Judaismohoy
Buscador . . . . . . . . . . . .
 






Para reflexionar


Eligiendo la vida
Por. Rav Avigdor Miller



La joya del libre albedrío

Cuando hablamos en la parashá anterior, que el hombre que mato involuntariamente tiene que ser exiliado a una de las ciudades de refugio, su Maestro, su rav debe salir junto a su alumno.

Y dijimos también que la razón es para ayudarlo a vivir, y por supuesto debemos saber que hay algo más que está incluido en el concepto de VIVIR, que solo le proporciona un Rebe.

Y ese es el gran tema que se llama ubajarta bajayim, “Y debes elegir la vida” Es una mitzvá de la Torá, y significa que siempre debes elegir el camino correcto, el camino que te llevará a la vida eterna, en el Mundo Venidero. Pero primero, como introducción, es importante entender qué gema, qué ave tan rara es esta capacidad de hacer una elección.

¡No hay nada en el mundo tan excepcional como el libre albedrío!

Y esto es, porque cuando estudies todo lo que hay en el mundo, verás que no existe nada que actúe por sí solo; cada objeto del universo, cada proceso, cada acto, es el resultado de ciertas causas que lo hicieron ser, y que hizo que funcionara de esta forma. No hay nada que actúe independientemente de las leyes de causa y efecto que Hakodosh Boruch Hu implantó en la naturaleza en el momento de la creación.

El viento no elige soplar; sopla debido a un sistema que Hashem puso en marcha. La lluvia no elige por si sola que hoy sea un buen momento para llover; todo es parte de un sistema calculado de causa y efecto que fue creado por El Keil Elyon, El Superior, que está tomando todas las decisiones.

Cerebro de pájaro brillante También en el mundo animal, todos los animales siguen los instintos con los que fueron creados.

Un pájaro, que lo ves saltando por la acera con una hoja en la boca, es porque ¡ese pájaro va a construir un nido!

¿Acaso el decidió que es hora de hacer un nido? ¡No! Construirá un nido porque tiene un programa incorporado que le dice cuándo construir un nido y cómo hacerlo. El pájaro no elige hacer nada, no entiende nada; todo lo que hace ya está codificado en su cerebro con todos los detalles de qué hacer y cómo hacerlo, y esto, sin ninguna instrucción de sus padres. Nace con la información ya programada en su “computadora” mental.

Si ves una abeja saliendo de su colmena, incluso si está en su vuelo nupcial, ella no necesita ninguna instrucción. Vuela de la manera más asombrosamente precisa y de acuerdo con la información que le han proporcionado las abejas que previamente se han apartado de la colmena y le han dejado rastros, ciertas señales mediante las cuales la abeja joven puede partir y seguir un camino preprogramado.

Es asombroso, ¡La abeja incluso sabe cómo seguir el ángulo de inclinación del sol! Es notable, es cómo si la abeja funciona como un hábil navegante que usa tanto los signos que han sido establecidos por los pioneros, los que la precedieron, como también ciertas fuerzas de la naturaleza como el sol y el magnetismo de la tierra.

Esta pequeña abeja que nunca fue a la escuela, que ni siquiera fue educada en casa por la abeja madre, visita las flores recolectando polen y néctar,  ¡y lo hace todo con la máxima eficacia! No entiende nada, pero todo está codificado en su cerebro con todos los detalles de qué hacer y cómo hacerlo. Y esa es una verdad indiscutible sobre la creación: nada en este universo tiene elección; todo sigue los patrones de sabiduría que el Creador estableció desde el principio.

El propósito de la humanidad

Sin embargo a esta afirmación, vemos que hay una excepción a la regla. Y esta se llama ¡Humanidad! ¡Si!, el hombre tiene el libre albedrío para elegir; y eso es algo que sabemos de nuestra Torá, es una parte evidente en nuestra tradición desde la recepción de la Torá, porque la Torá está constantemente hablando con el hombre, prometiéndole una recompensa si elige esto o aquello y por otro lado, advirtiéndole y incluso amenazándolo con represalias si elige la otra manera, jalila.

Ahora bien, si un hombre se vio obligado a actuar por su naturaleza o por las circunstancias, entonces no tendría ningún sentido ordenarle, y ciertamente sería injusto castigarlo; y si es así, la recompensa tampoco tendría lugar.

Entonces, de la Torá vemos que la bejirah jofshit, el libre albedrío, es una base de kol hatorah kulah, de toda la completa Torá. Y, sin embargo, si fuera el propósito solo el Olam Hazeh, este mundo material, seríamos más felices si no tuviéramos libre albedrío; podríamos haber recibido instintos sobre cómo vivir con éxito, y comportarnos como la vaca en el campo y el pájaro en el árbol, y seguro que de esta forma estaríamos satisfechos.

Nadie haría manifestaciones, no habría revoluciones, no habría peleas ni divorcios, habría una forma de vida normal y asentada. Y pasaríamos felices por la vida para después morir como todos los animales. No tendríamos nada que esperar, nada por lo que trabajar, pero , al menos, que este mundo habría sido una carrera exitosa. Pero, a diferencia del resto de la creación, nuestro propósito no es Olam Hazeh; nuestro propósito, el propósito de Am Israel, es el Mundo venidero  el Olam Habá. Y es por eso que se nos ha dado esta grandeza, que está más allá de cualquier otra cosa en este mundo, porque su propósito también está más allá de cualquier cosa en este mundo.

La pregunta más grande entonces es, en cierto sentido, el libre albedrío, es un regalo que sobresale más allá de todas las formas de benevolencia que Hakodosh Boruch Hu nos ha otorgado en este mundo, entonces ¿por qué es el medio por el cual lograremos la gran felicidad del Olam Habá?.

La pura verdad es que no hay nada más grande que la oportunidad de cumplir con elprecepto de “ubajarta ba jayim”, y vas a elegir la vida. Y ¿Por qué, de qué tipo de vida estamos hablando? Estás eligiendo una vida que es para siempre, que es la eternidad. Y, por tanto, esto nos lleva a la gran pregunta, ¿qué hacer con esta gran responsabilidad? Después de todo, HaShem no te hizo un pájaro o una abeja; te dio ese “raro” regalo del libre albedrío; por esa razón es que tienes que dedicar un tiempo a pensar en esta pregunta. No es una pregunta pequeña en absoluto; no debería pensar que es solo un tipo de discusión filosófica ociosa que no requiere su atención. ¡Oh, no! esta es la pregunta de todas las preguntas, es probablemente la pregunta más grande con la que jamás te enfrentarás: '¿Qué debo hacer con esta tremenda responsabilidad que se me fue concedida?'

Después de todo, hay muchas personas que han pasado sus vidas constantemente eligiendo mal y no han logrado en este mundo su potencial, considerando lo que son capaces de hacer.

Contratación de un Mashgiaj, un supervisor. Y esto nos lleva a uno de los detalles de este tema de la bejira, que es la elección correcta, y que desgraciadamente, con demasiada frecuencia se pasa por alto.

Hay un principio importante, y es el de utilizar el libre albedrío para limitar tu libre albedrío. ¿Escuchaste alguna vez ese concepto renovador? ¡Hay formas en la que podríamos tomar nuestra capacidad de elegir y utilizarla para privarnos del libre albedrío! Y esa es la explicación de por qué no se te considera vivo al menos de que estés bajo la atenta mirada de un “Rebe” de un rav que va contigo incluso en el exilio  –alguien que te sepa indicar el camino que debes seguir. Porque estás obligando a elegir el bien; ¡Su presencia te obliga a elegir la vida! Su guía constante te ayuda a hacer la buena elección.

Ahora, estoy seguro de que este consejo no es muy apreciado porque la gente no entiende lo que significa poder verificar tu libre albedrío, pero te daré un ejemplo, una historia común, para que puedas entender.

Digamos que había un niño en la Yeshivá que a veces no bajaba a la tefilá shajarit en las mañanas; a veces sucede en la Yeshivá. Y así, un día, el mashgiach el supervisor espiritual, lo encuentra y lo reprocha: '¿Qué tal si vienes a la tefila en las mañanas?' Entonces, ¿qué le dice el jóven? Él le contesta: 'Me gusta venir pero sin que me obliguen'. Entienden… ¡No quiere que le digan que venga!

Sin embargo, ese chico no se da cuenta de que lo que está diciendo es lo opuesto al sentido común porque una de las principales formas de utilizar su libre albedrío es ponerse en una situación en la que se ve obligado a elegir la vida. En otras palabras, te gustaría que te obligaran, deberías querer que te obliguen, para tu propio bien, para tu propio crecimiento. Porque cuando eliges “limitar” a tu libre albedrío poniéndote bajo la atenta mirada de los demás, estás haciendo uso de uno de los mejores dispositivos disponibles para salvar tu vida.

Cuando el Rebe está cerca, hay una cierta fuerza, algo que te frena; te hace pensar dos y tres veces antes de hacer algo. ¿Cuántas personas se han perdido porque no sabían o no hicieron caso de esta advertencia? Quizás no te perdiste del todo, pero seguramente tomaste muchos pasos, cometiste muchos errores que podrías haber evitado si te hubieras aferrado a un Rebe.

¡No lo desprecies!

Es un gran logro, mirar la mitzvá de u'vacharta bachaim, de elegir una vida que te dé la vida eterna. Cuanto más elijamos restringir nuestro libre albedrío y nos obliguemos a estar en deuda con mejores personas, ese ya es el camino hacia la grandeza.

No importa lo bien que sepa nadar, las olas de la vida son más poderosas de lo que pueda imaginar. Ya sabes, si estás en el mar y te caes del bote y alguien te arroja un salvavidas, no nadas solo, incluso si eres un nadador experto

Entonces como conclusión la Torá nos dice elegir la vida, ¡no hay nada que hacer! Si no tienes un ojosupervisor, una persona que te ayude a tomar decisiones, eso no se llama vida. No importa qué, necesitas a alguien; todo el mundo necesita un un hombre al que teme y respeta, y ese es el beneficio de estar cerca de un Rebe.

Traducido y adaptado con la autorización de: info@TorasAvigdor.org

Artículos relacionados

 

 

Biografía del autor:

Rav Aviador Miller zz”l fue el faro de su generación y una luminaria que dejo su marca para la eternidad, fue un idealista, un revolucionario, que por medio de miles de sus clases grabadas, y de los libros que escribió, nos ayuda a ver con claridad como debemos comportarnos en la vida y como debemos trabajar para poder fijar nuestras verdaderas metas.




Tus comentarios:
Nombre
Apellido
EMAIL Dirección obligatorio
Mostrar mi email?
Si   No
Resumen (en una línea):
Comentarios obligatorio

Campo validacion 5+1=:
 
 suscripción
 direccion email:
  Clik

Semana a semana
Perlas
Visiones
Brainstorming
Temario semanal
En profundidad
Actualidad
Selecciones
Haftara semanal

 

Judaismo para Hoy en español
Copyright © 1995-2021 Todos los derechos están reservados a judaismohoy.com
Queda prohibida la reproducción de todo el material escrito y dibujos usados en este sito sin la autorización de judaismohoy.com
Por favor no leer el contenido de este sitio en Shabat y en las Fiestas judías



[ CONTACTENOS ]

[Vida Judía]    [Nuestras Fuentes]    [Cocina Judía]    [Entendiendo el Judaísmo]   
[Cocina Judía]    [Festividades]    [Para Reflexionar]    [Januca]   
[Para Reflexionar]