Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Vida judía


El Estado de Israel y el privilegio de no darse cuenta
Por. Rav Yosef Bitton



El establecimiento de Medinat Israel, un estado judío independiente en la tierra de Israel, es la culminación de un larguísimo proceso que llevó casi dos mil años en concrertarse. Es también la cristalización de las profecías Bíblicas que se remontan a la época anterior a la destrucción del primer Templo de Jerusalem, año 586 antes de la era común.

El regreso del pueblo judío a su tierra es sin duda uno de los milagros más grandes y evidentes en la historia de la humanidad. Una combinación de increíbles esfuerzos humanos y la intervención Divina, que se manifestó a través de un sinnúmero de eventos históricos, individualmente no relacionados con el Estado de Israel, pero que resultaron "providencialmente" en su creación.

En honor a la celebración de la Independencia de Medinat Israel (Yom haAtzmaut, que este año se celebrará el 8 y 9 de Mayo) voy a escribir en los próximos días sobre algunos de los eventos más importantes que llevaron a su realización. Con la esperanza que el concientizarnos acerca de la magnitud de este milagro nos ayude a apreciarlo más, y estemos más agradecidos a HaShem por pertenecer a la generación del pueblo judío que nació con un Estado de Israel ya existente, y que tiene el inadvertido privilegio de considerarlo algo normal.

ANTES DE LA PRIMERA GUERRA
Es imposible relatar en unas pocas lineas la historia completa del nacimiento del Estado de Israel y mencionar a todos aquellos que en el plano humano lo hicieron posible.

Una vez aclarado este punto, me gustaría comenzar por recordar que durante 2.000 años, si bien siempre hubo una presencia judía en Israel, no fue muy significativa en cuanto a sus números.

En el año 1880, por ejemplo, vivían menos de 25.000 judíos en la tierra de Israel.

Entre 1880 y 1914 decenas de miles de judíos llegaron a Israel, la mayoría llegaba de Europa escapando de la falta de trabajo, de la depresión económica y especialmente de las horribles persecuciones, progroms y matanzas. El Rab Isaac haCohen Kuk (1865–1935) uno de los lideres más importantes del movimiento sionista religioso, dijo que no podia evitar ver el antisemitismo europeo como una forma providencial de empujar a los judíos hacia la tierra de Israel.

En la primera ola migratoria, que se suele llamar “La primera Aliyá” (1880-1905), llegaron a Israel como 25.000 judíos de Europa y unos 2.500 judíos del Yemen. Luego,en la segunda Aliyá, (1905–1914), llegaron a Israel otros 35.000 judíos.

La mayoría de los judíos que llegaban a Israel en estas olas migratorias lo hacían por convicción, ya sea religiosa o, por llamarlo de alguna manera, “nacionalista”, esto es el sionismo secular. Aquellos judíos que solo querían escapar de la miseria o la persecución emigraban a Estados unidos, a la Argentina, a Australia o a Inglaterra.

Israel era parte del Imperio Otomano, Turquía, y en ese entonces se llamaba “el sur de Siria” o «Palestina». La tierra estaba abandonada, no había trabajo y la vida era muy, muy difícil. La infinita ayuda de los grandes benefactores de esa época como Sir Moshé Montefiore (1784 –1885) y el Baron de Rothschild (1845 – 1934), fue esencial para comprar tierras, construir ciudades, organizar las colonias agrícolas y producir fuentes de trabajo.

EL RENACIMIENTO DEL IDIOMA HEBREO
Uno de los milagros más grandes que esta Aliyá produjo fue el renacimiento del idioma hebreo. Eliezer Ben-Yehuda (1858–1922) es a menudo considerado como el responsable de haber revivido una lengua que no se usó en la vida diaria por casi 20 siglos, algo sin precedentes en la historia universal. Ben Yehuda publicó artículos en los periódicos sobre este tema y participó en el proyecto conocido como el Diccionario hebreo de Ben-Yehuda. Sin embargo, lo que finalmente facilitó la revitalización del idioma fue el desarrollo de las escuelas en los asentamientos , las ciudades y las colonias agrícolas (ver foto arriba de un jardín de infantes en ca.1905). El idioma hebreo sirvió como el idioma que unía a los nuevos inmigrantes Europeos, que hablaban ruso o Yidish, con los ya establecidos Sefaradim, que hablaban árabe o ladino.

Milagrosamente, el hebreo que comenzó como un idioma coloquial y para conversaciones cotidianas finalmente se convirtió en el idioma oficial de los judíos que vivan en Israel en esos momentos y eventualmente (esto recién en el 2018) en el único idioma oficial de Medinat Israel.

ALIYA A NUEVA YORK
A pesar de todos los esfuerzos, estas dos primeras migraciones resultaron numéricamente en un fracaso. La mayoría de los nuevos inmigrantes terminaron abandonando Israel por las dificilísimas condiciones de vida y la falta de trabajo. De los 25.000 judíos que habían llegado en la primera ola migratoria, solo quedaron 5.000, que incluía los 2.500 judíos de Yemen. De los 50,000 inmigrantes judíos que llegaron entre 1905 y 1914, la mitad terminó abandonando Israel. ¿Dónde fueron estos inmigrantes? Algunos regresaron a Europa, pero la mayoría emigró a los Estados Unidos. Este país había absorbido ya un millón de judíos entre 1850 y 1900, y la tendencia continuaba en alza: en 1924 la población judía de Estados Unidos llegó casi a 3 millones de personas.

La Aliya desde Europa también se interrumpió por la asimilación. Esta era la manera que muchos judíos respondían a las persecuciones; convirtiéndose al cristianismo. Lo que nos recuerda la “genial idea” del Papa Pio X para terminar con el problema judío y con el antisemitismo. Cuando el famoso líder sionista Teodoro Hertzel (1860-1904) le solicitó desesperadamente su apoyo para crear un estado judío, para que los judíos de Rusia pudieran escapar de la muerte en los progroms, el Papa le mandó a decir que "mientras los judíos no se conviertan al cristianismo, no contarían con su apoyo". 

Los inmigrantes abandonaban la tierra. Los judíos de Europa buscaban otros horizontes o se asimilaban. Y políticamente no había apoyo para un estado judío. A pesar de todos los esfuerzos, el regreso del pueblo de Israel en masa a la tierra de sus antepasados se había detenido. En 1914 el sueño de un Estado propio parecía más lejos que nunca...

El Estado de Israel y la Declaración Balfour (1914-1917)
En 1914 parecía que el proyecto de obtener un estado judío propio habla fracasado.

La tierra de Israel estaba en manos del imperio Otomano, quienes no veían con buenos ojos el incremento de población judía en “Palestina”. Tampoco contábamos un mínimo apoyo político internacional para crear un hogar para los judíos. La inmigración se había detenido y lo peor era que muchos inmigrantes que habían llegado a Israel en las décadas pasadas regresaban a Europa o emigraban a Estados Unidos, ya que las condiciones de vida de los casi 60.000 judíos que vivían en Israel eran muy precarias.

Parecía que ya todo estaba perdido. El 28 de julio de 1914 estalló la Primera Guerra Mundial. Fue una terrible guerra que cobró la vida de unos 40 millones de personas, entre militares y civiles.  La guerra trajo también grandes e inesperados cambios en Inglaterra y en el medio Oriente. El más importante de estos cambios fue que el Imperio Otomano que había gobernado medio Oriente por más de 500 años fue derrotado. Al final de la guerra, en 1918, Inglaterra estaba a cargo de lo que hoy es Irak, Siria, Líbano, Jordania, Arabia Saudita, Egipto y por supuesto, Israel. 


LA IGLESIA Y LOS JUDIOS
En 1916 Herbert Henry Asquith renunció a su cargo de Primer Ministro de Gran Bretaña y en su lugar llegó David Lloyd George. La actitud de estos dos líderes hacia los judíos era completamente opuesta. Asquith se oponía a un estado judío. Lloyd George, por otro lado, tenía una formación religiosa diferente. Para entender su ideología deberé explicar brevemente la diferencia entre la iglesia católica y la protestante, respecto a cómo cada una vio por siglos a los judíos. El catolicismo fue fundado bajo la premisa esencial que la iglesia (latín por: “congregación”) es el Nuevo Israel. Este Nuevo Israel REEMPLAZA al antiguo Israel —es decir, al pueblo judío— como nuevo pueblo de Dios. El Nuevo Israel tiene también un Nuevo Testamento, esto es, un nuevo pacto ( como en hebreo ברית החדשה ) que reemplaza al Viejo Testamento, que “caducó con la inminente extinción de los antiguos israelitas”.  El principal problema que siempre enfrentó este dogma fundacional fue que “el obstinado pueblo judío, a pesar de estar permanentemente en vías de extinción, ¡se empecinó en seguir existiendo!” . La iglesia entonces cambió su narrativa y argumentó que la caprichosa existencia del pueblo judío era un castigo divino por el deicidio. Y prueba de eso es que los judíos están condenados a un exilio permanente (el judío errante) ¡y jamás regresarán a su tierra!. Por lo tanto, el regreso del pueblo judío a la tierra de Israel fue (y aunque luego del Holocausto se lo trate de disimular “sigue siendo”) para la iglesia católica un enorme problema fundamental, del cual no se oye explícitamente, pero persiste. Un ejemplo es la actitud hostil del Vaticano hacia el derecho del pueblo judío a la tierra de Israel y especialmente a una Jerusalem judía.

LOS PROTESTANTES EVANGELISTAS
La actitud de los protestantes modernos hacia el pueblo judío es muy diferente. Hay un apoyo muy grande hacia una Israel judía, y no es algo nuevo. Esta actitud histórica se podría comenzar con Oliver Cromwell quien sostenía que para la segunda llegada del Mesias cristiano, los judíos deberían regresar a Israel, y particularmente Jerusalem. En nuestros días este punto de vista lo ejemplifica por ejemplo Michelle Bachmann, una importante figura política en los Estados Unidos .

Hay otros evangelistas que difieren con esta creencia y sostienen que es un gran mérito en sí apoyar al pueblo judío, ya que creen sinceramente en la bendición que HaShem le concedió a Abraham Abinu cuando le dijo “Los que te maldicen serán maldecidos y los que te bendigan serán bendecidos” . Esto es evidente hoy, por ejemplo, en el masivo apoyo del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, hacia el Estado de Israel, al igual que muchos otros líderes cristianos.

Volviendo a nuestro tema, muchos ingleses protestantes sostenían esta creencia religiosa. El caso más famoso, pero insuficientemente apreciado, es el de la escritora inglesa no judía Mary Anne Evans, mas conocida por su nombre de pluma “George Eliot”, y su novela “Daniel Deronda” (1876), donde varios años antes del primer congreso sionista articuló lucidamente sus argumentos por un estado independiente para el pueblo judío . David Lloyd George y su Ministro del exterior Arthur Balfour eran partidarios entusiastas del pueblo judío y comprendían sus aspiraciones de regresar a casa.
Y hubo algo más.

 

LA ACETONA Y EL ESTADO DE ISRAEL
Un importante factor que ayudó a la predisposición de los británicos a ceder un hogar nacional al pueblo judío en la tierra de Israel fue la contribución a Inglaterra del famoso científico judío Jayim Weizmann (1874–1952).

Weizmann, nacido en Rusia pero nacionalizado Británico, era un químico que descubrió la formula para producir acetona a partir del almidón de grano. Hasta ese entonces la acetona era producida a partir de elementos escasos que se obtenían en minas de Chille. La acetona se usaba para hacer detonar la dinamita y su producción era cada vez más cara y más critica para ganar la guerra. El Dr. Jayim Weizmann se encargó de producir 30.000 toneladas del critico elemento químico a través del proceso conocido como “ABE fermentation”. Por este y otro descubrimientos el Dr Weizmann es conocido en el mundo científico como el padre de la fermentación industrial. Al finalizar la guerra los británicos estaban muy agradecidos por el invaluable servicio del Dr Weizmann y le preguntaron cómo lo podían recompensar por sus servicios prestados. Dicen que el Doctor Weizmann contesto: “No quiero nada para mí; pero quiero un estado para mi pueblo”. Y así fue como en 1917 surgió la Declaración Balfour, donde los ingleses aprobaban oficialmente la creación de un hogar nacional para el pueblo judío en la tierra de Israel. Este fue el principio de lo que eventualmente culminó con el milagro del nacimiento de Medinat Israel en 1948.

continuará...

 

 

 




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 9+2=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]