le entregó la Torá al pueblo de Israel, fue un acontecimiento histórico nacional absolutamente irrefutable, y ese momento ha constituido el comienzo de una cadena ininterrumpida de tradición que fue celosamente cuidada por nuestro pueblo a través de las generaciones.

¡Seamos un eslabón más de esta eterna cadena!
 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 3+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]